Premios BiC
Alberto Cornejo Palma de Mallorca | viernes, 26 de agosto de 2016 h |

El binomio concursos-judicialización es casi tan famoso en el mundillo farmacéutico como el de propiedad-titularidad. De ello saben, y mucho, en Baleares. Y es que si hay un actor que ha tutelado en la última década el cronograma de los procesos de adjudicación de nuevas oficinas de farmacia en estas Islas —incluso en algunos casos el número de vacantes de las convocatorias y los criterios de adjudicación— no ha sido tanto la Consejería de Sanidad regional como la Justicia.

El último ejemplo se fecha el pasado 2 de agosto. Ese día el Boletín Oficial de Islas Baleares (BOIB) recogía la ejecución de lo estipulado en un auto de la Sala de la Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Baleares que obliga a suspender cautelarmente el concurso actualmente abierto en esta región para adjudicar 34 nuevas oficinas de farmacia. ¿El motivo de este auto al que ahora da cumplimiento la Administración?_La existencia de un recurso contencioso-administrativo por resolver interpuesto por un farmacéutico contra esta convocatoria iniciada en noviembre de 2015.

Cabe recordar que, ya conocedores de dicho recurso y a fin de poder estudiar el contenido y los posibles efectos del mismo sobre la convocatoria, el pasado mes de mayo la propia Consejería de Sanidad balear había ampliado en cuatro meses —a través de una resolución en el BOIB— el plazo para resolver las adjudicaciones. Un plazo que, sin esta prórroga, expiraba este próximo mes de noviembre. Ahora, el auto del TSJ de Balares deja sin valor alguno esta prórroga instando, directamente, a la suspensión temporal de la convocatoria hasta que falle sobre el recurso.

Para rizar el rizo, esta convocatoria ahora paralizada ya venía precedida de una sentencia del Tribunal Supremo de abril de 2015 que obligaba a ‘rebaremar’ las puntuaciones del concurso de 2010, lo cual varió de forma retroactiva la lista de adjudicatarios finales, por lo cual la Administración tuvo que ‘tirar por la calle del medio. En concreto, extrajo dos farmacias vacantes de este concurso de 2015 para adjudicarlas a quien les correspondía una botica tras ‘recalcular’ dichos criterios, y que así no perdiesen la suya sus propietarios originales.

La incertidumbre en Baleares no solo afecta a estas 34 finales nuevas oficinas de farmacia, de las cuales 19 se ubicarían en Ibiza, 13 en Mallorca, una en Menorca y otra en Formentera. De forma paralela pero con posible incidencia en el actual concurso, otras posibles nueve aperturas —paralizadas desde 2009 por la Administración balear— también están inmersas en batallas judiciales. Sobre este caso, el Gobierno de Baleares tiene recurrida una sentencia del Tribunal Supremo, que a su vez respalda otra del TSJ de Baleares de 2013, que insta a convocar este concurso. La Administración argumenta que con la reciente revisión del catálogo farmacéutico en las Islas —por el cual ahora solo se tiene en cuenta la población “real y permanente” de esta comunidad autónoma— y la próxima apertura de los citados 34 nuevos establecimientos “ya se cubre la demanda”. No obstante, si no prosperase su recurso, Baleares debería convocar otro concurso paralelo poniendo en juego otras nueve boticas: ocho en Palma de Mallorca y una en Binissalem. El lío, por tanto, puede ser aún mayor próximamente.

El concurso de Madrid, tranquilo

Comunidad de Madrid es otra de las regiones que tiene actualmente en marcha un concurso de adjudicación de boticas y sobre el cual también ha habido novedades en el periodo estival. En su caso, no ha habido problemas judiciales, aunque sí ciertos retrasos.

El concurso original (abril de 2015) ponía en juego un total de 14 nuevas boticas. Sin embargo, con el procedimiento ya en curso, la Consejería de Sanidad madrileña atendió la solicitud de un farmacéutico de autorizar cinco nuevas farmacias para la zona farmacéutica de Paracuellos de Jarama, las cuales se unieron a esta convocatoria y obligaron a prorrogar por nueve meses el plazo máximo de resolución, que expiraba el pasado noviembre. Después de 15 meses, el pasado 2 de agosto la Consejería de Sanidad hizo públicas las listas con la puntuación provisional de los candidatos a los 19 nuevos establecimientos.

El calendario corre para las siguientes fases. Para no perjudicar a quienes se encuentran aún de vacaciones, el 15 de septiembre se iniciará el plazo para hacer alegaciones por un periodo de quince días. Una vez Sanidad publique las listas definitivas se abrirá un plazo de un mes para recurso de alzada. Pasado este tiempo, la Consejería emplazará a los adjudicatarios por tres meses para designación de local.