Premios Fundamed
EL GLOBAL París | lunes, 20 de octubre de 2014 h |

El proyecto de Ley de Salud presentado a Consejo de Ministros por la titular de la cartera de Sanidad francesa, Marisol Touraine, planea permitir a partir de 2015 que los farmacéuticos puedan vacunar en las boticas. Así, y tal y como sucede en Portugal o Reino Unido, este proyecto, que será revisado en enero de 2015, abre la puerta a que los farmacéuticos (y matronas) puedan vacunar a los pacientes, una medida que no ha sido recibida de la misma forma por los distintos agentes sanitarios.

¿El motivo de esta apertura legislativa? Desde el Gobierno francés se quiere acercar y facilitar la vacunación a todas las zonas del país, y contar con estos establecimientos sanitarios (2.438 farmacias) para llevar a cabo la vacunación superaría las dificultades actuales para llegar a toda la población debido a los ‘desiertos’ sanitarios existentes en el país. Sin embargo, los colectivos médicos han puesto el grito en el cielo y han tachado esta medida como “una banalización” de los procesos de vacunación.

Por su parte, desde el colectivo farmacéutico se ha acogido con satisfacción la propuesta, aunque señalan que el objetivo sería que se llegase a un acuerdo con todos los profesionales sanitarios. Asimismo, insisten en la necesidad de recibir información y formación sobre vacunas.

Cabe destacar que estos actos profesionales serían remunerados (se habla de unos diez euros por cada vacunación) y se realizarían en un espacio habilitado para tal fin dentro de la farmacia. Eso sí, de momento no se tiene conocimiento de a qué vacunas afectaría.