La respuesta de Europa ante los retrasos en el suministro de vacunas ha sido contundente. La Unión Europea ha decidido imponer a todos los laboratorios farmacéuticos un control sobre sus exportaciones para evitar la fuga de vacunas. Así, como se pudo conocer este jueves, la Comisión Europea adoptará mañana un mecanismo para controlar las exportaciones de vacunas que le permitirá impedir que las compañías exporten dosis a terceros países si no son capaces de cumplir con el reparto prometido a los Estados miembros.

Desde la Unión Europea aseguran que este nuevo mecanismo no busca “bloquear” la exportación de vacunas, sino aportar mayor transparencia en el proceso. “Las empresas tienen que cumplir y honrar sus obligaciones. Por ello, instauraremos un mecanismo de exportación transparente de las vacunas. La UE quiere contribuir en un bien común, pero esto también significa negocios”, aseguraba hace unos días la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, durante el Foro de Davos.

Y es que la UE se ha mostrado muy descontenta ante los retrasos de las dosis pactadas de la vacuna de AstraZeneca. La compañía informaba a principios de semana que llegarían a Europa menos dosis de las acordadas y la comisaria de Salud, Stella Kyriakides, ha dejado claro que no lo pasará por alto. A esto se suma la modificación del calendario de entrega previsto de Pfizer.

 

Notificar exportaciones a terceros países

La UE le “ha adelantado mucho dinero” a la empresa, según ha recordado Von der Leyen. Por ello, la intención es que este mecanismo de control de exportaciones se ponga en marcha “lo antes posible”. “En el futuro, todas las compañías que produzcan vacunas contra la Covid en la UE tendrán la obligación de proporcionar una notificación previa cuando deseen exportar vacunas a terceros países”, ha aseverado Kyriakides tras una reunión de la Comisión con representantes de la farmacéutica AstraZeneca para tratar sobre la problemática de los retrasos de las vacunas.

“La UE, junto con 186 países, conseguirán millones de dosis de vacunas para países de bajos ingresos, porque solo juntos podremos asumir los retos mundiales. Creo que esta nueva forma de cooperación mixta podrá protegernos contra el próximo gran riesgo. Tenemos que aportar innovación y toda la capacidad del sector privado y la visión a largo y plazo y la financiación del sector público”, ha dicho Von der Leyen.

Reacciones a la decisión de la UE

Esta medida no ha convencido del todo a Reino Unido. Nadhim Zahawi, el responsable del plan británico de vacunación contra la COVID-19, considera un “error” responder a los problemas de suministro con restricciones, según informa Reuters.

Zahawi confia en que los fabricantes de las tres vacunas aprobadas para uso británico, Pfizer, AstraZeneca y Moderna, podrán cumplir sus obligaciones de suministro, tanto para Reino Unido como para la UE.

Por el contrario, el ministro alemán de Sanidad, Jens Spahn, sí respaldó las propuestas de la UE de restringir las vacunas que salen del bloque, afirmando que Europa debe tener su “parte justa”. Y la canciller de Alemania, Angela Merkel, ha defendido una distribución “equitativa” de las vacunas. “Debe haber para todos”, ha dicho. 


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…