2021: el año en el que las compañías consiguieron relanzar su I+D tras la COVID-19

En 2021 el inicio de ensayos clínicos aumentó un 14%, con un total de 5.500 nuevos ensayos planificados

125

Los meses más duros de la pandemia de la COVID-19 impactaron de forma directa en la puesta en marcha de nuevos ensayos clínicos, pero en 2021 las compañías farmacéuticas han conseguido relanzar su actividad de I+D, retomando con más fuerza si cabe su actividad investigadora a nivel mundial. Así se desprende del informe Global Trends in R&D 2022, publicado por la consultora IQVIA. Este apunta a un aumento del 14% en la puesta en marcha de ensayos clínicos. En concreto, el pasado año se planificaron más de 5.500 ensayos, que contrastan con los 4.800 iniciados durante 2020, año del inicio de la pandemia.

Y es que, aunque el inicio de estos ensayos disminuyesen de forma significativa durante los primeros meses de 2020, desde junio de ese año y hasta 2021 estos lograron retomar el crecimiento, alcanzando niveles más altos de los registrados en 2019. Una cifra que se entiende ante el esfuerzo realizado por las compañías para investigar tratamientos y vacunas para tratar la COVID-19. Y es que el impacto sanitario, económico y social de la pandemia generó una urgencia investigadora que se traduce a día de hoy en una cifra llamativa: existen 135 vacunas en fase de desarrollo o cuyo lanzamiento está previsto; y ya son 31 las aprobadas en todo el mundo.

Más de dos millones de pacientes reclutados

El aumento del número de ensayos ha impulsado de forma directa en el reclutamiento de pacientes para los mismos. Y es que en 2021 los pacientes reclutados han superado los dos millones. Un aumento que no se ve únicamente impulsados por la COVID-19; los nuevos ensayos en oncología en 2021 reclutaron a casi 300.000 pacientes, frente a los 150.000 de hace una década.

Precisamente el área oncológica es una de las que mayor impulso ha tenido en lo referente al inicio de ensayos clínicos. En 2021 han sido más de 2.000 los estudios iniciados en esta área, un 70% más que en 2015, la mayoría de ellos centrados en indicaciones de cánceres raros.

Más de 1.500 ensayos usan biomarcadores predictivos

El informe de IQVIA muestra también como los biomarcadores son ya una realidad en la I+D en oncología, pues más de 1.500 ensayos iniciales usan biomarcadores predictivos. Esta tendencia en la investigación oncológica explica la urgente necesidad de incorporar estos biomarcadores en la cartera de servicios de los sistemas nacionales de salud, una petición realizada de forma constante por la totalidad de las sociedades científicas oncológicas y que se ha puesto de manifiesto a través de la iniciativa Cancer Now.

Actualmente son más de 2.100 las moléculas en distintas fases de desarrollo en el área de oncología a nivel global. Destaca el desarrollo de innovaciones para cánceres raros, que representan el 42% de la cartera oncológica mundial. Se trata de innovaciones dirigidas a grupos de pacientes muy reducidos y que en una gran parte se relacionan con mutaciones genéticas u otros biomarcadores. Esto, tal y como asegura la consultora, refuerza la necesidad de promover el uso de diagnósticos complementarios para brindar un tratamiento más preciso y efectivo.