Premios BiC

Los complejos vitamínicos y los productos de cuidado de mascotas lideran la demanda en las farmacias junto a los materiales de protección (mascarillas, guantes y geles hidroalcohólicos) durante la COVID-19. Esto es lo que se extrae del análisis Tendencias Cofares sobre la venta de productos sanitarios a las farmacias españolas en los primeros cinco meses del año.

La venta de mascarillas, guantes y geles hidroalcohólicos ha aumentado un más de un 1.300 por ciento entre el 15 de marzo y el 15 de abril, el mes más duro de la pandemia y en pleno confinamiento estricto. En ese mismo periodo, también creció la dispensación de suplementos vitamínimos (un 34,5 por ciento debido a una mayor preocupación por el autocuidado y la falta de sol). Además, la farmacia ha sido la solución alternativa a las clínicas veterinarias a la hora de adquirir productos de salud animal.

Demanda desorbitada de geles y mascarillas

Durante el periodo previo al estado de alarma, alguna de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) han sido el lavado de manos con agua y jabón de forma frecuente o el uso del gel hidroalcohólico. Además, aunque al principio el uso de mascarillas no se consideraba necesario para personas sin síntomas, éstas llegaron a convertirse en un producto de gran demanda.

Prueba de ello fue el aumento de productos destinados a la detección o protección ante la COVID-19 entre el 1 de enero y el 14 de marzo: termómetros, pulsión, mascarillas, guantes, geles, etc. Su demanda subió un 125,8 por ciento frente al mismo periodo del año anterior, lo que se traduce en 506.000 unidades más que en 2019.

Pero además, durante el primer mes de confinamiento, del 15 de marzo al 15 de abril, se disparó la demanda de mascarillas, guantes y geles. Fue durante estas semanas cuando se produjo el mayor pico de demanda de estos productos, que se convirtieron en indispensables para abordar de forma segura el día a día.

En concreto, los productos destinados a COVID-19 han aumentado hasta en un 420,7 por ciento con 590.000 unidades más respecto a 2019, aunque lo que más se dispara es la venta de mascarillas, guantes y geles hidroalcohólicos, con un aumento del 1.335,4 % (+0,330 millones de unidades) en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Más suplementos vitamínicos y menos protectores solares

Del 15 de marzo al 15 de abril también se produjo un incremento importante en la demanda de los suplementos vitamínicos. Se relaciona directamente con una mayor preocupación por el autocuidado, así como por la falta de sol por la obligación de permanecer en casa. En concreto, se ha registrado un crecimiento del 34,5 por ciento (42.621 unidades más) con respecto al mismo periodo del año anterior.

Dentro de la categoría de vitaminas y suplementos se incluyen complejos multivitamínicos que contienen vitaminas A, B6, B12, C y D, entre otras, que actúan reforzando el sistema inmunológico.

Y la venta de vitamínicos no ha parado de crecer. En el periodo de inicio de las fases de desescalada (del 16 de abril al 30 de mayo), marcado por la progresiva salida al exterior de parte de la población española, la venta de vitamínicos seguía aumentado, aunque de forma atenuada, limitándose a un 6,92 por ciento (9.315 unidades más que en ese periodo de 2019).

También a raíz de la obligación de permanecer confinados, se ha registrado una bajada de la demanda de los productos solares, cuyo mayor descenso se ha producido entre el 15 de marzo y el 15 de abril, con un 103,8 por ciento menos (28.530 unidades menos), frente al año pasado.

La farmacia como alternativa a las clínicas veterinarias

El cuidado de las mascotas ha propiciado un importante aumento del consumo de productos asociados al mundo animal desde el inicio del estado de alarma, que viene determinado por dos factores. Por un lado, las clínicas veterinarias no han estado trabajando al cien por cien, lo que ha llevado al auge de la botica como solución alternativa. A esto, Cofares añade que la farmacia ha sabido responder con buen surtido, precio y rapidez en este tipo de productos. Adicionalmente, el consumo se ha visto favorecido por la dispensación telemática.

Así, entre el 15 de marzo y el 15 de abril, los productos de veterinaria han registrado un incremento del 54 por ciento (9.338 unidades vendidas más) respecto al mismo periodo del año pasado. Un porcentaje que ha seguido creciendo hasta alcanzar entre el 16 de abril al 30 de mayo un 82,3 por ciento más (21.351 unidades más) en comparación con el mismo periodo de 2019.

Incremento de la dispensación de fármacos con receta

Otro punto para destacar es que durante la primera fase analizada (del 1 de enero al 14 de marzo) se ha registrado un incremento del 8,9 por ciento (5,55 millones de unidades más) de la venta de medicamentos con receta, como resultado de la prescripción a largo plazo para minimizar desplazamientos a los centros de salud. Este crecimiento se mantiene entre el 15 de marzo y el 15 de abril, con un aumento del 8,7 por ciento (2,19 millones de unidades más) frente al mismo periodo del año pasado.

Es entre el 16 de abril y el 30 de mayo cuando se registra un decrecimiento del 7,5 por ciento (2,75 millones de unidades menos) respecto al mismo periodo de 2019 en la dispensación de medicamentos con receta, a causa del sobreabastecimiento de semanas anteriores.

Baja la venta de artículos de ortopedia y antipiojos

Cabe resaltar, por último, que desde la implantación del estado de alarma se ha producido un importante descenso en las ventas de varias categorías de productos. Entre ellas, se encuentran los de ortopedia, que han experimentado el mayor decrecimiento entre el 15 de marzo y el 15 de abril, con un 53,4 por ciento menos respecto al año anterior (74.756 unidades menos).

El motivo es la escasa movilidad impuesta por el aislamiento entre las personas mayores, que ha mermado la demanda de productos de apoyo como bastones, carritos o fajas.  A ello se suma que la práctica regular de ejercicio físico estuvo muy limitada durante la pandemia, lo que ha originado el consiguiente parón de consumo sobre productos para favorecer la práctica de deporte de forma segura.

Finalmente, se ha detectado que el cierre de los colegios y centros educativos se ha traducido en un cambio en la demanda de productos infantiles típicamente asociados al periodo establecido entre el 16 de abril y 30 de mayo. En concreto, los productos antiparasitarios para pelo (piojos), que son habitualmente muy vendidos en estas fechas, han presentado una disminución del 51,12 por ciento con respecto a 2019 (17.185 unidades menos).


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…