La botica retoma nuevos recortes: descuentos con genéricos

1370

Durante años la farmacia ha visto mermados sus ingresos con más de veinte medidas que disminuían su margen. El entorno que afecta a los medicamentos de prescripción son el corazón de dichas medidas. La menor llegada de la innovación a la botica se une a la salida de algunos medicamentos del canal farmacia hacia el hospital.

En la actualidad, los medicamentos de prescripción y financiados suponen la mitad, por término medio, de los ingresos de una farmacia, grosso modo. Esta proporción se sitúa en la parte más baja jamás alcanzada en una tendencia irrefrenable: los medicamentos de prescripción ya no sostienen el modelo de farmacia. Los medicamentos con receta son, en su mayoría, financiados con fondos públicos, por lo que son ventas que suponen un balón de oxígeno, que se desinfla cada vez más.

Fomento de genéricos

Sin entrar en otras medidas, incluyendo otros productos sanitarios, la botica ha podido atenuar algo esta merma de ingresos a través de los medicamentos genéricos.

Son baratos y con muchos años de uso y confianza por parte de los médicos. La política de genéricos ha tenido un impulso en los sucesivos Gobiernos de las últimas legislaturas. Los genéricos representan una excelente medida de ahorro y contribuyen a la sostenibilidad del sistema sanitario.

En 2019 el Plan de Fomento de Medicamentos Biosimilares y Genéricos se puso en marcha. Este plan propone ingresar recursos para el estado con la gestión de la compra de los genéricos por parte de la botica.

La botica debe manejar sus stocks y asegurarse de obtener buenos precios, tratando de obtener el mejor margen posible. Estas operaciones deben anotarse y quedar reflejadas de manera mensual. La administración conoce la cuantía de estos descuentos, y ahora quiere su parte.


Compartir beneficios con genéricos

Es cierto que los descuentos que negocia la botica con los genéricos son para la propia farmacia. Se trata de una gestión que realiza el titular o responsable al frente de la farmacia. Supone utilizar dinero propio, gestión eficiente, compra por volumen (asumiendo riesgos) y gestionar el stock.

Dicen desde la administración que el beneficio de esa compra no se traslada al paciente en el PVP, ya que éste permanece inalterado. Pero tampoco se traslada al paciente los beneficios de la compra bien gestionada de material sanitario en hospitales. En este caso, porque es gratis para el usuario. ¿A alguien le preocupa los céntimos que paga el paciente por un genérico? Evidentemente, no es lo que paga el paciente la razón del recorte a la botica. Parece más bien que la administración y Hacienda quieren el beneficio de la botica por esta gestión.

Ya en 2019 el Consejo Asesor para la Financiación de la Prestación Farmacéutica del ministerio de sanidad recordó que los descuentos a los genéricos que realizan las farmacias deberían, al menos, ser compartidos con las que los llevan a cabo: las propias farmacias.

El Estado quiere su parte

Es normal que los Gobiernos traten de obtener los impuestos legítimos que le corresponda para cuadrar sus cuentas y presupuestos. Aunque la ciudadanía se queja de una voracidad recaudatoria general, y la botica no se libra. Pero la botica debe ser vista como un todo: la administración pública debe analizar su situación financiera global antes de entrar en pedirle que comparta sus beneficios con la gestión de los genéricos.

Antes de que pinche el balón de oxígeno de las farmacias “medias” al recortarles aún más los márgenes. Alguien se ha dado cuenta de lo peligroso de esta medida para algunas farmacias. Al menos, han sacado de esta anunciada medida a las más pobres, las de viabilidad económica comprometida (VEC). Las VEC estarían exentas de devolver los descuentos de los genéricos porque no podrían pagarlos, sencillamente.


Otra devolución de ingresos: el RD 5/2000

Tras varios años con vaivenes en la política de descuentos que ofertan los genéricos, el asunto de los descuentos por genéricos vuelve a aparecer en escena en 2021, mientras avanza el plan de vacunación frente a la COVID-19. El Gobierno recupera un plan de acción para quedarse con el margen de los descuentos a los genéricos, con el sistema de salud y el ciudadano como supuestos beneficiarios. La falta de una visión financiera global de la farmacia olvida también el RD 5/2000. A la farmacia, en una situación de crisis temporal, se le exigió devolver una parte de los ingresos por medicamentos con cargo a fondos públicos. Y aquí seguimos.