Controlar el VIH no sería lo mismo sin la triple terapia, introducida en 1996. Gracias a la administración de tres medicamentos, se ha transformado la vida de los pacientes al pasar de considerarse como una enfermedad mortal a otra crónica pero manejable. Es algo que ha supuesto un gran avance y que sirve para combatir una enfermedad de la que se registran más de 3.000 nuevos casos al año en España.

Así, se ha presentado hoy un nuevo proyecto multidisciplinar denominado MoVIHmiento RET, en el que se analizará cuáles deben ser los parámetros a tener en cuenta para garantizar el éxito terapéutico en los pacientes con sida. “Hasta ahora, el control virológico ha sido el que ha marcado el éxito y control del VIH; aunque es un indicador fundamental, hay otros relacionados con la salud global del paciente que también hay que tener en cuenta”, ha añadido Amaya Echevarría, Executive Director de la Unidad de Negocio de VIH de Gilead España.

“Cuando se introdujo el tratamiento antirretroviral cayeron las muertes a nivel mundial”, ha asegurado hoy Santiago Moreno, doctor del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, en un acto organizado por Gilead. “Hemos conseguido cuotas de excelencia óptimas” según Moreno y el doctor Josep María Llibre, del Hospital Universitario Germans Trias i Pujol de Badalona, lo ha confirmado: “Hay cerca de un cien por cien de eficacia”.

“No perdonamos un medicamento que no sea potente, seguro, tolerable y de fácil cumplimiento”, ha explicado Moreno. Además, Llibre ha resaltado que se trata de una enfermedad muy rigurosa en cuanto al control. Por tanto, es muy importante evitar la aparición de resistencias y mantener la eficacia a lo largo del tiempo (durante años).  

De izq. a dcha.: Josep María Llibre, María José Fuster, Amaya Echevarría y Santiago Moreno

Logros de la triple terapia

¿Qué pueden esperar los pacientes? Con la triple terapia se ha logrado, según Moreno, lo siguiente:

-Una eficacia duradera a largo plazo.

-Una alta barrera genética a resistencias.

-Un perfil de seguridad favorable, pues hay ensayos clínicos controlados en los que la tasa de suspensiones por toxicidad es cero.

-Simplicidad de STR (Single Tablet Regimen), ya que “no hay razón para que los pacientes tomen una pastilla al día” y no importa si se toma con o sin agua, en ayunas o con el estómago lleno, por la mañana o por la noche…

-Reducción de la inflamación y activación inmune.

-Impacto positivo sobre la mortalidad relacionada con el VIH.

-Uso en pacientes con alta carga viral y/o bajo recuento de CD4

Mejora de la calidad de vida

Una vez conseguido el conocido como triple objetivo de 90-90-90 de ONUSIDA, Moreno ha insistido en que hay que ir más allá y alcanzar el “cuarto 90”, esto es, mejorar la calidad de vida de las personas que viven con VIH.

Llibre ha indicado que hoy en día, “más de 50 por ciento de las personas infectadas tiene más de 50 años y una expectativa de vida elevada” y ha explicado que uno de los retos está en cómo los TAR interactúan con otras medicaciones que tendrán que tomar en el futuro y minimizar los efectos adversos que puedan afectar a su calidad de vida a largo plazo. ¿Síntomas más comunes? La doctora María José Fuster, de Seiseda, ha explicado que son la fatiga, tristeza, ansiedad o insomnio, aunque también pueden aparecer problemas gastrointestinales o dolores musculares.

Fuster ha comentado que, en general, la calidad de vida de personas con VIH en España está calificada con un notable bajo. Aunque sí tenemos mejor puntuación en cuanto a salud física, falta mejorar las relaciones sociales y los recursos económicos.

A pesar de los esfuerzos de médicos y profesionales por tratar a personas con VIH, aún queda mucho por hacer y trabajar para acabar con los estigmas relacionados con esta enfermedad. Fuster asegura que solo el 4,7 por ciento de personas con VIH hablan abiertamente de ello y que el 60 por ciento dicen que lo sabe solo personas muy cercanas a ellos.