Controlar la pandemia

El ámbito sanitario considera mayoritariamente que añadir puntos complementarios a los centros de salud, como serían las oficinas de farmacia, para vacunar frente a la gripe en la inminente campaña que arranca en octubre mejoraría las bajas tasas de cobertura poblacional.

Con motivo de la solicitud presentada esta semana por el Consejo General de Farmacéuticos para que se habilite “con urgencia” la “aplicación” de la vacuna frente a gripe en farmacias —en la primera temporada en la coincidirá con la COVID-19—, la publicación Gaceta Médica difundió una encuesta en sus redes sociales en la que 8 de cada 10 participantes (79 por ciento) consideraron beneficiosa esta opción para mejorar y/o alcanzar los objetivos fijados para esta campaña. Cabe recordar que el Ministerio de Sanidad ha fijado estos objetivos en inmunizar entre un 60 y un 75 por ciento de la población, según el respectivo colectivo y/o grupo de riesgo.

La opinión positiva mayoritaria respecto a la inclusión de las farmacias como puntos complementarios para inmunizar frente a gripe que han manifestado de forma particular los participantes en esta encuesta coincide con el parecer oficial ya planteado por diversas sociedades médicas y epidemiólogos.

Además de la gripe, “más coordinación” con AP

La propuesta de vacunar frente a gripe en farmacias formaba parte de una batería de medidas “urgentes” planteadas por el CGCOF para aprovechar el potencial de la red de 22.000 farmacias en al lucha contra la COVID-19 y ante la “preocupante situación sanitaria” que vive España con el aumento de contagios. De forma paralela, EG también preguntó a sus seguidores en redes sociales cuál de las propuestas planteadas por el CGCOF consideraban más “prioritaria” implantar.

Los resultados reflejan que los participantes consideran prioritario que las Administraciones impulsen y faciliten una mayor coordinación entre las farmacias y el resto de estructuras de Atención Primaria en la lucha contra la pandemia (64,6 por ciento de los votos), seguido de la realización de test rápidos de COVID-19 en boticas (18,8 por ciento), vacunar frente a gripe (10,4 por ciento) y formar parte de los equipos de rastreadores (6,3 por ciento).