Objetivo: derrotar a la meningitis bacteriana antes de 2030

8435

La OMS califica la meningitis bacteriana como un gran problema de salud pública mundial. La meningitis afecta a distintos países y se presenta en ondas epidémicas, siendo la meningitis bacteriana “especialmente preocupante” según el citado organismo internacional.

Por eso, el año pasado decidieron establecer el objetivo de su erradicación en 2030. Con las herramientas adecuadas, el objetivo es plausible.

“Las mismas medidas higiénicas y sanitarias que trataban de controlar la COVID-19 en 2020 también han impactado favorablemente en evitar el contagio de otras infecciones”

Menor incidencia…temporal

Como ha ocurrido con otras infecciones transmisibles, la incidencia en España de enfermedad meningocócica disminuyó entre 2020 y 2021 un 75%. Las mismas medidas higiénicas y sanitarias que trataban de controlar la COVID-19 también han impactado favorablemente en evitar el contagio de otras infecciones.

Pero la vida se recupera, y con ella la libre circulación de personas y eliminación de barreras protectoras. Por eso vuelven las infecciones virales y bacterianas en general y entre ellas, la meningitis meningocócica.

Por eso, la vacunación infantil requiere de una revisión profunda de su estatus que ya nos han proporcionado desde los cursos de verano de la UIMP.

Una revisión actual

Para revisar de manera completa su situación actual, cómo evoluciona la enfermedad, los riesgos y consecuencias o el diagnóstico temprano, tendrá lugar un encuentro de expertos y expertas que podrá ser seguido el 5 de octubre próximo desde Gaceta Médica.

Portadores asintomáticos o enfermos son responsables de los posibles contagios de Neisseria meningitidis que se encuentra en las secreciones nasofaríngeas, el agente etiológico más frecuente.

Es conveniente recordar que se trata de una enfermedad grave y potencialmente mortal, que puede producir secuelas a largo plazo, en 1 de cada 5 supervivientes, según destaca la Organización Mundial de la Salud.

Riesgo en la adolescencia

Aunque la mayor incidencia de la meningitis bacteriana se produce en menores de 1 año, hay un segundo pico de incidencia entre adolescentes y adultos jóvenes.

Como estamos viendo con otras epidemias, tenemos una extraordinaria herramienta para combatir la meningitis meningocócica en los serogrupos más frecuentes: las vacunas.

Es preciso concienciarse, tanto por parte de padres como de la propia administración sanitaria, de este importante problema que la OMS quiere erradicar para 2030. Desde el ámbito de la pediatría y la salud pública avanzan con los planes de vacunación, especialmente con su inclusión en los calendarios vacunales, completando los grupos a incluir de manera sistemática.

La Asociación Española de Pediatría recomienda la vacunacion individual en España, pero es preciso hacerlo de forma sistemática.

Planes vacunales

Desde algunos países como Reino Unido o Francia están trabajando en una mejor prevención de la enfermedad meningocócica. Algunas CC.AA., como Canarias, Castilla y León, Andalucía, Cataluña o Galicia están ultimando sus calendarios para la incorporación de vacunas para frenar los brotes de meningococo B en España, así como de otras infecciones transmisibles. Y algunas más les seguirán sin demora.

Es preciso revisar las necesidades actuales en relación a la meningitis meningocócica y tomar las mejores decisiones utilizando planes soportados por las recomendaciones internacionales y por los especialistas en pediatria y salud pública. De esta forma contribuiremos a eliminar la enfermedad meningocócica invasiva en 2030.