El informe de la OMS sobre la brecha salarial en sanidad

8295

El informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la brecha salarial de género es un análisis global de 54 países en relación a dos sectores, incluyendo el sanitario y sociosanitario (cuidadores). A efectos de problema laboral tiene sentido juntarlas, pero son entornos muy distintos, dentro y fuera de cada país.

Por esa razón, el informe recomienda que se realicen los esfuerzos por países para abordar el problema en cada caso.

Lo que es indudable es que en sanidad, que es lo que nos ocupa, existe una horquilla de brecha salarial que tiene múltiples causas en función del país. En ese análisis de las razones que explican la diferencia, el debate está servido.

Pasos y recomendaciones de la OMS

Lo primero que recomienda el informe de la OMS, a partir de la página 125, es realizar un análisis de los datos en cada país. Al disponer de los datos reales de salarios por grupos profesionales o categorías podemos identificar mejor el problema de la brecha salarial.

El informe de la OMS sobre brecha salarial que acaba de publicarse.

En España puede haber una diferencia entre los salarios de médicas y médicos considerados de forma global, pero para establecerlo se requiere la información objetiva y completa que no tenemos.

Pero la posible brecha salarial del informe de la OMS podría estar enlazada con una realidad: las médicas ocupan menos puestos de responsabilidad que los médicos. La sanidad pública en España tiene a menos mujeres ocupando puestos de jefatura de servicio o jefaturas clínicas que la proporción de médicas del sector.

Más responsabilidad, más salario

Una jefatura de servicio siempre contará con una mayor retribución que un adjunto o adjunta del mismo servicio. Para el mismo nivel profesional médico, en España no hay discriminación por género como sí puede haberlo en otros países o sectores, y más en otros continentes.

Las razones, por tanto, de la diferencia de la brecha salarial de mujeres médicas en sanidad en España se explicaría porque éstas ocupan menos puestos de responsabilidad (que son mejor retribuidos) que los hombres. Este punto ha sido abordado de forma relevante por la iniciativa Mujeres de la Sanidad.

Desarrollo sostenible

No justifica, ni siquiera apuntar a una explicación plausible, que exista tal diferencia. Porque si la sociedad o el sistema no facilita que las mujeres progresen en su responsabilidad de forma proporcional, al menos, a su presencia en un sector, estamos fallando como sociedad. Y estamos privando al sector de no contar con todos los mejores, sólo con unos pocos.

Existe tres objetivos de desarrollo sostenible (ODS) que se ven afectados en esta brecha salarial de género: 3,5 y 8. Salud y Bienestar (3), igualdad de género (5) y trabajo decente y crecimiento económico (8). Para la OMS esto confiere al abordaje del problema una prioridad mundial.

En muchos países, como aclara la OMS en su informe, sí existe un verdadero problema de discriminación salarial en sanidad, y es preciso abordarlo. En Latinoamérica, por ejemplo, la brecha salarial en sanidad es parte de un problema más amplio, en la medida que la desigualdad de género es más acentuada en todos los sectores y en la propia sociedad de los países de dicho continente.