El Senado obliga al Congreso a reconsiderar la eliminación del visado de la triple terapia en EPOC

181

A pesar del apoyo a la eliminación del visado de todos los grupos parlamentarios del Congreso, menos la coalicion de Gobierno, la abstención de Vox permitió rechazar dicha eliminación. Ahora, el Senado devuelve al Congreso la Ley que pone en duda el actual sistema de visados, y el de EPOC especialmente.

Una barrera llamada “no”

Hay batallas que se ganan cuando el sentido común y la razón están del lado correcto. ¿Habrá una segunda oportunidad para la propuesta sanitaria más debatida y apoyada en Asambleas y Parlamentos autonómicos? La eliminación del visado de la triple terapia en la EPOC es una lucha de pacientes, médicos y economistas contra una barrera inexplicable llamada “no“. No tiene precedentes la pléyade de iniciativas parlamentarias, incluída PNLs, enmiendas, preguntas o comparecencias que han sido debatidas en los últimos meses en relación a la EPOC y la triple terapia.

Todas las CC.AA. preocupadas por los pacientes con EPOC

Hasta 15 de 17 CC.AA. han debatido o debatirán propuestas de los grupos Popular, Unidas por Extremadura, Socialistas catalanes, Podemos, Ciudadanos, Socialistas (en Galicia, Navarra y c. valenciana) o Vox. Alguna está aún pendiente de debate, como la PNL en Galicia, Cataluña, Madrid (con la Asamblea disuelta) o la c. valenciana, entre otras.

No hay precedentes de un asunto que de manera simultánea haya preocupado y sea motivo de esta atención autonómica. Y la razón es sencilla: afecta a las personas que conviven en la realidad de un riesgo incrementado con unas trabas burocráticas que les impiden ser correctamente tratados.

“Son 300.000 personas, y el fracaso en sus tratamientos no se lo puede permitir ninguna CC.AA.”

Son 300.000 personas, y el fracaso en sus tratamientos no se lo puede permitir ninguna CC.AA., especialmente ahora. Son 300.000 personas que, no controladas, recaerán y acudirán a urgencias. Su triple terapia evita recaídas y las salva de acudir a un centro hospitalario o de morir en el camino, como les ocurrirá al 10% de los enfermos graves de EPOC.

Enmienda al proyecto de ley en el Congreso

La enmienda de adición más las interpelaciones en la Comisión de Sanidad del Congreso las ha liderado Ciudadanos. Las apoyó todo el arco parlamentario al ser votadas. Porque la enfermedad no entiende de ideologías, ni la razón. Se incluían en el “Proyecto de Ley de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19“. Fue rechazada a pesar de que unieron todos los grupos parlamentarios frente al grupo Socialista y el grupo Unidas Podemos. La incomprensible abstención de Vox permitió su rechazo.

“La única forma de que se consiga lo que es justo y asiste la razón es que Vox no vuelva a abstenerse”

Ahora volverá de nuevo al Congreso. No importa cuantos parlamentos autonómicos lo aprueben o estén pendientes de debatir la triple terapia en EPOC y su visado. La única forma de que se consiga lo que es justo, y la razón asiste, es que Vox no vuelva a abstenerse. Porque la flexibilidad en política farmacéutica brilla por su ausencia. Y está al margen de la pandemia, a juzgar por lo poco que hace por facilitar la prestación farmacéutica desde que nos azota la Covid-19.