Premios BiC
Gema Fernández Santander | miércoles, 27 de junio de 2018 h |

A lo largo de los años las vacunas han ido demostrado los beneficios para la salud individual y colectiva por lo que no hay duda de que son una herramienta clave en prevención. Este ha sido el mensaje lanzado en la jornada ‘Gestión e Innovación en Vacunas’, organizada por la cátedra extraordinaria de salud, crecimiento y sostenibilidad MSD – UIMP que se celebra este miércoles y jueves en Santander.

El impacto de las enfermedades relacionadas con el virus del papiloma humano (VPH), la política vacunal, el acceso a la innovación y sostenibilidad del sistema, la necesidad de lograr acuerdos marco basados en valor y la importancia de incidir en la prevención a través de las vacunas serán algunas de las cuestiones que se abordarán a lo largo de este encuentro.

La jornada se ha iniciado con una mesa inaugural presidida por Amos García Rojas, director del encuentro y presidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV), Regina Revilla, directora ejecutiva de Policy & Government Affairs de MSD, César Nombela, director de la cátedra MSD-UIMP y Emilio Lora-Tamayo, rector de la UIMP.

Como se ha puesto de manifiesto por todos ellos, en vacunas es clave establecer un marco regulatorio bien definido, implementar una política vacunal unificada y promover la colaboración entre todos los agentes. Todo ello con un objetivo común: favorecer el acceso de las vacunas a toda la población lo que resultara en un beneficio de salud pública. “El papel que debemos desarrollar entre todos debe ser muy activo”, ha puntualizado Revilla.

La primera mesa de debate ha puesto el foco sobre la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) y sobre la necesidad, no solo de mantener una tasa de cobertura vacunal en las niñas de entre 9 y 14 años del 70 por ciento, sino además promover la vacunación de las mujeres de todas las edades y la de los varones. Como ha afirmado Martinón-Torres, jefe de Servicio de Pediatría del Hospital Clínico de Santiago de Compostela, “la vacunación del varón frente al VPH es una oportunidad estratégica de la salud pública y un paso necesario para la erradicación del cáncer VPH”