El Día Mundial contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) se celebra cada 4 de marzo. Una ocasión para hacer balance de todos los logros conseguidos y seguir concienciando sobre la importancia de su prevención.

Con motivo de este día, MSD impulsaba el encuentro ‘El VPH es cosa de todos: la necesidad de contar con estrategias de prevención integrales’. Una de las ideas principales fue la necesidad de impulsar estrategias que pongan el foco en inmunizar tanto a mujeres como a hombres para reducir al mínimo los contagios por VPH.

Y es que, como señalaba Manuel Cotarelo, director del Área Médica de Virología y Vacunas de MSD en España, “el virus del papiloma humano es responsable de la mayor parte de cáncer de cérvix pero no por ello ha de focalizarse solo la prevención en mujeres; también ha de dirigirse a los hombres puesto que pueden portarlo y transmitirlo, siendo también para ellos un factor de riesgo para desarrollar diferentes tipos de cáncer”.

Concienciación y visibilización

Para Jesús de la Fuente, jefe de Sección de Ginecología y Obstetricia del Hospital Infanta Leonor de Madrid, una de las claves reside en eliminar estigmas respecto al VPH. Por ello, indicaba que “aunque este virus se asocia a determinadas prácticas sexuales, todas aquellas personas que tengan relaciones sexuales están expuestas; hay que protegerse y aun así hay posibilidad de contagio puesto que es un virus silencioso y que no da síntomas en muchas ocasiones”.

Así, De la Fuente incidía en la necesidad de compartir responsabilidades. “Hay que desterrar la idea de que solo se pueden vacunar niñas adolescentes; es cierto que la respuesta inmune en la adolescencia es muy potente y más teniendo en cuenta que hay parte que no ha estado expuesta al virus al no haber tenido relaciones sexuales; pero también hay que transmitir que nunca es tarde para vacunarse frente al VPH”. Como consecuencia, el especialista instaba a “diseñar estrategias de vacunación independientemente del género, buscando una equidad en la prevención”.

En esta idea abundaba Mar Ramírez, especialista en Ginecología y Obstetricia de la Unidad de Ginecología Oncológica y Patología del Tracto Genital Inferior del Hospital Clínico San Carlos. Además de precisar que este virus es causante de diversos tipos de cáncer, recordaba que “el uso del preservativo y las estrategias de prevención son herramientas útiles en su prevención”.

Estrategias de prevención

Ramírez consideraba relevante “establecer programas de detección precoz, que van a permitir detectar lesiones y evitar que progresen”. En este sentido, llamaba a impulsar una estrategia “90-70-90” en mujeres. Esta se basaría en lograr, según explicaba, “un 90 por ciento de mujeres vacunadas, que un 70 por ciento participen en programas de cribado y que entre las diagnosticadas con esta neoplasia un 90 por ciento reciban tratamiento y cuidado”. Para conseguirlo, la experta apuntaba que “el papel de autoridades y profesionales es imprescindible para poder transmitir todos estos mensajes”.

Por su parte, Federico Martinón-Torres, doctor en Pediatría e investigador clínico y jefe del Servicio de Pediatría del Hospital Clínico Universitario de Santiago, planteaba que “aunque actualmente las coberturas vacunales son muy buenas, no ay que caer en la autocomplacencia”. Aquí, llamaba la atención sobre el hecho de que “una de cada diez niñas todavía no se vacuna contra este virus; por ello que hay que trabajar contra la desinformación, y los bulos del pasado para seguir mejorando las cifras”.

Además, remarcaba que todavía “se puede obtener un gran beneficio de la vacunación”. Para ello demandaba una mejora de la comunicación en la materia. También trasladando que “las vacunas son una inversión y no un gasto; sobre todo cuando se trata de proteger a mujeres y varones para conseguir beneficios en salud pública en base a los objetivos de la OMS”. Por último subrayaba que “las vacunas están basadas en evidencias científicas y ha que evitar dar voz a quienes van en contra de posicionamientos científicos”.


También te puede interesar…