Apuesta general por la salud mental como parte de las acciones para la “reconstrucción”

108
Premios BiC

La pandemia y el aislamiento han evidenciado la importancia de la dimensión psicológica y social para la salud. El ministro Salvador Illa ha destacado, en su última comparecencia en la comisión del sanidad del Congreso, este hecho y ha anunciado distintas medidas.

Entre las medidas anunciadas se incluye la actualización de la estrategia de salud mental. Dicha estrategia incluirá como prioridad el abordaje del suicidio, una demanda que la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP) y la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB) vienen reclamando.

La enfermedad mental más prevalente

La depresíon la sufren en España más de 3 millones de personas que están diagnosticadas. Durante el confinamiento se ha producido un “ensayo”, que algunos califican como el mayor “estudio” psiquiátrico y psicológico jamás realizado.

Hasta comienzos de junio, se habían publicado más de 150 trabajos de investigación sobre depresión y Covid-19, aseguraba Ana González Pinto, presidenta de la SEPB. Sin embargo, es pronto para ver la casuística de suicidios, aseguraba.

Los mensajes de los grupos sin excepción concretan la necesidad de abordar la salud mental como una prioridad

Los documentos que han elaborado las distintas formaciones del Congreso de los diputados,a propósito de la Comisión para la Reconstrucción, no ofrecen dudas. Los mensajes de las sociedades científicas están llegando al parlamento.

Todos los grupos sin excepción (los que han hecho públicos hasta ahora sus conclusiones) concretan la necesidad de abordar la salud mental como una prioridad.

Mención en las conclusiones del grupo de sanidad y salud pública

Los distintos grupos de trabajo bajo el paraguas de la Comisión para la reconstrucción, han comenzado a liberar sus conclusiones.

Las llamadas de atención de las sociedades científicas y distintos expertos y entidades relacionadas han sido escuchados. Los documentos que han elaborado los principales grupos políticos incluyen la salud mental como una de sus prioridades.

El estrés al que ha sometido la pandemia de la Covid-19 al SNS ha impactado también en los profesionales sanitarios. Un desgaste físico y psicológico que la pandemia ha potenciado.

Las menciones de los grupos parlamentarios

El documento de los partidos del Gobierno (Grupos Socialista y Grupo Unidas-Podemos) concreta en su punto 17.4 la necesidad de desarrollar de forma adecuada la salud mental comunitaria.

El Grupo Popular en su punto 60 destaca la necesidad de potenciar la investigación a través del ISCIII y la coordinación del ministerio de sanidad. Menciona varias areas, concretando la salud mental, junto a las patologías de “mayor prevalencia”.

Finalmente, el documento de conclusiones hecho público por el Grupo Ciudadanos va más allá y concreta la necesidad de un plan de salud mental.

Desde el ministerio de sanidad han recordado en boca del ministro en sus comparecencias recientes, que se sigue trabajando en la estrategia de salud mental.

En el punto 39, C’s recuerda que la estrategia de salud mental debe “asegurar una adecuada atención de toda la población”, y concreta la prevención del suicidio. En este sentido menciona la adopción de un Código de Riesgo de Suicidio en todos los centros de salud.