El Ministerio confirma la responsabilidad de los colegios en la recertificación

Modelos como el desarrollado por el COF de Madrid "son perfectamente aplicables y extensibles", indica Rodrigo Gutiérrez, director general de Ordenación de Sanidad.

262

Tal como ha venido informando EG, España sigue a expensas de adaptar una directiva europea para aplicar la evaluación obligatoria periódica del desarrollo profesional en el campo de la Sanidad. Tras un intento fallido en 2016 —llegó a existir un borrador de decreto— actualmente se han retomado los trabajos.

No obstante, de forma paralela han ido surgiendo iniciativas particulares desde la propia profesión farmacéutica para promover la recertificación (voluntaria) de los boticarios. En este  sentido, el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid ha sido pionero en desarrollar un modelo de recertificacion y mapa competencial para este colectivo, elaborado con la colaboración del ámbito universitario (Universidad Complutense de Madrid) y que también cuenta con el apoyo de Sefac. De hecho, el pasado 26 de octubre se llevó a cabo la primera prueba a tenor de este modelo que usa la metodología ECOE y  por el cual 40 farmacéuticos se examinaron —y superaron— de sus capacidades competenciales.

En este sentido, ese eje colegio-universidad-sociedad científica sobre el que girar la reevaluación es por el que apuesta el Ministerio de Sanidad (aunque sean las CC.AA las que tienen la potestad última reguladora de la credencial). Así lo puso de manifiesto el director general de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad, Rodrigo Gutiérrez, durante su intervención en el reciente II Congreso Médico-Farmacéutico organizado en Valencia por Sefac y Semergen.

El II Congreso Médico-Farmacéutico abordó la recertificación con la participación de Rodrigo Gutiérrez (izquierda).

“La recertificación es una exigencia propia de la calidad asistencial. Y la responsabilidad es de todos; de las Administraciones, los colegios farmacéuticos y sociedades científicas. Todos tenemos que contribuir”, expuso en este encuentro. Por ejemplo, respecto a la pionera iniciativa del COF de Madrid, el representante ministerial confirmó que “puede ser perfectamente aplicable y extensible”.

En este encuentro se puso asimismo de manifiesto que deben ser los colegios profesionales “los que deben certificar”, aunque cada CC.AA puede establecer de partida sus propios criterios. Ahora bien, “con un acuerdo de la Comisión de Recursos Humanos podría ser suficiente para validar esa homologación de la recertificación otorgada”, recordó Rodrigo Gutiérrez.