La suspensión temporal del visado de inspección médica de la triple terapia de EPOC ha sido rechazada por el Congreso de los Diputados. La Comisión de Sanidad ha decidido no aprobar esta cuestión, articulada como la espina dorsal de una enmienda de adición presentada por Ciudadanos al Proyecto de Ley de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, procedente del Real Decreto-ley 21/2020, más conocido como ‘Decreto de la Nueva normalidad’.

Finalmente, la votación ha arrojado un resultado desfavorable para la propuesta (17 votos en contra, 14 a favor y 5 abstenciones) para una reclamación extendida entre multitud de sociedades científicas y asociaciones de pacientes. De esta manera, los votos en contra de PSOE, Podemos y la abstención de VOX no han permitido que haya sido aprobada a pesar de los síes de PP, C’s, ERC, PNV, Grupo Plural y EH-Bildu.

La enmienda en cuestión introducía una nueva disposición adicional por la que se establecía la citada retirada temporal del visado a este tratamiento durante la vigencia de la emergencia sanitaria causada por la COVID-19. A este respecto, el texto defendía que este trámite afecta a cerca de 300.000 pacientes con EPOC moderada o severa, “un 10 por ciento de los más de 3 millones de españoles que sufren esta enfermedad”.

Antes de su debate, el diputado de la formación naranja, Guillermo Díaz, solicitó que su votación se realizara por separado. “Estamos hablando con otros grupos que quizá puedan apoyar esta enmienda de manera independiente con respecto a las demás”, señaló. En este sentido, el portavoz de C’s ha tendido su mano a quienes estuvieran dudando sobre cómo posicionarse, para explicarles la casuística de la enfermedad.

Mejorar el acceso, el fondo de la propuesta

“Todos saben que la EPOC es una enfermedad de carácter respiratorio que afecta en gran medida a la capacidad pulmonar“, ha esgrimido Díaz durante su intervención, quien también ha añadido que aquellos que la padecen requieren de un tratamiento diario con diversos dispositivos. “Existe la posibilidad de que todos estos tratamientos vayan en un solo dispositivo, que está sometido a un visado. Este visado dificulta el acceso a la triple terapia de EPOC y por tanto la vida de los enfermos”, ha defendido.

A esta realidad se ha mostrado sensible la diputada del Grupo Parlamentario Vasco, Josune Gorospe, que antes de la resolución final ha apuntado al voto favorable de su formación a la enmienda. “Me gustaría decir que no solo se refiere al acceso a la triple terapia de la EPOC. La misma apunta en su último apartado que la autoridad competente, por acuerdo del Consejo de Ministros, podrá extender la suspensión de otros visados en relación con otras patologías“, ha descrito la portavoz.

“Este visado dificulta el acceso a la triple terapia de EPOC y por tanto la vida de los enfermos”

Guillermo Díaz, portavoz de Sanidad de Ciudadanos en el Congreso

Una exposición de motivos referente a los efectos de evitar la exposición de los pacientes que las padezcan al contacto del SARS-CoV-2. En este sentido también ha incidido Díaz, reseñando el carácter sensible de los pacientes con EPOC dado su consideración como enfermedad respiratoria en el contexto de la COVID-19.

Un consenso que no llega

En las jornadas previas, tanto asociaciones de pacientes como expertos señalaban la importancia de acabar con el mencionado visado. Justo el día previo, APEPOC abogaba por aunar conformidad política para aprobar esta reivindicación. “El consenso salva vidas”, afirmó su portavoz, Nicole Hass. “Los neumólogos han dejado claro que esta medida es más necesaria que nunca ya que todo aquello que no se trate ahora, será asumido posteriormente por el sistema sanitario“, añadió.

También expresaron su apoyo a la retirada del visado tanto la Sociedad Española de de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) como la Federación Española de Asociaciones de pacientes alérgicos y con Enfermedades Respiratorias (FENAER). De hecho, ambas entidades remitieron una carta conjunta en la que solicitaban a los portavoces de PSOE y Podemos que secundaran la iniciativa de Ciudadanos.

En defensa de esta triple terapia volvió a expresarse el presidente de SEPAR, Carlos A. Jiménez Ruiz. “Se trata de una innovación terapéutica que es segura, eficaz, que tiene una excelente relación coste/beneficio y que no genera incremento en el gasto farmacéutico. El actual visado está provocando inequidad entre CC.AA, retrasos en la atención sanitaria a los pacientes e incomodidades administrativas insufribles”, reseñó.

Decepción en los pacientes

Una vez conocido el ‘no’ de la Cámara Baja a la enmienda, los pacientes han mostrado su malestar por la postura socialista y del Gobierno central. Lamentamos profundamente que el PSOE y en particular, la ministra de Sanidad, no hayan dado el paso para ponerse en la piel de los enfermos con EPOC”, ha indicado Hass. “Llevamos muchos meses trabajando en este proyecto. Su fracaso es el fracaso de estos enfermos que seguirán sufriendo la falta de recursos sanitarios más adecuados para ellos debido a la inacción política”, ha recordado.

Además, la entidad se ha mostrado crítica por la inacción política ante una cuestión que “no entiende de ideologías”, expresando también su decepción con VOX, “partido que había manifestado su predisposición para ayudar a las personas con EPOC y que en el último momento se ha abstenido”. No obstante, han indicado que continuarán la batalla por la mejora en el acceso a este tratamiento. “Seguiremos trabajando por ellos y sus familias”, han apuntado la portavoz.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…