Premios Fundamed

El nuevo coronavirus chino (2019-nCov) originado en Wuhan pertenece a la familia de virus que pueden causar desde un resfriado común hasta el síndrome respiratorio agudo severo. En contexto con otras enfermedades, se parece al MERS o el SARS.

Aunque el virus de Wuhan hasta ahora está teniendo una mortalidad más baja que el SARS, se está propagando mucho más rápido. La tasa de letalidad del 2019-nCov es de un 2%, mientras que la del SARS es del 9,6%. Sin embargo, no es nada comparado con el MERS, cuya tasa de mortalidad asciende al 35%.

Mientras que el SARS tardó varios meses en causar miles de contagios, este coronavirus se ha extendido de forma acelerada, con más de 30.000 casos en poco más de un mes.

Amenazas globales

SARS

Es una enfermedad respiratoria viral que fue identificada como una amenaza global en marzo de 2003, después de su aparición inicial en el sureste de China en noviembre de 2002.

En total, causó la muerte a 813 personas y hubo más de 8.400 casos. Se cree que la causa de la epidemia comenzó cuando el virus se propagó a partir de pequeños mamíferos en China.

MERS

Es otra enfermedad respiratoria, posterior al SARS, que se detectó por primera vez en Arabia Saudí en 2012 y llegó a casi una treintena de países. Se trata de un virus que se contagia de animales a personas.

Los estudios han revelado que las personas se infectan por contacto directo o indirecto con dromedarios infectados. Se cree que el virus pudo originarse en murciélagos y haberse transmitido a los camellos en un pasado lejano. Ha llegado a causar más de 800 muertes hasta ahora de los casi 2.500 casos que se han registrado.

2019-nCov

El nuevo coronavirus originado en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei (China), provoca neumonía. En su origen, todos los infectados tenían en común la consumición de alimentos procedentes de un mercado mayorista de marisco, pescado y animales vivos.

De momento, se ha cobrado 564 vidas. Además, hay más 28.000 casos de contagio en todo el mundo. De entre estos casos, casi 4.000 son graves. Y ya ha llegado a 25 países, incluido España (un único caso en La Gomera), pero solo se han producido dos muertes fuera de China: en Filipinas y Hong Kong.

Ebola

La enfermedad del Ebola es una de las enfermedades más graves que aún siguen presentes en la actualidad. Según la OMS, el virus se detectó por vez primera en 1976 en dos brotes simultáneos ocurridos en Nzara (hoy Sudán del Sur) y Yambuku (República Democrática del Congo). La aldea en que se produjo el segundo de ellos está situada cerca del río Ebola, que da nombre al virus.

El brote de Ebola de 2014-2016 en África Occidental fue el más extenso y complejo desde su descubrimiento. Hubo más casos y más muertes en este brote que en todos los demás juntos. Se considera que el origen está en los murciélagos. En total, se han detectado 34.453 casos a nivel global y han muerto más de 15.000 personas.

Esta enfermedad solo se contagia una vez aparecen los síntomas, algo que no ocurre con el actual coronavirus chino. Este puede ser contagiado aunque la persona no muestre aún los síntomas, lo que hace más difícil reducir y evitar la propagación.

Comparativa de epidemias globales

Enfermedad Casos Muertes Tasa letalidad
2019-nCov 2.4506 492 2%
SARS 8.437 813 10%
MERS 2.494 858 35%
Ébola 34.453 15.158 44%

Elaboración propia

La gripe, más mortal que el coronavirus

Y a pesar de las alarmantes cifras de estas epidemias mundiales, la gripe es la más mortal en España y, por supuesto, supera con creces al coronavirus. Solo durante la temporada 2018-2019, la gripe causó 490.000 casos y 6.300 muertes, según el Centro Nacional de Epidemiología. Y esta última quinta semana del año, la tasa de casos de gripe a nivel nacional se ha situado en 271,40 casos por 100.000 habitantes.

Si nos trasladamos a Estados Unidos, las cifras aumentan considerablemente. En esta última temporada 2019-2020, se han registrado 13 millones de casos de gripe. De entre ellos, ya han muerto 10.000 personas. Aún así, a nivel mundial, la gripe es superada por el ebola, pues la primera tiene una tasa de mortalidad de un 35%, frente a la segunda, que llega al 44%.

La medida de control considerada más eficaz frente a la gripe es la vacunación anual de ciertos grupos de población considerados de alto riesgo de padecer complicaciones asociadas a gripe.

Fuente: Asociación Española de Pediatría (AEP)