Premios BiC

El presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM), Luis González, ha traslado —a través de una declaración institucional— un mensaje público de apoyo y agradecimiento al colectivo de farmacéuticos. En concreto, “por la inmensa labor y sacrificio personal que muchos profesionales, desde sus oficinas de farmacia de barrio, en todas las ciudades y zonas rurales, están brindando a la sociedad y al Sistema Nacional de Salud para mantener sus oficinas de farmacia abiertas en unas circunstancias excepcionales“, indica en relación a la crisis sanitaria por el coronavirus.

En primer lugar, ha agradecido el esfuerzo profesional que ha ejemplificado en los farmacéuticos de aquellos municipios de la Comunidad de Madrid donde solo existe una oficina de farmacia como única autoridad sanitaria. Luis González les ha ofrecido el respaldo del Colegio a “todas las decisiones que deban adoptar” para garantizar la continuidad de la prestación farmacéutica y mantener abiertas las puertas.

Luis González, presidente del COF de Madrid, y Enrique Ruiz Escudero, consejero de Sanidad de Madrid.


Entre otras dificultades que muchos farmacéuticos de oficina de farmacia están afrontando en la actual situación de pandemia de coronavirus, el presidente del COFM ha incidido en los desabastecimientos de mascarillas y geles hidroalcohólicos higienizantes. El Colegio ha reclamado por carta a la Consejería de Sanidad el envío de ese material sanitario de protección para los farmacéuticos, como profesionales encargados de velar por la salud de los ciudadanos, y para ofrecer ese servicio también a la población.

Ajustar personal a las necesidades

Asimismo, ha recordado también a los farmacéuticos sus obligaciones: “No podemos desatender los horarios de atención al público, porque si las farmacias faltan sería el caos”. Por ello, ha recomendado ir ajustando el personal de las farmacias a las necesidades, siempre que se pueda, para seguir atendiendo a la población. También ha instado a seguir cumpliendo los horarios establecidos, según la legislación vigente.

Luis González también se ha referido a la necesidad de garantizar la continuidad de los tratamientos farmacológicos de la población. “Todos somos farmacéuticos y somos conscientes de la labor que estamos desarrollando y de hasta dónde pueden llegar nuestras limitaciones y el servicio que tenemos que prestar para aquellas personas que, por diferentes motivos, no puedan acceder a su medicación o a su oficina de farmacia”.

Por último, ha pedido “paciencia y cumplimiento de nuestras obligaciones para seguir prestando un servicio básico dentro de la legislación vigente”