“Se necesitan incentivos para invertir en I+D; la necesidad es urgente y el desarrollo de nuevos antibióticos, muy lento”

EG entrevista a Ramón Villamarín, director general de Shionogi en España

455

Las resistencias antimicrobianas (RAM), junto con la escasa producción de antibióticos por su escasa rentabilidad, son importantes retos para la industria. Y Shionogi es una compañía muy enfocada a abordar dichos desafíos. Así, EG entrevista a su director general en España, Ramón Villamarín, quien destaca la necesidad de incentivar a la industria para poder fomentar el desarrollo de nuevos antibióticos eficaces.

Pregunta. ¿Por qué es tan importante hacer frente a las bacterias más resistentes y difíciles de tratar como son las gram-negativas?

Respuesta. La resistencia a los antibióticos es uno de los grandes peligros a los que nos enfrentamos como sociedad, habiendo sido bautizada por la Organización Mundial de la Salud como la “pandemia silenciosa”. Cada año, en Europa, 33.000 personas fallecen de infecciones hospitalarias causadas por estas bacterias. Y en España se estima que se producen 3.000 muertes y 4 millones de personas padecen infecciones graves por la RAM. La mayoría de estas infecciones están causadas por bacterias gram-negativas, considerándose algunas de ellas patógenos de prioridad crítica según la OMS.

No podemos olvidar que los antibióticos son la columna vertebral de los sistemas sanitarios modernos y sin antibióticos efectivos para el tratamiento de infecciones resistentes, los procedimientos médicos de rutina como un parto o una cirugía podrían volverse muy complicados. Si no se toman medidas contra la RAM, se estima que para 2050 causarán 10 millones de muertes al año en el mundo, una cifra mayor que la del cáncer.

“Los antibióticos son la columna vertebral de los sistemas sanitarios modernos”

P. ¿Cuál es el pipeline de Shionogi en el área de antiinfecciosos?

R. Shionogi es una compañía que se fundó en Japón en el año 1878 y en 1959 comenzó una amplia historia de innovación en el área de las enfermedades infecciosas con el descubrimiento de sulfametoxazol. A lo largo de estos años, hemos lanzado al mercado distintos antibióticos tipo cefalosporinas, carbapenemes y sulfonamidas y más recientemente la compañía ha puesto todos sus esfuerzos en abordar el problema de la COVID-19, con un antiviral ya comercializado en Japón y una vacuna para tratar el virus, entre otros.

Además de investigación propia en nuestro laboratorio en Osaka, también trabajamos con otras compañías farmacéuticas para abordar la investigación y la comercialización en esta y otras áreas terapéuticas, pero especialmente en enfermedades infecciosas. Junto con ViiV Healthcare, se han producido dos de los medicamentos con mayor peso terapéutico contra el VIH, y el año pasado comenzamos una colaboración estratégica con F2G Ldt, que nos otorgaba derechos en Europa, Oriente Medio y África para el desarrollo y la comercialización de un antifúngico.

P. ¿Está trabajando Shionogi en otros antibióticos u otras innovaciones frente a la RAM?

R. Desde la compañía, además de invertir en I+D, colaboramos con otras empresas para promover la innovación y aumentar nuestro pipeline de antimicrobianos. En este sentido, recientemente hemos adquirido Qpex Biopharma, Inc., una farmacéutica privada con experiencia en investigación y desarrollo de antimicrobianos. Esta adquisición abre las puertas a un nuevo inhibidor de ß-lactamasa en investigación con un amplio espectro, enfocado en infecciones causadas por bacterias gramnegativas resistentes a los antibióticos β-lactámicos.

“Colaboramos con otras empresas para promover la innovación y aumentar nuestro pipiline de antimicrobianos”

P. ¿Cuál es el plan estratégico de la compañía para combatir las RAM?

R. En primer lugar, estamos comprometidos con el desarrollo y comercialización de antibióticos, y nos encontramos entre las cinco principales empresas que invierten en I+D según el Informe AMR Benchmark. Además de esta inversión desde el punto de vista de investigación, apoyamos y firmamos la Declaración de Davos haciendo un llamamiento a la acción colectiva para crear un mercado sostenible y previsible de antibióticos, vacunas y medios de diagnóstico.

Podemos decir que la RAM es una crisis mundial y necesita de colaboraciones globales y conjuntas. En este sentido, colaboramos con organizaciones como la Asociación Mundial para la Investigación y el Desarrollo de Antibióticos (GARDP) y la Iniciativa Clinton de Acceso a la Salud (CHAI) con el objetivo conjunto no sólo de mejorar, sino también de acelerar el acceso a antibióticos más nuevos para países de renta baja y media.

También patrocinamos y contribuimos al proyecto Vivli AMR Register en la que se permite el acceso a los datos sobre nuestros antibióticos y promueve la transparencia en el intercambio de datos RAM. Asimismo, para reducir el uso excesivo de antibióticos y promover la comercialización de tratamientos que cubren las necesidades terapéuticas, hemos llegado a acuerdos históricos en países europeos que rompen los vínculos entre los pagos recibidos y el número de antibióticos prescritos, como el modelo de financiación “por suscripción” de Reino Unido o las licitaciones no competitivas de Suecia.

Por último, participamos en numerosos foros y campañas de concienciación contra la AMR, como en el Foro Europeo de la Salud de Gastein de este año, junto con CARB-X, o la cofinanciación de la serie tipo documental producido por BBC StoryWorks, ‘Race Against Resistance: The Life and Death Struggle to Save Antibiotics’.

En España, además de realizar diversas campañas de concienciación, hemos esponsorizado y apoyado junto a la SEIMC (Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología), SEMICYUC (Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias), SEFH (Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria) y SEIQ (Sociedad Española de Investigaciones Quirúrgicas) la iniciativa GMARA (Grupo Multidisciplinar para el Abordaje de las Resistencias Antimicrobianas). Consiste en un Panel de Expertos Multidisciplinar de clínicos y gestores de sanidad que tiene impacto en el control de las resistencias, ofreciendo una visión global sobre los mecanismos a implementar en España para abordar el problema de la AMR. Como resultado han desarrollado un decálogo de 10 prioridades o “llamadas a la acción”.

P. Actualmente, la RAM es una de las prioridades de la Unión Europea y la revisión de la legislación farmacéutica europea incluirá incentivos para desarrollar nuevos antibióticos. ¿Será suficiente para paliar los actuales problemas de escasez?

R. Lamentablemente, en los últimos años muchas compañías farmacéuticas han ido abandonado la I+D de antimicrobianos ya que la rentabilidad no es la misma que en otras áreas terapéuticas, agravando tremendamente el problema de la RAM. Se necesitan incentivos financieros que permitan a las empresas invertir en I+D y mayores facilidades de entrada al mercado. Estos nuevos incentivos son atractivos y suponen un avance en el intento de concienciar y fomentar el desarrollo de nuevas terapias. Sin embargo, la necesidad es urgente y el desarrollo de nuevos antibióticos está siendo muy lento.

P. ¿Qué desafíos emergentes se presentan en este campo y cómo podemos anticiparnos para hacerles frente?

R. El mayor desafío al que nos enfrentamos es la urgente necesidad de nuevos tratamientos antimicrobianos. La I+D de nuevos antibióticos esta “estancado”, según la OMS, desde 2017 se han aprobado únicamente 12 antibióticos por parte de la EMA en Europa y de la FDA en Estados Unidos.

La RAM es un problema mundial y necesita cooperación y coordinación entre gobiernos, empresas, organizaciones e industria siendo necesario para implementar medidas efectivas contra esta amenaza. Todos somos vulnerables en esta “pandemia silenciosa” y la sociedad también tiene un papel importante. Además, la educación de los usuarios es primordial, son necesarias campañas de concienciación adecuadas a todo tipo de público para sensibilizar acerca de la importancia de las resistencias, los peligros que conlleva y las medidas que debemos adoptar para enfrentarnos a ella.