Premios BiC

Los desabastecimientos de medicamentos siguen asentados en el día a día de los servicios de Farmacia de los hospitales de Europa. Así lo confirman los resultados de la encuesta anual sobre faltas de medicamentos (con datos de 2019) elaborada por la Asociación Europea de Farmacéuticos Hospitalarios (EAHP, por sus siglas en ingles). Y es que el 95 por ciento de los 2.136 farmacéuticos que han participado en este estudio (de 39 países) confirman que se ven afectados por este problema en su práctica diaria.

Este 95 por ciento de profesionales que confirman la existencia habitual de desabastecimientos es incluso mayor al 91,8 por ciento que contestó afirmativamente al respecto en la encuesta precedente (datos de 2018). La EAHP ha querido concretar que esta última estuvo abierta entre noviembre de 2019 y mediados de enero de 2020 y, por lo tanto, “no tuvo en cuenta los problemas de disponibilidad de ciertos medicamentos que están surgiendo actualmente debido a la pandemia de COVID-19”.

Por primera vez, EAHP también recopiló las impresiones de enfermeras y médicos. En estos colectivos, la percepción en torno a la gravedad o existencia de faltas es menor. En concreto, solo el 62 por ciento de las enfermeras y el 71 por ciento de los médicos consideran la escasez de medicamentos un “problema actual” en los centros hospitalarios.

Consecuencias de los desabastecimientos

De vuelta a los farmacéuticos de hospital, los medicamentos afectados por faltas que más señalan estos profesionales son los agentes antimicrobianos (indicados en el 63 por ciento de respuestas) y medicamentos oncológicos (47 por ciento).

Farmacia Hospitalaria

Respecto a las consecuencias clínicas de estos desabastecimientos, el 42 por ciento de farmacéuticos consideran que se genera un retraso en el plan terapéutico del paciente. Incluso un 27 por ciento denuncia la necesidad de interrumpir el tratamiento y la búsqueda de alternativas terapéuticas. En estas situaciones, en un 28 por ciento de casos se debe apostar por un tratamiento “subóptimo” y en 18 por ciento se provoca un alargamiento del tiempo de estancia hospitalaria del paciente.

La encuesta de la EAHP de 2019 también recopiló pareceres sobre los motivos de la escasez de medicamentos. Para los farmacéuticos hospitalarios, la principal razón estriba en la escasez global de determinados principios activos, seguido de problemas de fabricación y en la cadena de suministro, fueron los más altos. Mientras, los médicos señalaron en su mayoría al precio de los medicamentos afectados, la exportación paralela y, como sus compañeros farmacéuticos, también los problemas de la cadena de suministro.

Insatisfacción de los pacientes

Por último, varios pacientes que participaron en el estudio destacaron su insatisfacción con la forma en que se manejó el problema del desabastecimiento de su medicación.

En concreto, deseaban haber recibido “información más detallada” sobre el por qué de no recibir el tratamiento prescrito. Una información que, dicho sea de paso, quizá no dispongan de ella los propios profesionales sanitarios.