En vísperas de la celebración del X Congreso Nacional de Farmacéuticos Comunitarios organizado por la Sociedad Española de Farmacia Clínica, Familiar y Comunitaria (SEFAC), El Global ha hablado con su presidente, Vicente J. Baixauli, quien ha adelantado algunos de los puntos más importantes que se abordarán en el evento, así como los retos a los que se enfrenta la farmacia comunitaria.

Pregunta. ¿Cuáles son los puntos fuertes del programa del X Congreso Nacional de Farmacéuticos Comunitarios que arranca este jueves?

Respuesta. Hay tres puntos fuertes. Por un lado están las mesas redondas; la más innovadora es el debate profesional sobre la propuesta de tele atención farmacéutica. Esta es la proposición de SEFAC: una farmacia digital; cómo la farmacia comunitaria se va a adaptar a las nuevas tecnologías. El resto de mesas abarcarán todos los aspectos profesionales: la coordinación entre los farmacéuticos de primaria y hospital, la parte de especialidad, de dispensación excepcional…

También tendremos los simposios, en los que trataremos temas relacionados con los servicios que realizamos en la farmacia; y por último habrá talleres mucho más prácticos.

Además, hay una parte muy importante en el congreso: la interacción; la parte humana de podernos ver cara a cara después del último congreso que tuvimos en Alicante hace cuatro años, que fomentaremos con la conferencia inaugural o la entrega de premios.

De esta manera, habrá formación e interacción, pero no se nos puede olvidar también el reconocimiento; todo lo que engloban los premios, las iniciativas de los póster de comunicaciones, la trayectoria profesional o el galardón a una asociación de pacientes. Además, haremos un pequeño acto de reconocimiento por el aniversario de los 20 años de la creación de SEFAC como sociedad científica.

P. Es decir, que los objetivos del X Congreso son: formación, interacción y reconocimiento…

R. También añadiría un cuarto, que sería la publicación/investigación; es decir, el exponer todo lo que se ha estado haciendo durante al menos este último año. Se trata de todos los trabajos que se hacen con las comunicaciones y los póster que ha habido, que también tienen mucha vida.

P. ¿Qué conclusiones esperáis obtener?

R. Lo que esperamos es que la farmacia se posicione en todos los temas de debate que vamos a tratar, porque creemos que es importante que la farmacia de un paso adelante en muchos de ellos. Ahora mismo es un espectador y lo que interesa es que se involucre. Por ejemplo, en el tema digital es necesario ya que la farmacia de ese paso. Y en otros temas lo mismo: en la dispensación de medicamentos de ámbito hospitalario, en todo lo que es la información del paciente, el acceso a la información clínica necesaria, la especialidad… Son todos temas en los que tiene ya que posicionarse y dar un paso adelante.

“Es importante que la farmacia de un paso adelante en muchos temas. Ahora mismo es un espectador y lo que interesa es que se involucre. Por ejemplo, en el tema digital es necesario ya que la farmacia de ese paso”

P. ¿Cuáles son los retos actuales de SEFAC?

R. Para la sociedad científica como tal el reto es liderar la producción científica, ser referente de la farmacia comunitaria con respecto a otras sociedades científicas, sobre todo en la profesión.

P. ¿Cómo valoráis la implementación de la digitalización en las farmacias y cómo tenéis pensado fomentarla?

R. Con todo lo que ha supuesto la pandemia, se ha acelerado el proceso de transformación digital. Pero no sólo en las farmacias sino también en todo el sistema sanitario, por ello la farmacia no puede quedar impasible ante esta transformación y se tiene que posicionar. Vamos a presentar una propuesta en la que explicamos cómo creemos que se debe posicionar la farmacia comunitaria en relación a la farmacia digital; a lo que son las nuevas tecnologías, las nuevas formas de atender a las personas, lo que llamamos nosotros la tele atención farmacéutica. Expondremos cómo la farmacia se va a posicionar en relación a la atención sanitaria desde el punto de vista digital. En los centros de salud ya se está atendiendo de forma telefónica y eso ha llegado para quedarse. Muchas de las personas van a ser atendidas de esta forma y la farmacia también tiene que encontrar cuáles son los perfiles de aquellos pacientes que pueden ser atendidos de esa forma.

P. Qué importancia tiene el papel de la formación de los farmacéuticos de cara a ofrecer una mejor información a los pacientes?

R. Desde el punto de vista de la formación, siempre hemos apostado por la capacitación. Entendemos que para prestar cualquier servicio a los pacientes debe de haber una formación específica. Por ello, tenemos para cada servicio un programa de capacitación que consta de tres fases: una teórica con contenidos, una práctica y por último una fase clínica. Para cada servicio de los que tenemos protocolizados es necesario hacer previamente esta capacitación. Una vez hecha, cada año tenemos unas sesiones de actualización de los conocimientos, para que el farmacéutico esté preparado y actualizado en conocimientos de cara a la transmisión al paciente.

P. ¿Cómo se presenta el panorama de los sistemas personalizados de reacondicionamiento (SPD), y qué beneficios tiene para el paciente en un futuro próximo?

R. Es uno de los servicios que cada vez tiene más posibilidades de ser incluido dentro de la prestación farmacéutica. Cada vez hay más experiencias y sobre todo cada vez más se están poniendo de manifiesto los beneficios que pueden suponer para la adherencia. Hoy por hoy si tuviera que decir cuál es el servicio con más posibilidades de ser financiado por la administración sanitaria, sería este.

“Hoy por hoy si tuviera que decir cuál es el servicio con más posibilidades de ser financiado por la administración sanitaria, sería el sistema personalizado de reacondicionamiento (SPD)”

El sistema personalizado de reacondicionamiento (SPD) hay que entenderlo como un servicio. Se confunde mucho lo que vulgarmente es conocido como pastillero, con el servicio que realmente presta. Este sistema no es sólo hacer un pastillero, existen otras actividades previas mucho más importantes que consisten, sobre todo, en revisar la medicación del paciente y ver cuáles son esos medicamentos que se pueden reacondicionar y cuáles no, porque muchas personas se piensan que todos se pueden meter en estos dispositivos sin ningún problema y eso no es así. Es necesario comprobar cuáles se pueden son válidos y cuáles no y, sobre todo, el tiempo que pueden estar en condiciones estables físicamente para que no se degraden.

No hay duda de que el SPD es una gran herramienta para mejorar la adherencia terapéutica en muchos tipos de pacientes que tienen más dificultades, sobre todo de memoria. También ayuda mucho al seguimiento farmacoterapéutico del paciente, y esto es básico. Si al final no hay adherencia a estos tratamientos tenemos un verdadero problema, porque este es el último paso de toda una cadena que comienza con el diagnóstico. Si no se consigue la adherencia, todos los recursos y medios utilizados para conseguir el tratamiento acaban siendo un despilfarro que hoy en día ningún sistema sanitario se puede permitir.

P. ¿Cómo esperas que sea la farmacia del futuro?

R. Yo espero que sea una farmacia asistencial. Para que así lo sea, tenemos que poner sobre la mesa una serie de temas que ya vamos a abordar en el congreso; y lo tenemos que hacer ya, porque estamos en un proceso de cambio importante. Esta pandemia ha acelerado muchos procesos, e igual que hay oportunidades también hay amenazas. Es importante para la farmacia no perder estas oportunidades, par ello es necesario posicionarse en varios temas sanitarios como es la sanidad digital, sobre todo desde el punto de vista de la atención al paciente porque al final la farmacia sigue siendo uno de los recursos sanitarios más importantes con los que cuenta el sistema sanitario, aunque no lo incorpore muchas veces dentro de lo que es el propio Sistema Nacional de Salud (SNS).


También te puede interesar…