PP y PSOE instan a un pacto de Estado en salud mental a Sanidad

13561

Los grupos parlamentarios popular y socialista han votado a favor de una proposición No de ley (PNL) instando al ministerio de sanidad que dirige Mónica García (Sumar) a un pacto de Estado por la salud mental. La PNL ha estado presentada por el Grupo Socialista (proponente) y ha salido adelante a través de una transaccional del grupo Popular y ERC. Por su lado, la formación independentista Junts ha optado por rechazar la propuesta porque la salud mental ya tiene su “plan catalán”, ha afirmado su representante.

El texto de la PNL incluye la alusión a los determinantes sociales de salud y su relación con la salud mental. En este sentido, las desigualdades sociales, económicas o de género juegan un importante papel.

La propuesta aprobada incluye la puesta en marcha de una subcomisión de salud mental en el seno de la comisión de sanidad en el Congreso.

Se sabe que la aritmética parlamentaria va a condicionar la legislatura y ofrecer muchas combinaciones posibles para avanzar con iniciativas parlamentarias y normas. Que el Gobierno de Coalición Psoe-Sumar consiga el apoyo del Grupo Popular proporciona una mayoría holgada alcanzando hasta los 296 votos favorables, en esta ocasión.

Podemos en contra

Quizás con la esperanza de tener su cuota de visibilidad, Podemos ya en el grupo Mixto, ha destacado que irá por su cuenta y propondrá su propia ley de salud mental. Con sus 5 diputados esta afirmación sólo muestra su imperiosa necesidad de hacerse notar, con el argumento que sea preciso.

La portavoz socialista de sanidad en el Congreso, Carmen Castilla, ha indicado que “el suicidio es la primera causa de muerte entre los jóvenes” por lo que concluye que estamos ante un asunto de relevancia “que requiere de un pacto de Estado“.

Congreso y sanidad

Resulta alentador que los primeros pasos en materia sanitaria en el Congreso incluyan la posibilidad de un pacto de Estado. Otras formaciones han rechazado la propuesta o se han abstenido por distintas razones poco consistentes.

Una propuesta de pacto de Estado no puede ser objeto de duda por parte de nadie en cuanto a su beneficio. Un pacto de Estado permite contar con el apoyo y compromiso de diferentes fuerzas políticas y sociales, permitiendo adoptar medidas más efectivas y sostenibles para abordar los desafíos de la salu mental.

Sin embargo, la efectividad de este pacto dependerá de la voluntad y la capacidad de las partes involucradas para cumplir con los compromisos que se asuman. Estamos tan sólo al principio de la idea, un primer paso, pero que ya es un hito en los tiempos que corren.

Las familias de las personas afectadas por la enfermedad mental y sus consecuencias saben ahora qué formaciones han pasado de largo de la propuesta de un pacto de Estado, y han mirado a otro lado con argumentos poco convincentes.

La coalición de Gobierno de PSOE y Sumar y el principal partido del Congreso y la oposición, el grupo Popular, han dado muestra de seriedad en esta ocasión aportando sus visiones y posturas para que la PNL salga adelante. Es una buena noticia para la sociedad, para los sistemas sanitarios y para los especialistas en psiquiatría y en medicina de familia que afrontan cada día las consecuencias de la ausencia de la adecuada salud mental en sus pacientes.

Ahora esperamos que se comience a trabajar por dicho Pacto y que el ministerio de sanidad muestre su capacidad de diálogo, la misma que ha puesto como una de las prioridades de la presente legislatura.