La directora de la Aemps recuerda que estamos en la UE

3235
Premios BiC

Quizás es una obviedad, pero resulta complicado entender cambios profundos en la política farmacéutica en España que no afecten al sector farmacéutico. Un sector industrial y con empleo de alta cualificación por el que se ha apostado en la reconstrucción. Cambiar de manera significativa la política farmacéutica sin tener presente que formamos parte de la UE nos lleva a pretender navegar en solitario en un mar de incertidumbres. Recuerda al “que inventen ellos” de Miguel de Unamuno. Justo ahora que somos más Europa que nunca.

Una Agencia referencia en Europa

En los últimos años, las directoras de la Aemps han afrontado importantes retos que han llevado la Agencia a un reconocimiento internacional. Eso ha sido posible por la alta preparación de las mujeres que la han liderado. La Agencia resulta vital para el sector sanitario y farmacéutico, la investigación y para la propia sociedad. Que la directora tenga, además, una visión estratégica y una perspectiva de futuro, contribuye a que dicha Agencia establezca planes eficaces en el tiempo, y reoriente su papel. La Aemps es la Agencia reguladora más importante que tiene España, sin duda. Por ello, la opinión de a directora de la Aemps es algo más que reflexiones de una persona con responsabilidad en un organismo

Una visión europea de la regulación

Chus Lamas se explica con la naturalidad con la que hablan las personas que saben mucho más que los razonamientos que verbaliza. Su recomendación en el seno de la Comisión de Sanidad es de alguien que participa del avance de la regulación europea de medicamentos. Lamas ha dado un baño de sentido común a la pregunta parlamentaria de Rosa Medel (unidas Podemoas) de si debe “exigirse trasparencia” al desarrollo de medicamentos con “fondos públicos”.

La directora de la Aemps, Chus Lamas, en su comparecencia en la Comisión de sanidad.

Lamas responde que “debe regresar dicha inversión al sistema público de alguna manera”, pero deja claro que “hay que pensar de manera global“. Un debate ahora sobre el diseño de los ensayos clínicos puede estar desenfocado si se realiza sólo en España, y Lamas aconseja realizarlo con “los socios europeos”.

Y es que en España no deberíamos pretender jugar al solitario con la política farmacéutica. Un juego en el que se inventan reglas y se lanzan cálculos de “sobreprecios” que pueden llevar al sector y a la innovación a una parálisis.

España, un oasis.

Lamas lo ha dicho con la claridad de la evidencia científica con la que trabaja: pensemos en global. Se trata de un Think Global llevado al terreno sanitario, precisamente en la semana en la que la UE responde de manera solidaria a España. Pero Lamas ha respondido como “ciudadana” porque la politica farmacéutica no es su cometido, como aclara.

Porque la realidad es que España no puede desmarcarse con planes extremos locales farmacéuticos que ignoran lo que ocurre más allá de nuestras fronteras. Según esta visión, seríamos como un oasis en medio del desierto que sólo nosotros somos capaces de disfrutar. Porque ¿somos los únicos que vemos “ensayos mal diseñados” y “precios abusivos” en la UE? ¿Nadie lo ve, excepto nosotros?

El problema es que estos aspectos no han sido demostrados, más allá de opiniones de parte que vienen siendo una corriente ideológica desde hace un tiempo. Y la ideología en sanidad casa mal con la evidencia y los datos.

¿Es necesario el “control público” de la investigación?

Algunos asuntos necesitan ser abordados por los que los conocen en profundidad, y puedan explicarlos. Cuando alguna idea la lanza un compareciente en comisión (en los días anteriores) hay que asegurarse de que tenga la competencia y el conocimiento oportuno. Alguien que conozca los ensayos clínicos puede hablar de ello, un investigador, por ejemplo.

La supuesta necesaria “transparencia” en el desarrollo de los ensayos clínicos, da a entender que son opacos. Nada más lejos de la realidad. Son dudas que ponen en tela de juicio a toda la investigación privada en España. Tan injusto como peligroso, aunque la realidad lo desmiente .

En el punto 60 del capítulo de Política Farmacéutica del documento del grupo de trabajo de sanidad del grupo socialista se comenta sobre la investigación. En él se indica, en un párrafo añadido al final, el “total control público y transparencia en la investigación“. Quizás los que proponen esto carecen de la información oportuna en relación a las auditorías nacionales e internacionales, así como los controles, que se ejercen en los ensayos clínicos.

Lo diré sin pretender ofender ni aludir a nadie: hay una o ninguna irregularidad en un ensayo clínico por cada 30 imputaciones por malversación de fondos públicos

Sin irregularidades en los ensayos clínicos

El actual control de la investigación de medicamentos es público, es internacional (cuando la FDA o la EMA envía auditores a los países) y con un elevado rigor local. Lo diré sin pretender ofender ni aludir a nadie: hay una o ninguna irregularidad en un ensayo clínico por cada 30 imputaciones por malversación de fondos públicos. En síntesis, de ciertos temas, es mejor escuchar a los que saben, y evitar juicios prematuros y preconcebidos que desvían el foco.