La nueva Ley de Garantías y Uso Racional del Medicamento, que verá la luz antes de finalizar este año 2024, podría conllevar una novedad de gran calado en materia de política farmacéutica: la reforma del Sistema de Precios de Referencia (SPR).

Y es que el Ministerio de Sanidad está valorando la posibilidad de permitir que los medicamentos genéricos y los biosimilares puedan venderse en las farmacias a un precio menor que los fármacos equivalentes de marca. Sin embargo, se trata solo de eso: una posibilidad. «Aún no está claro. Es bastante factible, pero solo una posibilidad que se baraja«, han confirmado fuentes ministeriales a EG, tras la información adelantada por El País.

Aumentar la competitividad

Por el momento, tanto genéricos como biosimilares deben tener el mismo precio que su equivalente de marca. Si uno baja el precio, el resto tiene que hacer lo mismo. Y, para cambiar esta norma, se debe actualizar el SPR, que está incluido en el texto refundido de la Ley de Garantías.

Esta medida tendría por objeto impulsar a los genéricos y a los biosimilares, ganando cuota de mercado y permitiendo una mayor competitividad de precios entre fármacos.

En este sentido, España estaría alineada con el resto de Europa, pues la UE quiere facilitar, a través de la reforma de la legislación farmacéutica, la entrada de este tipo de medicamentos al mercado para que estén disponibles de forma más temprana, reduciendo las barreras existentes.

Perspectiva de Europa y Estados Unidos

En Europa, varios países como Austria, Bulgaria, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Polonia fijan el precio de los medicamentos genéricos a un precio inferior al del medicamento innovador. Por otro lado, también existe el precio de referencia internacional (IRP), un mecanismo de control de precios muy utilizado en la gran mayoría de los países de la UE, a excepción de Suecia y Reino Unido, por el que un gobierno tiene en cuenta el precio de un medicamento en otros territorios para informar o establecerlo en su propio país.

El IRP se utiliza mayoritariamente en los países más pequeños con un poder de negociación o una capacidad de HTA limitados para garantizar que no pagan más por los medicamentos que otros países. La referenciación internacional de precios puede utilizarse formal o informalmente para fijar los precios de reembolso, en el momento del lanzamiento o de forma periódica, como criterio principal para la fijación de precios o como uno de los muchos elementos utilizados para fundamentar la decisión de fijación de precios. Sin embargo, la patronal de la industria farmacéutica europea, EFPIA, estima que plantea una serie de problemas.

En primer lugar, no considera que sea una forma óptima para garantizar unos niveles de precios adecuados y competitivos, ya que impide la flexibilidad para fijar los precios en función de las condiciones del mercado local y tiende a reforzar unos rangos de precios estrechos en todos los mercados. “Una fijación de precios competitiva y dinámica que permita a los productos demostrar su valor en su contexto nacional sería un modelo de fijación de precios más sostenible en beneficio del acceso de los pacientes a medicamentos asequibles”, reitera.

Al otro lado del Atlántico, en Estados Unidos los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) escogieron los 10 primeros medicamentos para negociar una reducción de precios en agosto y enviaron sus ofertas iniciales en febrero. BMS, Pfizer, MSD, Johnson & Johnson, AbbVie, Amgen, Boehringer Ingelheim, Eli Lilly y Novo Nordisk fueron las compañías seleccionadas para la negociación. Se estima que los nuevos precios entrarán en vigor en 2026.

El presidente Biden prometió poner al alcance de todos los estadounidenses una asistencia sanitaria asequible y de calidad, y lo está cumpliendo. Ahora que estamos negociando directamente con los fabricantes farmacéuticos para reducir el precio de los medicamentos recetados a los beneficiarios de Medicare, habrá aún más ahorros en el futuro”, expresó Xavier Becerra, secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS, por sus siglas en inglés).