Premios BiC

La experiencia del invierno en el hemisferio sur donde están conviviendo con la gripe y la COVID-19 tiene que servir de lección para la próxima campaña de gripe en el hemisferio norte. Hay que trabajar en aumentar la concienciación de la vacunación en los grupos de riesgo, manteniendo a su vez el distanciamiento social. Así lo ha destacado José María Eiros, director del Centro Nacional de Gripe de Valladolid en la sesión de Media Training sobre la Innovación tecnológica en vacunación antigripal organizado por Seqirus.

“Tenemos que buscar espacios adaptados para la vacunación antigripal e implicar a todos los agentes para que se eviten las aglomeraciones y se asegure el distanciamiento“, explicaba Eiros quien ponía de ejemplo la actuación de algunos países del hemisferio sur que han habilitado iglesias, parques y escuelas. En ese sentido, Xavier Cabarrocas, Medical Affairs Manager de Seqirus en España, ponía el ejemplo francés donde la vacunación también se lleva a cabo en las farmacias.

“La campaña pasada se puso en marcha un proyecto piloto de vacunación en las farmacias de Gerona con muy buenos resultados. Todo suma para incrementar las coberturas de vacunación”, exponía Cabarrocas. “Se está trabajando en definir nuevos target poblacionales en los que incrementar las coberturas y  el farmacéutico tiene mucho que decir y mucho que aportar”, añadía.

Eiros recordaba que la farmacia es un gran elemento de educación sanitaria y de atención a la población. “Hay países que efectivamente incorporan a los farmacéuticos en los actos vacunales. Su actitud  proactiva es muy importante y son esenciales para lograr aumentar estas coberturas”, defendía.

Planificación de la campaña de vacunación

Asimismo, la planificación de la campaña de vacunación entre todos los agentes ha sido clave en el hemisferio sur. La vacunación empezó unas semanas antes y se alargó en el tiempo para evitar aglomeraciones. En ningún caso se recomienda empezar la campaña de vacunación antes de octubre-noviembre porque los efectos duran cuatro meses.

“Los expertos insisten en que adelantar la campaña puede no ser bueno. Lo óptimo es diseñar bien la campaña antigripal para tener la convicción de que la inmunidad que genera la vacuna se mantenga durante un tiempo suficiente para que sea eficiente en la población“, puntualizaba Eiros. La cobertura vacunal ha caído 10 puntos porcentuales en la última década, especialmente en la población mayor de 65 años.

”Lo importante es garantizar las coberturas para que sean homogéneas y sean acorde con las expectativas”, continuaba Euros, “Asimismo, es importante que las compañías garanticen las coberturas reales de vacunación cuando empiece la actividad gripal”, añadía.