Premios BiC

Las farmacias de Cantabria, dentro de la respuesta a la pandemia del coronavirus, han comenzado a dispensar medicamentos hospitalarios de dispensación ambulatoria (MHDA). Hasta el momento, estos medicamentos DH son dispensados por los Servicios de Farmacia Hospitalaria. Mediante esta medida se pretende evitar desplazamientos al hospital de pacientes complejos, con la reducción de posibles contagios del COVID-19 y descongestionando los hospitales.

Este procedimiento, “de carácter excepcional y transitorio”, ha sido coordinado entre la Dirección General de Ordenación, Farmacia e Inspección de la Consejería de Sanidad, el Colegio de Farmacéuticos de Cantabria, la distribución Farmacéutica que opera en la región (Cofares, Cenfarte y Cofas) y los Servicios de Farmacia de los tres centros hospitalarios públicos.

La propuesta partió en origen de los propios servicios de Farmacia. No obstante, cabe recordar que los colegios farmacéuticos y la distribución farmacéutica (a través de su patronal Fedifar) ya han solicitado que se implante para todo el país la dispensación temporal en farmacias durante la crisis del coronavirus de aquellos medicamentos de DH suministrados en hospitales a pacientes externos.

Incluso, el CGCOF ya ha remitido al Ministerio un “procedimiento de actuación para la dispensación excepcional en farmacia comunitaria de medicamentos de diagnóstico hospitalario con reservas singulares” por si se estima su implantación general a nivel nacional. Este procedimiento se basa en un modelo elaborado por el COF de BarcelonaLLiurament de medicació hopitalària de dispensació ambulatòria (MHDA) a  la farmacia comunitària en el context del Covid-19— que, como Cantabria, ya está en marcha.

De vuelta a Cantabria, en conversación telefónica con EG, el director general de Farmacia de Cantabria, Jorge de la Puente, confirma que esta iniciativa arrancará con un target de 150 pacientes ambulatorios adscritos al Hospital de Valdecilla (Santander). Más en concreto, se priorizarán pacientes inmunosupresores y con patologías crónicas graves pulmonares “al ser quienes más desaconsejado tienen acercarse al hospital”, apunta. En siguientes fases de irán incluyendo el resto de centros y sus pacientes ambulatorios: el Hospital Sierrallana, en Torrelavega; y el Hospital Comarcal de Laredo.

La distribución recoge y entrega los DH

Cabe destacar que la distribución farmacéutica será la que recoja el medicamento en el hospital y lo entregará en la farmacia comunitaria de referencia del paciente. Es decir, el medicamento no se enviará directamente desde estos proveedores a las farmacias.

El matiz es importante dado que se trata de una suerte de “envío a domicilio (farmacia)” en el que, a efectos técnicos y legales, se mantiene el hospital como canal de dispensación de estos medicamentos DH. Cabe recordar que solo el Ministerio de Sanidad, no las CC.AA, tiene la potestad de modificar las condiciones de dispensación de los medicamentos (hospital o boticas) de forma homogénea para todo el país.

La presidenta del COF de Cantabria, Rita de la Plaza, indica a EG que la coordinación y comunicación entre farmacias y Servicios de FH será “constante”. De cara al éxito de la iniciativa, la presidenta colegial pone en valor la dispersión de la red de farmacias regional (274 establecimientos). Una red que, incluso, recientemente se ha visto reforzada con cerca de una treintena de nuevas aperturas en municipios distintos a la capital (Santander).

La dispensación temporal de DH en las farmacias, además de acercar el medicamento y reducir riesgos, evitará otros problemas asociados “como el abandono de tratamientos”, apunta De la Plaza. Una vez finalice esta crisis de salud pública, el circuito de entrega de medicación volverá a los cauces habituales.