Una guía para un mejor abordaje clínico de la desnutrición

Esta nueva herramienta resulta imprescindible para detectar y tratar la desnutrición en pacientes con enfermedades crónicas durante la hospitalización

113

La XIV Reunión de Diabetes, Obesidad y Nutrición que tuvo lugar recientemente en Valencia fue el entorno perfecto para acoger la presentación de la ‘Guía para el abordaje de la desnutrición en las enfermedades más frecuentes en medicina interna. Práctica clínica’, realizada por el Grupo de Trabajo de Diabetes, Obesidad y Nutrición de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), y coordinado por Juana Carretero Gómez del Hospital Comarcal de Zafra (Badajoz). La publicación ha contado con el patrocinio de NESTLÉ HEALTH SCIENCE, líder en nutrición clínica especializada.

El libro cuenta con la aportación de internistas de primera fila como Elena Escudero (Hospital Universitario Infanta Sofía), Enrique Maciá (Hospital Perpetuo Socorro), Alberto Miján (Hospital Universitario de Burgos) y José Pablo Miramontes González (Hospital Clínico Universitario de Valladolid).

A lo largo de siete capítulos, el libro desarrolla contenido de un alto interés práctico y científico para los profesionales de la salud dedicados a la medicina interna que observan en sus consultas, cada vez con mayor frecuencia, cómo la desnutrición es un factor muy relevante en el desarrollo de las enfermedades crónicas de mayor prevalencia en medicina interna.

Con un índice que va desde un abordaje más general hasta situaciones más concretas, esta guía aborda la necesidad del cribado nutricional o la importancia del ejercicio físico, y presenta algoritmos específicos de soporte nutricional en pacientes con desnutrición, en diabetes, en situaciones de insuficiencia cardíaca, para el paciente con ictus, y para pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y con enfermedad renal crónica.

Con un abordaje nutricional adecuado es posible mejorar su pronóstico y evolución

El objetivo principal de esta guía es concienciar sobre cómo afecta la desnutrición a pacientes que sufren enfermedades de visita frecuente en medicina interna y cómo, con un abordaje nutricional adecuado, es posible mejorar su pronóstico y evolución. Se ha realizado de manera práctica y con un elevado rigor científico.

Juana Carretero, coordinadora de este trabajo, considera que “existe la necesidad de educar a los internistas en la correcta nutrición de los pacientes reclamado por ellos en los últimos años” y añade que “parecía relevante que los internistas tuvieran la capacitación de administrar la mejor nutrición a los pacientes” y, sin querer ser expertos, le parece importante “tener las herramientas necesarias para que nuestro paciente esté bien alimentado”. En realidad, desde hace tres años ya se está desarrollando una línea estratégica en este sentido cuyo objetivo “incluye tener en cuenta el abordaje de la salud global del paciente”, según Carretero. José Pablo Miramontes cree que esta guía puede ser útil para unos pacientes “que normalmente tienen muchas patologías con muchas necesidades por cubrir”.

La desnutrición, un problema sanitario latente y en aumento

Una nutrición adecuada es clave en el mantenimiento de la salud. Cada día aumenta la percepción de que la desnutrición es un problema sanitario que va “in crescendo” y al que la sociedad debe enfrentarse por el hecho de que hay personas que no pueden seguir una alimentación convencional porque han perdido la capacidad de ingerir, digerir o absorber los alimentos. Con el paso de los años, debido al proceso de envejecimiento y al aumento de enfermedades crónicas, los pacientes visitan más a menudo al colectivo médico y, también con mayor frecuencia, deben hospitalizarse para tratar sus distintas patologías.

El estudio PREDyCES®, promovido por la Sociedad Española de Nutrición Clínica y Metabolismo (Senpe) y patrocinado por de NESTLÉ HEALTH SCIENCE, llevado a cabo en 32 hospitales de España, concluyó que uno de cada cuatro pacientes ingresados en un hospital está desnutrido y se supera el 37 por ciento en personas mayores de 70 años. Estos datos se han confirmado por estudios realizados específicamente en medicina interna en España.

Por otro lado, según apunta Alberto Miján, el Estudio ENHOLA sobre desnutrición, que codirigió y fue realizado en 12 países de Latinoamérica, con 8.000 pacientes, se obtuvo un resultado muy parecido en cuanto a la alta prevalencia de pacientes desnutridos.

“La nutrición es el primer paso del tratamiento”

Elena Escudero

No es de extrañar que los internistas consideren que la dieta juega un papel clave en el tratamiento. En palabras de Elena Escudero “el internista es un médico que tiene un concepto global, integrador de la patología del paciente. La nutrición es el primer paso del tratamiento”. De hecho, se considera que, por la activa participación del internista a nivel del cuidado holístico del paciente tanto en el entorno hospitalario como en los servicios médicos y quirúrgicos, este especialista no puede quedar indiferente ante la prevalencia de la desnutrición.

Carretero afirma que “el paciente viene desnutrido y se desnutre durante el ingreso en el hospital” y subraya que “es responsabilidad del médico porque tenemos que atender globalmente a nuestro paciente”.

Como comenta Escudero, en situaciones de desnutrición que cursan con disfagia, se tiene que “garantizar una deglución segura y eficaz a los pacientes con problemas de deglución”; es decir, sin riesgo de aspiración (el problema más grave y que puede poner en riesgo la vida del paciente) y conseguir que el paciente coma y beba las cantidades adecuadas para mantener un buen estado general.

Una herramienta útil para detectar y tratar la desnutrición

Los autores de esta guía están de acuerdo en que el uso de la nutrición enteral mejora el estado nutricional y por ende la salud y la calidad de vida de los pacientes que presentan tanto enfermedades agudas como crónicas.

Asimismo, Carretero valora que la prescripción de un soporte nutricional adecuado puede mejorar el pronóstico de los pacientes con patologías tratadas por los internistas disminuyendo los efectos de la desnutrición o, incluso, modificando el desarrollo de las enfermedades.

Según su opinión “es fundamental, por lo tanto, el cribado y diagnóstico precoz de la desnutrición en los pacientes atendidos en medicina interna con el fin de iniciar un tratamiento nutricional adecuado para cada enfermedad, dentro de un plan terapéutico global e integral desde el momento de realizar su diagnóstico.”

Uno de los aspectos en los que esta “Guía para el Abordaje de la Desnutrición en Medicina Interna” hace hincapié es el cribado, tratado en sus dos primeros capítulos.

“El cribado y la valoración nutricional deben formar parte de la evaluación clínica de los pacientes”

Elena Escudero

Su autora, Elena Escudero remarca que “el cribado y la valoración nutricional deberían formar parte de la evaluación clínica de los pacientes” puesto que “los trastornos de la nutrición se acompañan de múltiples complicaciones, como una menor resistencia a las enfermedades infecciosas, un retraso en la cicatrización de las heridas o una prolongación de las estancias hospitalarias”.

En consecuencia, el objetivo válido para cualquiera de las patologías tratadas por el internista será “identificar a los pacientes en riesgo, cuantificar dicho riesgo y plantear una terapia nutricional adecuada”.

Un tratamiento dietético para cada perfil

En los distintos capítulos dedicados a cada una de las patologías prevalentes analizadas, se abordan los distintos perfiles de pacientes. Con frecuencia, el médico internista trata con pacientes, crónicos, pluripatológicos y hospitalizados por reagudización de sus afecciones. Se detallan, además, objetivos del soporte nutricional.

De manera general, el soporte nutrcional que se dispensa al paciente con desnutrición, sea cual sea su patología, debe perseguir un objetivo fundamental: mejorar su salud y su calidad de vida y, naturalmente, conseguir que con intervenciones y estrategias nutricionales alcance un equilibrio nutricional adecuado.

Existen objetivos específicos del soporte nutricional para cada uno de los perfiles:

  • Para el paciente con diabetes mellitus: mantener los valores de la glucemia, prevenir las complicaciones agudas y crónicas de la enfermedad, entre otros;
  • Para el paciente con insuficiencia cardíaca: mejorar su situación nutricional, no empeorar el estado metabólico y hemodinámico y conseguir mejora nutricional y funcional del miocardio.
  • Para el paciente que ha sufrido un accidente cerebrovascular e ictus: asegurar un aporte adecuado de energía, nutrientes e hidratación, minimizando el riesgo de aspiración, si existe disfagia.
  • Para el paciente con EPOC: aumento de la ingesta de nutrientes, el peso corporal, la masa y la fuerza musculares y disminución del atrapamiento aéreo.
  • Para el paciente con enfermedad renal crónica: retrasar la progresión de la insuficiencia renal.

Una guía para la práctica clínica

La conclusión principal que se puede extraer de esta guía es clara: la prescripción de un soporte nutricional adecuado puede mejorar el pronóstico de los pacientes, evitar la desnutrición o modificar el desarrollo de su patología. Por ello, utilizarla como herramienta de trabajo en la práctica diaria del médico internista puede suponer una ayuda en el cuidado global del paciente.

Enrique Maciá, autor del capítulo dedicado a desnutrición y la EPOC, remarca que “la nutrición debería formar parte del arsenal terapéutico del médico internista”. De hecho, asegura que “cuando hacemos estudios de prevalencia en los hospitales entre los pacientes malnutridos, la EPOC está entre las seis patologías en las que es más frecuente”.

Por su parte, Juana Carretero asegura que “es indispensable que todos los profesionales sanitarios que atienden a las personas enfermas, hospitalizadas o no, incrementen sus conocimientos en esta área con el fin de detectar y tratar precozmente a los pacientes desnutridos o en riesgo de sufrir desnutrición”.

Para más información acerca de Nestlé Health Science y sus marcas, visita su web y sigue sus publicaciones en LinkedIn y Twitter .