López-Casasnovas a EG: la evaluación económica debe ser “estructurada y robusta”.

138

El prestigioso economista da una lección de objetividad y sentido común en materia de evaluación económica de medicamentos y responde con claridad a la necesidad de un HispaNICE, frente a otras propuestas.

Se trata probablemente, del economista más respetado en materia sanitaria que tenemos en España. Director y fundador del prestigioso CRES (Centro de Investigación en Economía de la Salud) que ha situado a la Universidad Pompeu Fabra en lo alto del prestigio en economía de la salud.

El Ministerio de Sanidad, la Generalitat o el Banco de España han contado con su consejo. Guillem López Casasnovas habla con la claridad de las personas que conocen en profundidad la sanidad y sus aspectos económicos.

Evaluaciones independientes

Con la elegancia de su respuesta a las preguntas de EG afirma, sin complejos, que un funcionario no puede ser el único “independiente” en sus decisiones de evaluación económica de medicamentos. Y recuerda lo obvio: sin estructura y conocimiento no se puede evaluar de manera “coherente”.

“Es uno de los promotores de la idea de un HispaNICE que, efectivamente, lleva tiempo proclamando, mucho antes de que se anunciara la nueva evaluación económica del ministerio”

Es uno de los promotores de la idea de un HispaNICE que, efectivamente, lleva tiempo proclamando, mucho antes de que se anunciara la nueva evaluación económica del ministerio a incorporar en los IPTs. Pero es muy claro al respecto: La propuesta del ministerio “no responde” a las necesidades del sistema.

Génesis

López-Casasnovas resulta aún más claro cuando se le pregunta sobre el grupo Génesis de la SEFH: “Un grupo a considerar, pero no agotan los conocimientos sobre la materia”. Nadie puede sentirse aludido de forma negativa porque un profesor de economía recuerde que hay más conocimiento que le es ajeno a un grupo como Génesis.

Sí, la metodología que utiliza en sus evaluaciones, tal y como recuerdan desde el propio grupo Génesis, es la RAND/UCLA. Pero eso no es el saber universal en economía de la salud. La “robustez y estructura” a la que hace mención el economista se da más en modelos como el NICE.

¿Debería España resignarse a hacer la evaluación económica de los medicamentos sin tener presente el máximo conocimiento posible y no tender a “agotarlo”?

El conocimiento en evaluación

Evaluar un nuevo medicamento afecta al presupuesto de la sanidad, el principal gasto o inversión de las CC.AA. Los nuevos medicamentos deben ser evaluados para decidir su aportación y su valor. Y para hacerlo no sirven metodologías que no tiendan a reunir el máximo de conocimiento, expertise y capacidad.   ¿Es este el modelo presentado por el ministerio de sanidad? Si reconocemos que es un modelo mejorable, no tenemos alternativa: hagámoslo.

Se trata de una tarea demasiado relevante para nuestra sanidad como para no querer realizarla con un sobresaliente, en lugar de buscar un simple aprobado.

Los que reclaman un nuevo organismo y aprovechar el momento para impulsar la evaluación en España ya no son sólo expertos y expertas en distintas materias como economistas, médicos o farmacéuticos. Las sociedades científicas, a través de FACME que las aglutina, se han sumado a la petición de realizar una evaluación económica en España con más transparencia.

“Cuando la politica sanitaria se convierte en ideología, los extremos aparecen. Y la sanidad es todo menos extrema”

“Un debate político empobrecido”

La visión de López Casasnovas sobre todas las tareas a reorganizar es concreta: desde los resultados en salud, costes y precios, hasta definir protocolos, salud pública…el campo de responsabilidades y necesidades bien justifica un AIREF sanitario. Pero avisa que es necesario sacar estas decisiones de un “debate político empobrecido”.

No puedo estar más de acuerdo. Cuando la politica sanitaria se convierte en ideología, los extremos aparecen. Y la sanidad es todo menos extrema: es coherente, es cercana, es solidaria y es objetiva. Y es imprescindible hacer caso a todos los que componen nuestra sanidad, y hacerlo con el conocimiento científico técnico adecuado.

Una oportunidad para España

La oportunidad que se presenta ahora es crear una estructura solvente y dotada de recursos y medios. Esto alejará el fantasma de un parche en la necesaria revisión de nuestro sistema de evaluación económica. Eso sí que sería uno hito en 2021 para España. Sería fácil que una nueva entidad evaluadora se convirtiera, por prestigio y transparencia, en una de las joyas de la Corona.