Premios BiC
| domingo, 05 de octubre de 2008 h |

L. Díaz

Madrid

Se cerró una semana de marcado perfil bajista, con lo que se mantuvo la línea mostrada durante la semana anterior. En este sentido, del total de valores que integran el Índice Global, 17 de ellos cerraron en negativo frente a tan sólo 7 que consiguieron cerrar en positivo. Los movimientos más destacados de estos últimos días fueron, por el lado negativo las caídas de Almirall, Elan Corporation y UCB, todas ellas superiores al 10 por ciento, si bien otros tres valores perdieron más de un 5 por ciento. Por el lado positivo destacaron los avances experimentados de Novo Nordisk y Takeda.

La semana supuso para el índice Global una pérdida de un punto porcentual, que si se compara con la media de los mercados, que sufren bajadas por encima del 3 por ciento, puede ser considerado como un resultado positivo. Y es que se debe destacar que en el acumulado del año este índice farmacéutico ha retrocedido un 10 por ciento, frente a una caída media de las bolsas por encima del 25 por ciento.

El castigo de la bolsa

En el análisis individual de algunos valores, hay que destacar la bajada sufrida por Almirall, que le llevó a marcar un nuevo mínimo histórico, casi un 60 por ciento por debajo del precio al que comenzó a cotizar el pasado año. Este valor sufrió una brusca caída a principios de septiembre y, tras ese derrumbe, se estabilizó. Sin embargo, en las últimas dos semanas ha vuelto a perder posiciones.

El origen de este fuerte castigo se encuentra en los resultados un tanto decepcionantes publicados a comienzos de septiembre relativos a los estudios clínicos que se vienen realizando con un nuevo fármaco destinado al tratamiento de enfermedades pulmonares de obstrucción crónica. Se trataba de un fármaco en el que la compañía había depositado grandes esperanzas. Se esperaba que este fármaco contribuyera de forma decisiva a incrementar las ventas de este grupo farmacéutico, algo que parece haberse desinflado.

Por su parte, Elan Corporation fue otro de los valores más castigado al experimentar un retroceso del 11,8 por ciento. Actualmente, este valor cotiza en mínimos de los dos últimos años, acumulando desde enero una bajada que ha llegado hasta el 50 por ciento. Los analistas anticipan cierta recuperación en los próximos meses, si bien son previsiones que habría que tomar con cierta cautela dada la gran volatilidad que ha venido mostrando Elan Corporation en los últimos tiempos.

Asimismo, UCB cayó esta semana un 11,9 por ciento, con lo que rompió la senda de recuperación que inició en agosto y que ya en las últimas semanas había mostrado signos de agotamiento. La evolución de este valor en 2008 viene siendo claramente negativa, con una perdida en lo que va de año superior al 30 por ciento, que le lleva a cotizar actualmente en sus niveles más bajo de los últimos años.

Otros dos valores muy castigados en estas últimas sesiones fueron las farmacéuticas españolas Faes y Zeltia, con caídas del 7,6 y 9,9 por ciento respectivamente. Faes se mantiene actualmente en mínimos de los últimos años y, aunque sus oscilaciones en términos absolutos son moderadas, al cotizar en niveles muy bajos hace que proporcionalmente resulten muy llamativas. No obstante, la caída de este valor en el año en curso se concentra principalmente en el segundo trimestre ya que desde julio se viene moviendo prácticamente en horizontal, oscilando entre 5 y 5,5 euros.

Por su parte, Zeltia ha perdido en las dos últimas semanas gran parte de lo que llevaba recuperado desde finales de julio, tras haber marcado su mínimo de los últimos años. Su situación es similar al caso anterior, con variaciones pequeñas en valores absolutos pero que al cotizar en niveles muy bajos hacen que las variaciones porcentuales lleguen a ser significativas. La caída de Zeltia parece no obstante haberse estabilizado y ya incluso en las últimas sesiones ha comenzado a recuperar algo.

Otra de las caídas de la semana fue la sufrida por Wyeth, que retrocedió la pasada semana un 3,8 por ciento, manteniendo la senda bajista que inició a principios del pasado mes de julio, tras haber marcado su máximo del año y que le ha llevado a perder en estos tres últimos meses un 25 por ciento de su valor en bolsa. Desde enero la pérdida que acumula es del 15 por ciento, sensiblemente mayor que la caída media del sector farmacéutico.

De cara a su evolución, los analistas tienen fijado un precio objetivo medio de 44 dólares, casi un 20 por ciento superior a su cotización actual. Se trata de un objetivo un tanto ambicioso si se tiene en cuenta la debilidad que ha mostrado este valor en el último año y medio y la situación actual de los mercados.