Cada 5 de septiembre se conmemora el Día Mundial del Mieloma Múltiple (MM). Este es un cáncer de la sangre complejo y heterogéneo que afecta fundamentalmente a personas mayores; además, representa el 10 por ciento de todos los casos de cáncer hematológico. A pesar de que actualmente no hay análisis epidemiológicos reglados, cada año se estima que se diagnostican en España unos 3.000 nuevos casos; así, se convierte en el tercer cáncer de sangre más frecuente, tras los linfomas y las leucemias.

La mejora de la supervivencia global de los pacientes con MM ha incrementado la prevalencia de la enfermedad hasta los 25.000 casos activos en tratamiento. Como explica Juan José Lahuerta, hematólogo del Instituto de Investigación del Hospital Universitario 12 de Octubre (Madrid) y coordinador del Grupo Español de Mieloma, del Programa Español de Tratamientos en Hematología (GEM-PETHEMA), «ya es posible identificar tanto a pacientes de alto riesgo como a pacientes
con respuestas muy duraderas».

Objetivos de la Guía

Juan José Lahuerta, coordinador del Grupo Español de Mieloma, del Programa Español de Tratamientos en Hematología (GEM-PETHEMA).

Para ayudar y dar soporte a los profesionales de la hematología de España para que sus pacientes con MM sean evaluados, monitorizados y tratados homogéneamente y de la mejor manera posible, GEM-PETHEMA ha desarrollado la Guía Nacional de MM. El documento cuenta con el aval de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) y “pretende reflejar la situación actual del diagnóstico y tratamiento de los pacientes con MM en nuestro país, establecer recomendaciones para elegir el tratamiento más adecuado en cada caso según la evidencia disponible y facilitar el acceso a los tratamientos en toda la red hospitalaria, entre otras cosas», indica Lahuerta.

La Guía incluye cuestiones novedosas tales como un resumen de tratamientos que están en proceso de prueba y desarrollo. Según Lahuerta «algunos de ellos estarán disponibles a corto y medio plazo, por lo que en futuras actualizaciones de la Guía se dispondrá de más datos sobre los mismos». Algunos de ellos son selinexor, venetoclax, melflufen o iberdomida; también, terapias avanzadas, como los anticuerpos biespecíficos (BiTEs, bispecific T-cell engagers) y las terapias CAR-T, que han demostrado tasas de respuesta similares (entre un 70 por ciento y un 80 por ciento, e incluso superiores) en pacientes con MM sin otras alternativas terapéuticas.

Desde la SEHH subrayan que aunque la duración de la respuesta es limitada en este grupo de pacientes con MM muy avanzado, no hay duda de que los ensayos clínicos en fases más tempranas aportarán mejoras muy importantes a las perspectivas de la enfermedad.

Casos asintomáticos

Por otra parte, este documento incluye también un espacio importante al MM asintomático; es una condición precancerosa asintomática en la que se detectan paraproteínas junto con un incremento de células plasmáticas en la médula ósea. La SEHH concreta que el riesgo de progresión a MM no es uniforme. Hay pacientes de bajo riesgo (5 por ciento de riesgo de progresión a 2 por ciento años); de riesgo intermedio (17 por ciento de riesgo de progresión a 2 años) y de alto riesgo (46 por ciento de riesgo de progresión a 2 años).

Como expresa Lahuerta, algunos de los estudios relativos a mieloma múltiples muestran resultados esperanzadores. En ensayos clínicos fase III desarrollados en GEM-PETHEMA, el tratamiento con lenalidomida y dexametasona frente a abstención demostró, por primera vez, un claro beneficio clínico al retrasar de forma significativa la progresión a MM en los casos de alto riesgo. «Otros estudios en fase II están evaluando daratumumab en monoterapia, isatuximab en monoterapia y otros regímenes basados en lenalidomida y dexametasona con carfilzomib, ixazomib o elotuzumab”, precisa el experto.

Manejo de las recaídas

Al igual que el tratamiento de primera línea en pacientes con MM de nuevo diagnóstico, la recaída debe manejarse con tratamientos combinados y muy prolongados. El lado positivo reside en que Afortunadamente, la extensa investigación en desarrollo en MM ofrece un amplio abanico de posibilidades terapéuticas basadas en nuevos fármacos sin resistencia cruzada con los utilizados en primera línea, capaces de recuperar la respuesta tras la recaída, con resultados muy estimables.

Así, «fijar el grado de sensibilidad o resistencia a los fármacos empleados con anterioridad constituye un aspecto clave del tratamiento de la recaída», expone Lahuerta. «Aunque es posible obtener algún tipo de respuesta con combinaciones o dosis distintas de fármacos a los que el paciente ya se ha demostrado refractario, la evidencia apoya el uso preferente de combinaciones con nuevos fármacos a los que el paciente no haya sido expuesto o, al menos, a los que no haya demostrado refractariedad”.

Junto a José Lahuerta, la Guía Nacional de Mieloma Múltiple cuenta con varios coordinadores. Estos son Javier de la Rubia, del Hospital Universitario La Fe; de Valencia, Joan Bladé, del Hospital Clínic de Barcelona; María Victoria Mateos, del Hospital Universitario de Salamanca; y Jesús San Miguel, del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA), de Pamplona.


También te puede interesar…