Premios BiC
El Global Madrid | viernes, 24 de mayo de 2019 h |

La cobertura sanitaria universal se ha convertido en una necesidad a nivel mundial. Por ello los delegados de la 72ª Asamblea Mundial de la Salud han acordado tres resoluciones sobre la cobertura sanitaria universal (CSU) que se centran en la atención primaria de salud, el papel de los agentes de salud comunitarios y la reunión de alto nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la CSU.

En la primera de ellas, se pide a los Estados Miembros que adopten medidas para aplicar la Declaración de Astaná, aprobada en la Conferencia Mundial sobre Atención Primaria de Salud de 2018 en la que se pide la cobertura sanitaria universal. Además, se reconoce el papel fundamental que desempeña una atención primaria sólida para garantizar que los países puedan proporcionar toda la gama de servicios de salud que necesiten las personas a lo largo de su vida, ya sean de carácter preventivo, terapéutico, rehabilitador o paliativo. La atención primaria significa que los países deben contar con sistemas de salud integrados y de calidad, y con individuos y comunidades empoderados, y que deben involucrar a una amplia gama de sectores para abordar los determinantes sociales, económicos y ambientales de la salud.

Por otro lado, en la resolución se pide a la Secretaría de la OMS que aumente su apoyo a los Estados Miembros en esta esfera. También se pide a la OMS que ultime su Marco Operacional de la Atención Primaria a tiempo para la Asamblea de la Salud del año próximo. La OMS y otras partes interesadas tienen la tarea de apoyar a los países en la aplicación de la Declaración de Astaná y movilizar recursos para crear una atención primaria fuerte y sostenible.

Agentes de salud comunitarios

En la segunda resolución se reconoce la contribución de los agentes de salud comunitarios para alcanzar la CSU, responder a las emergencias sanitarias y promover la mejora de la salud de las poblaciones. Se insta a los países y a los asociados a que utilicen las directrices de la OMS sobre políticas y sistemas de salud para optimizar el programa de agentes de salud comunitarios, y a que asignen los recursos adecuados. Al mismo tiempo, se pide a la Secretaría de la OMS que recopile y evalúe datos, siga la aplicación de las directrices y preste apoyo a los Estados Miembros.

Los agentes de salud comunitarios tienen un papel fundamental que desempeñar en la prestación de atención primaria: hablan el idioma local y cuentan con la confianza de la población. Necesitan estar bien formados, ser supervisados eficazmente y ser reconocidos adecuadamente por el trabajo que realizan, como parte de equipos multidisciplinarios. Invertir en los agentes de salud comunitarios genera importantes oportunidades de empleo, especialmente para las mujeres.

Reunión de alto nivel

La resolución final sobre la CSU aprobada por los delegados apoya la preparación de la reunión de alto nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la CSU que se celebrará en septiembre de este año. En ella se pide a los Estados Miembros que aceleren el avance hacia la CSU, centrándose en las personas y los grupos pobres, vulnerables y marginados. En la reunión de alto nivel de las Naciones Unidas se pedirá la participación de los gobiernos en la coordinación de la labor necesaria en todos los sectores para lograr la CSU. Los delegados identificaron prioridades clave como la financiación de la salud, la creación de sistemas de salud sostenibles y resilientes centrados en las personas, y el fortalecimiento del personal sanitario. También hicieron hincapié en la importancia de invertir en la atención primaria y de fortalecerla.

Participación española

Durante su intervención en la Asamblea Mundial, Faustino Blanco, secretario general de Sanidad y Consumo, ha instado a los países miembros de la OMS a garantizar el acceso a los medicamentos esenciales. “Todos los países debemos cooperar para que sea una realidad efectiva en el mundo”.

De esta forma, ha expresado el apoyo de España al Proyecto de hoja de ruta para el acceso a medicamentos, vacunas y otros productos sanitarios 2019-2023 que promueve la OMS para dar cumplimiento a los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030.

En esta hoja de ruta, España considera de especial interés las acciones encaminadas a garantizar la disponibilidad de medicamentos, “especialmente aquellos que tienen un alto impacto en la salud pública de la población”; impulsar acciones coordinadas en materia de investigación sanitaria; y fomentar políticas farmacéuticas con visión a largo plazo, rigurosas y transparentes.

“El Gobierno de España está firmemente comprometido con la mejora del acceso equitativo de medicamentos a precios más asequibles que garanticen la sostenibilidad del sistema sanitario”; ha concluido Blanco.