Premios BiC
L. Díaz Madrid | viernes, 23 de noviembre de 2018 h |

El sector farmacéutico cerró la semana con un predominio de los movimientos bajistas rompiendo la tendencia de las semanas anteriores. De los valores integrantes del Índice Global, seis cerraron en positivo y 19 con pérdidas. Los movimientos más significativos fueron la subida de Baxter del 4 por ciento mientras que Pharmamar lideró las caídas con un retroceso del 16,9 por ciento.

El Índice Global cerró en negativo perdiendo las ganancias de las semanas anteriores. En el acumulado del año este indicador reduce sus ganancias al 3,5 por ciento, mientras que en la comparación interanual su ganancia se eleva al 4,8 por ciento, en ambos casos comparando bien con la media del mercado.

Bayer fue uno de los valores con peor evolución en estos días retrocediendo un 6,1 por ciento, cotizando en 62,6 euros, moviéndose muy cerca de su mínimo del año. Su perfil en 2018 ha sido básicamente bajista, si bien esta tendencia se acentuó a partir de agosto entrando Bayer en una fase descendente de gran intensidad que lo ha llevado a perder más de un 30 por ciento de su capitalización bursátil en los cuatro últimos meses. Los distintos soportes que ha ido encontrando en su descenso no han sido por el momento eficaces en controlar este movimiento, sin que por el momento haya sido Bayer capaz de consolidarse, por lo que aún podría seguir perdiendo alguna posición.

Merck KGAA fue uno de los pocos valores que cerró la semana en positivo, anotándose una ganancia del 3,8 por ciento que lo lleva a cotizar en 97,1 euros, moviéndose en la franja superior de su rango de variación del último año. Este valor comenzó el año perdiendo posiciones, llegando a marcar su mínimo en marzo en 75 euros. A partir de ese mínimo, comenzó a recuperar posiciones, tendencia que ha mantenido hasta el presente con una intensidad que incluso se ha ido acentuando en las últimas semanas. Merck KGAA acumula en los últimos 7 meses una ganancia superior al 25 por ciento, situándose entre los valores de la muestra con mejor evolución.

AstraZeneca retrocedió en las últimas sesiones un 1,9 por ciento cotizando en 62 libras, relativamente cerca de su máximo del año. Este valor ha subido posiciones desde marzo, manteniendo una pendiente continuada que lo ha llevado del entorno de las 48 libras a situarse en los niveles actuales, con una plusvalía del 25 por ciento, comportamiento muy superior al de la media del sector. A corto-medio plazo este valor podría mantener su tendencia alcista si bien las elevadas plusvalías acumuladas en los últimos meses reducen probablemente su potencial de subida.

GlaxoSmithkline (GSK) cedió algunas posiciones, retrocediendo tan sólo un 0,6 por ciento, moviéndose en 15,7 libras, moviéndose dentro de una línea de recuperación que le ha permitido neutralizar gran parte de la caída sufrida en septiembre y octubre y acercándose a su máximo del año que marcó a mediados de agosto tras superar las 16 libras. Este valor acumula en la comparación interanual una ganancia superior al 20 por ciento, si bien sigue contando con recorrido alcista considerando que aún se sitúa casi un 10 por ciento por debajo del máximo que marcó a mediados de 2017 cuando llegó a superar las 17 libras.

Sanofi retrocedió en los últimos días un 2,1 por ciento, perdiendo la referencia de los 80 euros, si bien se sigue moviendo en zona de máximos del año. Desde abril ha predominado una línea de subida que le ha permitido pasar de 64 euros a los niveles actuales. Sanofi llegó a moverse a mediados de 2017 cerca de los 100 euros, contando por tanto con un amplio potencial alcista.