Con el foco puesto en la inmunología y la neurología, UCB ha retomado el ritmo tras los meses más duros de la pandemia para recuperar el ritmo y cumplir los plazos marcados en el ámbito de la investigación. Pau Ricós, director general de UCB Iberia, hace una radiografía de la situación actual de la compañía y dibuja el horizonte de futuro hacia el que se dirige la organización.

Pregunta. ¿Cómo ha impactado la pandemia en la actividad de UCB Iberia? ¿Ha supuesto algún cambio en el trabajo que realiza la compañía?

Respuesta. Prácticamente todos los sectores, y en concreto el nuestro, la parte operacional hemos tenido que transformarla por completo. Al final, todo el proceso de evolución que teníamos puesto en marcha se ha visto acelerado con la pandemia. En concreto, estamos inmersos en todo lo que tiene que ver con la transformación digital. Estamos tratando de optimizar todos los canales que teníamos operativos y ahora lo que pretendemos es instaurar la metodología que nos permita acortar los plazos de todas las iniciativas y campañas que tenemos, para poder trabajar de una manera más rápida y estructurada. En la parte de transformación digital, estamos ahora con los equipos trabajando en lo que llamamos digital assistant que se compone de una serie de herramientas para ayudar a cada empleado a alcanzar una mejor toma de decisiones.

Es una transformación muy importante, aunque personalmente creo que, en toda esta transformación digital, al final es siempre la persona quien está al frente del volante. Creemos firmemente que la tendencia de leer emociones y cómo las emociones también tienen un impacto en nuestras actividades y nuestros resultados es algo que debe ir de la mano con toda transformación digital y por ello también estamos implementando un proceso de formación a nivel de inteligencia emocional y otras soft skills“.

También estamos con la implementación del modelo híbrido entre presencialidad y teletrabajo, que justo acabamos de empezar; estamos tratando de recabar todos los aprendizajes que hemos tenido durante todo este periodo porque hay cosas que van a ser útiles de cara al futuro. Más allá de este modelo híbrido, hemos puesto también en marcha un plan de bienestar con medidas enfocadas a ayudar a la plantilla a desconectar -que es uno de los grandes aprendizajes de la pandemia, a facilitar el entorno del teletrabajo y otras iniciativas para garantizar el bienestar físico y mental para los empleados.

P. ¿En qué labores destaca la actividad de la filial española dentro de la empresa a nivel global?

R. En UCB la verdad es que trabajamos de una manera muy armonizada entre todas las filiales. Si tuviese que destacar algo de la parte de Iberia sería el foco que tenemos en la esfera del paciente, donde creo que sí realizamos una gran contribución. Especialmente, actuando como conectores de la salud entre todos los profesionales sanitarios, pacientes y los diversos interlocutores de otros ámbitos como la administración.

Aquí tenemos la plataforma UCB Cares, que ofrece servicios personalizados tanto al paciente como a los profesionales sanitarios en cada una de las áreas terapéuticas donde operamos. Por ejemplo, ‘Vivir con epilepsia’ es una plataforma que es una referencia para los pacientes y profesionales sanitarios; en concreto, el año pasado recibió 700.000 visitas, lo que es significativo. En artritis y psoriasis también tenemos todo un ecosistema digital para pacientes con un amplio número de recursos y guías específicas, así como iniciativas al respecto tales como podcast, eventos…

También contamos con Ava Connect, el primer device electrónico para el tratamiento con biológicos en el área de Reumatología, que permite mejorar la experiencia y adherencia de los pacientes.

En Parkinson tenemos la app Neurogimnasio, que fue diseñada por la neuróloga Nerea Foncea, del Hospital de Galdakano, y que está siendo todo un éxito, puesto que cuenta con muchos ejercicios diseñados específicamente para estos pacientes. Además, desde este año hemos incorporado la tecnología de Alexa, para ayudar a los pacientes a manejarse directamente con el dispositivo.

P. La inmunología y la neurología son los dos grandes pilares de UCB. ¿Cómo avanzan las investigaciones de la compañía en estas dos especialidades?

R. Tenemos un reto súper apasionante con todas las moléculas que tenemos en el pipeline. De hecho, tenemos moléculas dirigidas hasta 12 indicaciones en el pipeline; ahora mismo, tenemos seis ya en Fase 3 y con todo avanzando como estaba previsto. Tanto en el área de inmunología (psoriasis, artritis psoriásica, espondilitis, hidradenitis supurativa lupus…) cómo potenciando también toda el área de neurología, sobre todo en epilepsia.

Ahora nos estamos adentrando en el área de las enfermedades raras, en concreto en miastenia gravis y trombocitopenia inmune, donde tenemos también dos fármacos en desarrollo que creemos que pueden cambiar también el paradigma de tratamiento.

P. ¿De qué manera ha afectado la crisis sanitaria a la actividad investigadora de UCB?

R. Al inicio de la fase más aguda sí que tomamos la determinación de pausar los ensayos clínicos de marzo a mayo de 2020, tanto por la protección y seguridad de los pacientes, las condiciones de salud pública así como para no saturar el sistema sanitario en una situación crítica. En mayo de 2020 los fuimos retomando y, a día de hoy, va todo acorde a los plazos que teníamos previstos.

En este sentido, todo lo que es la parte de investigación avanzada está en línea con los plazos previstos.

P. ¿Tiene prevista la compañía algún lanzamiento en los próximos meses?

R. En los próximos meses confiamos en poder tener en el mercado el fármaco Evenity (romosozumab) conjuntamente con Amgen en España, indicado para la osteoporosis grave en mujeres posmenopáusicas que presentan alto riesgo de fractura. Cabe destacar que en esta patología no ha habido novedad desde 2010, y creemos que puede suponer un hito para estas pacientes. Ahora mismo ya está presente en varios países europeos desde 2020 y actualmente se encuentra en el proceso de precio y reembolso en España.

Recientemente también hemos recibido la aprobación de comercialización de la EMA para Bimzelx (bimekizumab) para tratar la psoriasis en pacientes adultos con placa de moderada a grave con unos resultados en los ensayos clínicos muy prometedores y que puede suponer un punto de inflexión en la vida de muchos pacientes con Psoriasis.

Otro punto a destacar, aparte de la satisfacción de sacar adelante los fármacos que mencionaba, es que esto no para aquí, va a seguir este camino y tenemos el reto de poder lanzar hasta cinco fármacos diferentes en los próximos seis años.

P. ¿Qué importancia se otorga a las alianzas estratégicas con otras organizaciones desde UCB? ¿Está previsto realizar alguna operación de estas características próximamente?

R. Desde luego. Si tuviera que decir una palabra al respecto, diría ‘fundamental’, no solo en nuestras estrategias o en el sector farmacéutico, sino a nivel intersectorial. Más ahora, contando con las compañías tecnológicas. El año pasado fue importantísimo para nosotros porque tuvimos la oportunidad de adquisición de Ra Pharmaceuticals, compañía centrada en el desarrollo de péptidos macrocíclicos que nos permite reforzar el pipeline en miastenia gravis.

Por otra parte, se realizó la adquisición de Engage Therapeutics, compañía enfocada en epilepsia y la compra de Handl Terapeutics, que llega para reforzar el área de terapias génicas.

Además, en febrero llevamos a cabo un acuerdo con Microsoft para poder acceder a todos los servicios computacionales y de inteligencia artificial de la compañía, de tal manera que nos ayude a ganar agilidad en la exploración y el descubrimiento de nuevos fármacos con la ayuda de estas tecnologías.

Por último, queremos destacar el acuerdo que mantenemos con Cevec Pharmaceuticals, que cuentan con una plataforma para la producción de vectores de adenovirus, lo que va a ser de gran ayuda para la aplicación en los desarrollos de terapia génica, de una manera mucho más ágil y con mayor rendimiento.

P. ¿Cuáles son los objetivos de la compañía a corto, medio y largo plazo?

R. Para contextualizar, todos los objetivos que tenemos los enmarcamos en una estrategia de sostenibilidad que está basada en cuatro pilares.

El primero, como no podía ser de otra manera, es la parte de innovación. Ya en 2020 la compañía destinó un 29 por ciento de la inversión a I+D, lo que está bastante por encima de la media europea. El fin es seguir desarrollando nuestro pipeline, como comentaba antes, para tratar de reforzar nuestro compromiso de ofrecer nuevas terapias en áreas con necesidades no cubiertas y en esto tenemos el foco; las moléculas que he comentado van dirigidas hacia ello.

El segundo pilar, que también es crítico, es contribuir a garantizar el acceso a todas estas nuevas alternativas terapéuticas de una manera sostenible. Así, estamos diseñando desde modelos de riesgo compartido, no solo basados en la parte clínica, sino también contando con la perspectiva del paciente. Hemos puesto en marcha modelos para ver cómo hacer para llegar de una manera equitativa a todos los pacientes. También tratamos de buscar nuevas soluciones para hacer llegar estos fármacos que normalmente son de ámbito hospitalario al ámbito domiciliario. Para ello tenemos en cuenta que hay personas que no tienen facilidades de movilidad y, por ello, susciribimos un acuerdo con la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), de tal manera que se favoreciera el delivery y la atención domiciliaria a pacientes crónicos.

Respecto al tercer gran pilar, tenemos muy en el foco la sostenibilidad a nivel medioambiental. Nuestra contribución pretende dejar el mejor planeta posible a las generaciones futuras; por ello tenemos el objetivo de ser una empresa neutra en cuanto a emisiones de CO2 para 2030; así como hasta un 20 por ciento en el consumo de agua en el desarrollo de fármacos y un 25 por ciento en la generación de residuos. Estamos siendo muy diligentes con esto.

Para conseguir todo ello y en el camino del compromiso con los pacientes y garantizar el bienestar de todos los empleados que trabajan en UCB. Esto es fundamental porque queremos crear ese espacio para que los trabajadores desarrollen su máximo talento, lo que también se va a reflejar en los resultados. Para ello también hemos tenido muy en cuenta el feedback de la gente, incorporando medidas conforme vamos aprendido.

A corto, medio y largo plazo, al final uno de los grandes objetivos es pasar de todo lo que es la parte de sintomatología, que es donde estamos hoy, no tratando de paliar los síntomas, sino trabajando para lograr fármacos que sean capaces de frenar la progresión de estas patologías severas; y porque no, a través de las terapias génicas, pues poder pensar en alcanzar el sueño de curar algunas de las patologías que abordamos. En definitiva, si tuviese que destacar con tres palabras cómo tenemos que operar en estos tres años, la primera que diría es resiliencia, porque por el camino estamos comprobando que tenemos que adaptarnos de forma muy ágil. Así, agilidad sería la segunda palabra, y todo esto abordarlo desde un marco de diversidad, siendo muy inclusivos y tomando todos los puntos de vista. Ahí también tenemos todo un plan para fortalecer esta área.


También te puede interesar…