Premios BiC

El Consejo de Ministros ha aprobado el Real Decreto que establece la estructura orgánica básica de los ministerios. Esta norma incluye la creación, en un plazo máximo de tres meses, de un órgano de coordinación entre Ciencia y Universidades.

Este órgano, similar al que ya existe entre Sanidad y Ciencia en relación al Instituto de Salud Carlos III, contará con participación paritaria de ambos ministerios y garantizará el funcionamiento cohesionado de la Administración en materia de investigación universitaria.

El mensaje del Gobierno está especialmente dirigido a la comunidad científica y académica, muy crítica con la decisión del Ejecutivo de sacar Universidades de la órbita de Ciencia. Entre las preocupaciones trasladadas, destaca la idea de que, si se fragmentan las competencias, se fragmentarán los recursos, lo que podría suponer “décadas de estancamiento” para la investigación.

El ministro de Ciencia, Pedro Duque, en una foto de archivo.

El mecanismo de coordinación entre Ciencia y Universidades aprobado por el Consejo de Ministros “reafirma la idea que los ministros Pedro Duque y Manuel Castells han trasladado desde su toma de posesión, en la que ambos subrayaron la necesidad de actuar como un único actor a la hora de poner en marcha los cambios que la comunidad científica y universitaria necesita”, aseguran desde el Ministerio de Ciencia.

El cuerpo del nuevo gobierno

El Real Decreto aprobado por el Consejo de Ministros da cuerpo a los 22 ministerios que componen el nuevo gobierno. Con él, el Ejecutivo “pretende comenzar sin demora y con  celeridad” las tareas y proyectos que cada departamento tiene en mente desarrollar, ha señalado la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero.

Este texto está regido, ha continuado, por la idea de la “racionalidad de la administración pública” y la “eficiencia” en el desarrollo de las tareas. “Se han creado solo los departamentos que se ha creído que son absolutamente necesarios”, ha continuado Montero.

Posteriormente, cada ministerio tendrá que aprobar un Real Decreto específico de su propia estructura, en particular aquellos que han sufrido una “remodelación más profunda”, ha señalado la portavoz.