España necesita una nueva evaluación de medicamentos

603

La reforma de la evaluación de medicamentos en España se ha convertido en un clamor sanitario. Un grupo transversal de más 300 expertos y expertas del sector sanitario público, entorno académico, entidades privadas y expertos en gestión sanitaria son los firmantes de un manifiesto que no tiene precedentes en nuestro país. Se trata de personas con una trayectoria y reconocimiento en evaluación y gestión incuestionable. Son firmantes del manifiesto a título personal, no se amparan tras las siglas de ninguna entidad. Se trata de una reflexión objetiva en sus planteamientos, aunque utiliza un lenguaje contundente que no ahorra calificativos.

“Los firmantes hablan de la debilidad de nuestro actual modelo de evaluación económica”

Los firmantes hablan de la debilidad de nuestro actual modelo de evaluación por su “arbitrariedad en la toma de decisiones”. Un nuevo modelo llamado “Revalmed” fue presentado recientemente por el ministerio de sanidad a cargo de la Directora General, Patricia Lacruz.

Una nueva Agencia Independiente

El grupo del manfiesto afirma que la evaluación de medicamentos debería estar en la base de cualquier decisión. Pero no siendo un problema “nuevo” el camino emprendido por el actual ejecutivo presenta fisuras. El grupo exige que sea una Agencia Evaluadora que complete las competencias científicas de la actual Aemps. Una Agencia para la Evaluación Económica con personal competente y cualificado. El manifiesto habla de una “imperiosa necesidad” y propone el modelo tipo “hispaNICE” en alusión al National Institute for Health and Clinical Excellence de Reino Unido.

“Solicitan los firmantes que se pida ayuda la Comisión Europea para su financiación, en el programa llamado Next Generation EU”

Dada la complejidad y coste de un organismo de estas características, solicitan los firmantes que se pida ayuda la Comisión Europea para su financiación, en el programa llamado Next Generation EU que el Consejo de Europa ha puesto en marcha. El fondo está destinado a facilitar una recuperación sostenible y a apoyar la inversión y las reformas. ¿Qué reforma farmacéutica puede ser más importante que la evaluación de medicamentos?

“¿Qué reforma farmacéutica puede ser más importante que la evaluación de medicamentos?”

El manifiesto insiste en una idea básica: que el organismo que realice la evaluación económica debe ser autónomo e independiente, como lo es la AiREF (Autoridad independiente de Responsabilidad Fiscal) en economía.

Dos agencias: Salud Pública y Evaluación Económica

A esta petición de los firmantes de “imperiosa necesidad”, se une la decisión del Congreso de crear una Agencia de Salud Pública, tal y como se acordó en la Comisión para la Reconstrucción. De esta Agencia aún no se sabe nada.

“Se puede afirmar que estas dos agencias son los organismos sanitarios que España necesita con más urgencia”

Con seguridad, se puede afirmar que estas dos agencias son los organismos sanitarios que España necesita con más urgencia para estar a la altura de los países de referencia en la UE.

Modelos de colaboración

Son muchos los ejemplos de colaboración entre clínicos e investigadores en evaluación económica. Y son muchos los ejemplos del trabajo transversal de estos equipos. España tiene muchos ejemplos. Desde la Organización Nacional de Trasplantes hasta las colaboraciones del CRES con, entre otros, el Hospital Clínic de Barcelona. El CRES, Grupo de investigación en economía de la salud de la Universidad Pompeu Fabra, colabora con el Hospital Clínic de Barcelona en evaluación económica de medicamentos.

Uno de sus fundadores, Guillem López-Casasnovas, defiende desde hace tiempo un modelo en el que un organismo evalúe con garantías, como el NICE. En una entrevista a EG en mayo de 2017, López-Casasnovas recuerda que el NICE recomienda pero la decisión debe tener una base parlamentaria. La política es la que decide el umbral mínimo de coste para aprobar un medicamento, pero un organismo autónomo y experto, hace su evaluación.

Evidencia científica como base

Resulta ineludible que las decisiones se basen en la evidencia científica, pero el método debe ser riguroso. La metodología de un proceso evaluador no debe basarse en planes de formación rápidos para quienes van a formar parte del mencionado proceso. Los firmantes del manifiesto son conscientes de que un curso no capacita a un especialista hospitalario para participar en la toma de decisiones de evaluación económica, a pesar del rigor metodológico.

“Se precisan reformas de gran calado para garantizar la sanidad pública”

Como aseguran los firmantes, se precisan reformas de gran calado para garantizar la sanidad pública a través de una evaluación económica de medicamentos rigurosa e independiente. Sólo el trabajo en red del conocimiento experto puede acometer esta tarea.

En su escrito no mencionan a la dirección general de cartera común del SNS y Farmacia ni a RevalMed, la recientemente anunciada metodología de evaluación económica del ministerio de sanidad. Pero parece razonable que este nutrido grupo de profesionales quieran un proceso más amplio y multidisciplinar que el que se está planteando.