La variante Delta, detectada por primera vez en India, se ha extendido rápidamente por el mundo y se ha convertido en la cepa predominante de COVID-19 en la mayoría de los países. Según un estudio publicado en The Lancet, se sospecha que esta variante se asocia con una enfermedad más grave que la variante Alfa (o británica), previamente dominante.

Este estudio realizado con 43.338 personas contagiadas de COVID-19 en Inglaterra observó un mayor riesgo de ingreso hospitalario o asistencia a la atención de emergencia para los pacientes infectados con la variante Delta en proporción a los contagiados con la variante Alfa. Así, los resultados muestran que los brotes ocasionados por la variante Delta en personas no vacunadas «podrían generar una carga mayor en los servicios de salud» que la variante Alfa.

Secuenciación del genoma completo

El estudio de cohorte se realizó entre todos los pacientes con COVID-19 en Inglaterra entre el 29 de marzo y el 23 de mayo de 2021. Estas personas fueron identificadas como infectadas con la variante Alfa o Delta a través de la secuenciación del genoma completo.

Se comparó el riesgo de ingreso hospitalario y asistencia a la atención de emergencia entre los pacientes con las variantes Delta y Alfa confirmadas por secuenciación para toda la cohorte y por subgrupos de estado de vacunación.

Se eliminaron los casos potenciales de reinfección para evitar la asignación incorrecta de variantes a diferentes episodios de atención al excluir las observaciones para las cuales la fecha de recolección de la muestra secuenciada era más de 14 días después de la recolección de la muestra de la primera prueba positiva registrada del individuo.

Resultados

En total, se recogieron los datos a nivel individual de 43.338 pacientes COVID-19 positivos (8.682 con la variante Delta y 34.656 con la variante Alfa). La mayoría de los pacientes no estaban vacunados en ambos grupos.

Los pacientes con la variante Delta eran más jóvenes, con una media de edad de 29 años. Por su parte, la media de edad de los pacientes con la variante Alfa era de 31 años. En comparación con los pacientes con la variante Alfa, una mayor proporción de pacientes con la variante Delta eran de origen asiático o vivían en el noroeste de Inglaterra o Londres.

El estudio mostró que el riesgo estimado de ingreso hospitalario dentro de los 14 días posteriores a la toma de la muestra fue mayor entre los pacientes con la variante Delta que con la variante Alfa. El riesgo estimado de atención de emergencia dentro de los 14 días también fue mayor entre las personas con la variante Delta que con la variante Alfa.

Por estado de vacunación, entre los pacientes no vacunados o que tenían menos de 21 días desde la primera dosis, aquellos infectados con la variante Delta tenían un mayor riesgo estimado de ingreso hospitalario y de asistencia a la atención de emergencia que los pacientes con la variante Alfa. 

En el subgrupo de pacientes vacunados (21 días o más después de la primera dosis de vacunación, con y sin una segunda dosis), no se detectó una diferencia significativa en el riesgo estimado para cualquiera de los resultados de asistencia hospitalaria.

Variantes en Inglaterra

En noviembre de 2020 se detectó un aumento de la transmisibilidad –uno de los tres criterios clave de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para designar variantes de interés– de la variante Alfa en Inglaterra. De este modo, se convirtió en el linaje predominante: para principios de febrero de 2021 Alfa representaba el 95 por ciento de los casos en el país.

La variante Alfa se ha identificado en 154 países y, hasta hace poco, era la cepa más prevalente en Europa y América del Norte. Sin embargo, la variante que llegó después, la Delta, le robó el protagonismo.

La variante Delta se detectó por primera vez en Inglaterra en marzo de 2021 y se designó como variante de interés el 6 de mayo. The Lancet apunta que la proporción de casos de COVID-19 en Inglaterra causados ​​por la variante Delta ha aumentado rápidamente, alcanzando más del 50 por ciento de los aislamientos secuenciados para el 25 de mayo de 2021.

Los estudios realizados en India, donde surgió por primera vez, han estimado que esta variante podría ser hasta un 50 por ciento más transmisible que la variante Alfa. Además, existe evidencia de una reducción en la efectividad de las vacunas COVID-19 contra la variante Delta. Sin embargo, entre los pacientes infectados con la Delta, la vacunación previa reduce el riesgo de ingreso hospitalario.


También te puede interesar…