Premios BiC

En su comparecencia de este domingo 5 de abril, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha descartado (por el momento) una intervención gubernamental de los precios de productos sanitarios ligados a la prevención de la Covid-19: mascarillas, geles desinfectantes, etc.  “El Gobierno está realizando un constante seguimiento de los precios de estos productos y no vamos a permitir que nadie pueda beneficiarse de esta situación tan dura, pero también tomamos en consideración el desorden del mercado”  ha indicado el ministro de Sanidad.

El 12 de marzo, el Consejo de Ministros ya reservó la potestad del Gobierno de fijar “precios máximos de venta al público” de productos y medicamentos ligados a la contención del coronavirus. Una potestad que se reflejó en la modificación de la Ley Orgánica 3/1986, de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública publicada en el BOE pero de la que, por el momento, no se ha hecho uso de ella. Pero el ministro insiste en que “el seguimiento (de los precios) es constante y no vamos a permitir que nadie saque tajada de esta situación”, ha recalcado.

“Estamos haciendo un seguimiento constante (de los precios); no vamos a permitir que nadie saque tajada de esta situación”

Salvador Illa, ministro de Sanidad (comparecencia de 5 de abril)

No obstante, la situación podría variar próximamente si se concreta la posibilidad —ya reconocida por Pedro Sánchez— de obligar a la población a portar mascarillas. Eso sí, desde el Gobierno se ha recalcado que “no se exigirá a la población ninguna medida que no se pueda cumplir”, en alusión a la (aún) inexistencia de stock suficiente para generalizar su uso.

Intervención temporal de precios

Cabe recordar que el Consejo General de Colegios Farmacéuticos ha solicitado al Ministerio de Sanidad que, haciendo uso de las facultades de las que dispone en esta situación de alarma sanitaria, intervenga temporalmente los precios de determinados productos indicados en la protección del coronavirus. Tanto en origen como sus precios de venta al público, “para evitar así el incremento abusivo e injustificado que se ha producido en las últimas semanas, con graves repercusiones para la salud pública”, justifican.

Así, se está observando en las farmacias tras el inicio de la pandemia por COVID-19,  que han visto como se producía un incremento abusivo en los precios ofertados por proveedores que normalmente no operan en el canal farmacéutico, de productos como geles hidroalcohólicos, mascarillas, y guantes, principalmente.

Carteles así siguen siendo habituales en las farmacias españolas

Las denuncias, que han llegado de múltiples farmacias de toda España, se han remitido a las autoridades sanitarias, ya que además de generar un perjuicio para los ciudadanos por el elevado precio, provoca numerosos inconvenientes a los farmacéuticos y sucesivas quejas y falta de confianza de los usuarios en el servicio y atención que reciben.

Además, estas ofertas están realizadas por operadores desconocidos y sin las garantías que ofrecen los fabricantes y distribuidores farmacéuticos habituales.