Premios BiC

Nunca la sanidad impactó de una manera más directa y considerable en la economía. Y lo hace tanto de forma directa como indirecta. En los gastos directos ya tenemos una cifra: 34.000 millones de euros. Por un lado los gastos derivados de la atención, de los equipamientos, del personal o del material sanitario para hacer frente a la Covid-19 en España. Por otro , el IVA al 0% temporal en el material sanitario adquirido.

En una economía que explica el PIB, los gastos de la Covid-19 ya son una enfermedad financiera que hunde la economía en 2020 y causará la COPIB-20 que se extenderá a 2021. El gasto para hacer frente a la pandemia de la Covid-19 costará en España el 2,75 del PIB en 2020. La Comisión Europea ha publicado sus datos de previsión económica para el area de la UE. Bajo “supuestos benignos” se espera que la economía se contraiga un 7,4% en este año. Por comparación, la crisis financiera de 2009 contrajo la economía un 4,5%

El parón de la economía no tiene nada que ver con el pánico descrito en las crisis sanitarias precedentes (SARS, MERS, Ébola…). La economía se ha parado de forma real.

Pero sabemos que hay muchos costes indirectos difíciles de concretar ahora, pero que se verán reflejados en la bajada del PIB. El parón de la economía no tiene nada que ver con el pánico descrito en las crisis sanitarias precedentes (SARS, MERS, Ébola…). La economía se ha parado de forma real, porque esta epidemia ha confinado a la sociedad, y con ella a la actividad económica, de la mayor parte de las economías del G20.

La curva económica en España

Este “shock económico sin precedentes” como lo calificó la ministra de Hacienda, Maria Jesús Montero, cursará con una “V asimétrica” bajando un 9,2% el PIB en 2020 y creciendo en 2021 un 6,8%. En el camino nos dejaremos un 2,4% del PIB. Esta es la situación actual, y todo es susceptible (es un riesgo, sin duda) de cambiar a peor. Pero creo que se han tomado las medidas adecuadas y el sistema sanitario está preparado para una precoz (esta vez sí) identificación de un rebrote. No debe existir ningún factor perturbador adicional que, de manera abrupta e inesperada, nos sorprenda. Estamos alerta y sabemos cómo evitar algunos errores.

El Gobierno ha explicado las cifras macroeconómicas a día de hoy, y muestran una pérdida de PIB durante 2020-21 de un 2,4%.

Desde los departamentos de salud pública se harán cumplir las recomendaciones, y se estará en estrecho contacto entre las CC.AA.: esto va a funcionar, que nadie lo dude.

Tras el verano tendremos medios a todos los niveles. Materiales de protección personal, tratamiento antiviral para los casos graves (remdesivir) y las medidas de anticipación y prevención extendidas entre las empresas, centros sanitarios y eventos multitudinarios. Desde los departamentos de salud pública se harán cumplir las recomendaciones, y se estará en estrecho contacto entre las CC.AA. La sociedad ya sabe a lo que nos enfrentamos y tenemos la capacidad de reaccionar ante una nueva ola o rebrote. Esto va a funcionar, que nadie lo dude.

La sociedad ya sabe a lo que nos enfrentamos y tenemos la capacidad de reaccionar ante una nueva ola o rebrote.

En todo caso, debemos ser conscientes de que este virus “no se va a ir pronto” como asegura Andrea Ammon, directora del ECDC. Los elementos para prevenir una pandemia siguen siendo los mismos que aseguran los expertos: Distanciamiento social, diagnóstico (test) y aislar a los infectados.

Evitar la confusión con la gripe común

Cierto es que la medida más relevante, la vacunación contra la Covid-19, tardará algo más. Pero podemos vacunarnos contra la gripe común de manera más numerosa y evitar la confusión que hemos tenido en enero y febrero con lo que creíamos que era la gripe común, y con alta probabilidad se trataba de los primeros casos de Covid-19. Será importante no frenar los planes de vacunación que incrementen otras infecciones inmunoprevenibles.

 Estamos preparados y advertidos, y aunque venga la segunda ola de SARS-CoV-2, la curva de aprendizaje de los sistemas sanitarios en España es una realidad. Estamos a la cabeza del mundo en experiencia en gestionar el colapso sanitario, pero también en cómo salir rápido del mismo. Sí, nos han faltado medios y previsión como a todos los países. Pero no vamos a tropezar dos veces con la misma piedra. No en esta ocasión.