Hace tanto solo un año que el Comité Especial de Lucha contra el Cáncer (BECA) echó a andar. Supuso todo un “reto” para el Parlamento Europeo, según ha expresado el presidente del Comité, Bartosz Arłukowicz. Sin embargo, tiene ambiciosos planes y proyectos ya en marcha, como el Plan Europeo contra el Cáncer, presentado hace ocho meses por la comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides, o el informe relativo al fortalecimiento de Europa en la lucha contra el cáncer, presentado en julio por la eurodiputada Véronique Trillet-Lenoir.

Este lunes, la reunión del Comité BECA ha acogido a los parlamentarios de los distintos Estados miembro para debatir sobre cómo se puede mejorar la lucha contra el cáncer a nivel regional y nacional. Entre los temas que se han tratado en el encuentro destacan la necesidad de aumentar las capacidades de la Unión Europea (UE), incrementar el presupuesto destinado a cáncer o acabar con las desigualdades entre países.

Plan Europeo contra el Cáncer

El Plan Europeo contra el Cáncer se trata de uno de los pilares sobre los que se asienta el BECA. La Comisión Europea presentó este plan en febrero de 2021. “Es una prioridad, pues la pandemia ha afectado al cáncer”, ha destacado Stella Kyriakides. Y es que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el acceso al tratamiento y diagnóstico en cáncer en más de 50 países del mundo se ha visto muy perjudicado por la pandemia.

Sin embargo, ha afirmado Kyriakides, la pandemia nos ha recordado “el poder de la cooperación y luchar juntos en pos de la salud”. Por ello, en el ámbito del cáncer, aboga por una coordinación para ayudar a los grupos más vulnerables y unos planes de contingencia para poder seguir con la atención sanitaria en crisis futuras.

La comisaria ha destacado la importancia de que se aplique el Plan Europeo contra el Cáncer de forma ágil. Y, como todo plan necesita una financiación, se han dotado con 4.000 millones de euros las distintas actuaciones de lucha contra el cáncer. Además, “para que los objetivos de investigación coincidan con objetivos políticos”, se han asignado otros 2.000 millones de euros para financiar la investigación en cáncer y apoyar el Plan.

“La aplicación de este plan va a contribuir a que estemos más preparados en materia de salud”, ha asegurado Kyriakides. Y es que la puesta en marcha del plan servirá para: prestar más atención a las iniciativas en cáncer, entre ellas, actualizar el código europeo contra el cáncer y fomentar un estilo de vida saludable para todos; mejorar los programas de screening (ya hay programas de diagnóstico para cáncer de cuello de útero, cáncer de mama o cáncer de colon), que deben seguir unas directrices concretas para que sean eficaces y accesibles a todos ciudadanos de la UE; y mejorar el acceso igual a los tratamientos contra el cáncer.

La comisaria también ha apuntado a la Estrategia Farmacéutica, complementaria a este Plan, como uno de los cuatro pilares del plan sanitario propuesto desde la UE.

Informe sobre el fortalecimiento de Europa

El proyecto de informe presentado por el Parlamento Europeo consta de 128 propuestas dirigidas hacia una estrategia integral y coordinada para hacer frente al cáncer. El informe ha recibido un total de 500 enmiendas y se trabajará en ellas hasta el 6 de diciembre, aunque a principios de octubre ya se tendrá el informe en inglés.

Véronique Trillet-Lenoir, ponente del informe, ha recordado en la reunión del BECA los principales ámbitos de acción:

  • Prevención: trabajar sobre determinantes individuales, sociales o medioambientales, que permitirán evitar el 40% de la incidencia del cáncer. También incide en reforzar el código de lucha contra el cáncer y las legislaciones para cambiar esto, además de apoyar una generación sin tabaco para 2040.
  • Detección: “La detección del cáncer es muy desigual en todos los países, por lo que hay que aunar metodologías apoyando las innovaciones, crear estructuras nacionales y realizar jornadas de sensibilización”, ha señalado Trillet-Lenoir. También es necesario mejorar la detección de algunos cánceres, como el de colon o de cuello uterino, y mejorar la atención transfronteriza. Asimismo, es importante que existan centros de referencia con criterios definidos. La intención es reforzar y armonizar los programas nacionales de lucha contra el cáncer.
  • Acceso a medicamentos: “El plan nos da la ocasión de anunciar lo que llamamos el círculo virtuoso de acceso a los medicamentos”, ha afirmado la eurodiputada. En este sentido, debe haber acciones conjuntas, siendo muy importante la evaluación conjunta de las tecnologías médicas. En cuanto a la negociación de los precios, la eurodiputada considera que debería estar en relación con las compras conjuntas. “Hemos priorizado los medicamentos de lucha contra el cáncer; el HERA, creado en un contexto de crisis infecciosa, debería centrarse en el desarrollo de nuevos tratamientos contra el cáncer”, ha declarado.
  • Apoyo a los pacientes y personas que los atienden: “Queremos mejorar la vida de los pacientes y sus familiares, fomentar la calidad de vida, la reinserción en el puesto de trabajo y la formación sanitaria”, ha enumerado Trillet-Lenoir. El informe tendrá un capítulo dedicado a niños y adolescentes, por lo que ha aprovechado para pedir que se revise la legislación de medicamentos pediátricos.

Así, para llevar a cabo todos estos planteamientos, la ponente del informe desarrolla una serie de medios de acción: cooperar con Horizonte Europa, utilizar la Inteligencia Artificial (IA), financiar la investigación en cáncer y aumentar un 20% las innovaciones terapéuticas, crear centros públicos europeos, contar con las organizaciones de pacientes, tener en cuenta los cánceres raros, reforzar las redes europeas de referencia, compartir datos de los registros nacionales de cáncer, crear una nube europea de cáncer, formar a los profesionales sanitarios para luchar contra las desigualdades en cáncer o crear un instituto virtual europeo.

Aumentar las capacidades de la UE

“La COVID-19 ha demostrado que se han conseguido los objetivos marcados rápidamente si los países y la UE se unen. Ahora, el nuevo objetivo ahora es vencer al cáncer”. Así lo ha señalado Maria Deguara, del Parlamento de Malta.

En representación española, Margarita de la Pisa, eurodiputada por Vox, ha puesto de relieve que este proyecto europeo será un gran logro si se consigue la colaboración de los 27. “Debemos empujar en la misma dirección”, ha instado. Así, considera que se deberían dar pasos hacia delante en muchas áreas, como la investigación, el tratamiento o los cuidados, el diagnóstico precoz y la prevención.

“La UE tiene que poder responder a lo que piden los Estados”, ha aseverado Michele Rivasi, de los Verdes. Y en ello coincide Peter Liese, del Partido Popular Europeo, quien ha recordado que, aunque la UE solo puede hacer recomendaciones, también tiene una responsabilidad: “Tenemos una legislación basada en el artículo 158 del Tratado que se centra en la salud”. Así, el PPE ha identificado una serie de prioridades: investigación transfronteriza, protección de datos o ensayos clínicos. Además, ha incidido en la necesidad de cooperación europea en los casos de los cánceres raros o infantiles. En este punto, Wieke Paulusma, de Países Bajos, ha asegurado que el cáncer no conoce fronteras, por lo que los tratamientos y la investigación tampoco deberían hacerlo.

Mara Lapia, eurodiputada italiana, ha resaltado cada Estado miembro tiene una “tendencia diferente”, por lo que ve necesario “aumentar las competencias de la UE para que dentro de cada Estado se garantice una buena lucha contra el cáncer y tratamientos y terapias adecuados y accesibles para todos“.

“La lucha contra el cáncer será un reto importante en los próximos años porque puede pasar a ser la primera causa de mortalidad europea. La coordinación entre estructuras es necesaria para que no haya gastos. Todos los estados deberían tener un plan nacional contra el cáncer”, ha reseñado Pascale Gruny, del Senado francés.

Acabar con las desigualdades

Respecto a las grandes desigualdades entre los Estados miembro o incluso dentro de los propios países, Ivars Ijabs, del Parlamento de Letonia, entiende que existan porque “la atención sanitaria es competencia nacional”. Sin embargo, ha apuntado que la crisis de la COVID-19 nos ha enseñado que necesitamos un enfoque europeo para abordar estas cuestiones. “Y para ello, necesitamos fondos”, ha añadido.

Asimismo, Ijabs ha pedido normas comunes y directrices conjuntas para mejorar la calidad de la detección. Y los centros nacionales de registros van a tener un “verdadero valor añadido a nivel de la UE” porque pueden servir como punto de partida.

Aquí entra el juego el papel de los datos. József Kovács, del Parlamento húngaro, considera que compartir más experiencias y conocimientos es la única manera de tener éxito. De hecho, ha señalado, Hungría ha lanzado un programa sobre formación para divulgar conocimientos clínicos que lleguen a los profesionales del ámbito de la oncología. En este sentido, Konstantinos Blouchos, del Parlamento griego, ha resaltado que es importante que el conocimiento científico se pueda intercambiar y se aprovechen las posibilidades de la tecnología. Birgitta Sacrédeus, de Suecia, ha añadido que esto es gracias a la digitalización y ha propuesto unificar todo el conocimiento en un solo centro de conocimiento europeo.

Malgorzata Bogusz, de Polonia, ha insistido en invertir en la prevención, las terapias y la detección precoz, pues advierte de una desproporción en el acceso a terapias entre países. “Todos los ciudadanos merecen que un diagnóstico de cáncer no sea una sentencia de muerte”, ha apuntado. Por ello, es partidaria de asignar más recursos para tratar a los más jóvenes y financiar las vacunas que “van a permitir reducir los cánceres provocados por infecciones virales”. Savia Orphanidou, de Chipre, también ha mencionado la importancia de disponer de una dotación suficiente en personal y capital para “luchar de forma integral y conjunta contra el cáncer”.

Mariolina Castellone, del Senado italiano, ha resumido las necesidades de Europa en tres:

  1. La necesidad de un registro común: “Es crucial que haya un plan de detección común para todas las regiones”.
  2. Que todos tengan derecho a tratamiento: “Con la vacuna COVID-19, Europa ha negociado por primera vez un precio conjuntamente. Con el cáncer deberíamos hacer lo mismo”.
  3. Investigación: “Hay que pedir a todos los países que destinen el mismo dinero a la investigación para luchar contra el cáncer”.

También te puede interesar…