¿Cómo elaborar un botiquín para un verano con COVID-19?

Entre los consejos específicos para este año, se sugiere incluir mascarillas, gel hidroalcohólico o termómetros para controlar la aparición de fiebre

196
Premios Fundamed

A la hora de planificar un viaje de verano, es importante preparar un botiquín. En el caso de este año, es imprescindible incoporar en el mismo material de protección contra la COVID-19. Por ello, la Asociación para el Autocuidado, anefp, ha emitido una serie de recomendaciones que contribuyen en esta labor.

Así, Jaume Pey, director general de anefp, indica que “para evitar posibles rebrotes es necesario no relajar las medidas de protección”. Además, incide en algunas medidas de seguridad básicas como “el uso de mascarillas a partir de los seis años, como mantener una distancia interpersonal de seguridad y el lavado frecuente de manos”.

Preparación del botiquín

Teniendo en cuenta las recomendaciones de las autoridades sanitarias, anefp emite las siguientes sugerencias:

  • Llevar mascarillas para evitar la propagación de la COVID-19. En esta línea recuerdan que son obligatorias para todas las personas mayores de seis años. También, para niños de entre tres y cinco años, en los casos que no se pueda mantener la distancia de un metro y medio.
  • Para la higiene de manos, sobre todo en lugares en los que no se dispone de agua y jabón, es importante contar con gel hidroalcohólico. Asimismo, recuerdan, que una buena higiene de manos es crucial para frenar la propagación del coronavirus.
  • A la hora de curar heridas, cortes y rozaduras, se recomienda poseer material de cura como gasas, esparadrapo, algodón, apósitos, suero fisiológico y antisépticos.
  • Para prevenir mareos, sobre todo al viajar en coche, barco y avión, se recomienda el uso de antieméticos.
  • Con el fin de tratar molestias estomacales leves como acidez, digestiones pesadas, diarrea o estreñimiento, se sugiere incluir antiácidos, antidiarréicos, soluciones de rehidratación oral y laxantes. Y es que estas molestias son más frecuentes con los cambios alimenticios propios de las vacaciones de verano.
  • Se sugiere incluir analgésicos y antipiréticos para aliviar el dolor ocasional y la fiebre, respectivamente. Asimismo, contar con un termómetro para vigiliar la aparición de fiebre es importante al ser este un síntoma de COVID-19.
  • Los repelentes de insectos y antihistamínicos son de gran utlidad, sobre todo, si se va a estar en la naturaleza o destinos exóticos. En estos, las picaduras de insectos y las urticarias por contacto, son más frecuentes.
  • Como cada año, es imprescindible el protector solar. Aquí, es relevante contar con el que se adapte más al fototipo de piel. En los casos en que se vaya a la playa, se puede usar uno que contenga repelente de medusas.

Otros consejos

Desde Anefp también recuerdan la necesidad de incluir en el botiquín de viaje la medicación habitual que se esté tomando. Siguiendo este hilo, Jaume Pey, apunta a la nefcesidad de comprobar la fecha de caducidad de los medicamentos y productos que vamos a incluir en el botiquín.

Por último, en caso de tener dudas a la hora de elaborar este botiquín, desde anefp recomiendan pedir consejo al farmacéutico. Este podrá ofrecer consejos fiables y ayudar en su preparación.


Noticias relacionadas: