Controlar la pandemia

“Es más que evidente: tenemos que construir una Unión Europea de la Salud más fuerte“. El mensaje lanzado por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en el Debate sobre el estado de la Unión, es mucho más que palabras. Bruselas promete una recuperación sostenible y transformadora que proporcionará a Europa una plataforma mundial para el liderazgo económico, medioambiental y geopolítico. Pero también para recuperar posiciones en I+D. La Efpia no ha tardado en recibir con los brazos abiertos el anuncio de la creación de una BARDA europea, una agencia de I+D biomédica avanzada.

Según destacó la presidenta de la Comisión, esta nueva agencia reforzará la capacidad y disposición de la UE para responder a las amenazas y emergencias transfronterizas, ya sean de origen natural o humano. “Necesitamos contar con existencias de productos estratégicos que nos permitan sortear las dependencias de la cadena de suministro, especialmente por lo que se refiere a los productos farmacéuticos”, resaltó Von der Leyen.

BARDA, tras los pasos de Estados Unidos

La Biomedical Advanced Research and Development Authority (BARDA, por sus siglas en inglés) es una oficina del Departamento de Salud de los Estados Unidos creada en 2006. Es responsable del desarrollo y adquisición de contramedidas médicas, principalmente contra el bioterrorismo. Pero también nació para dar respuestas a las situaciones de gripe pandémica y a las enfermedades infecciosas emergentes.

Estos objetivos configuran a BARDA como un intermediario entre el Gobierno y la industria biomédica y farmacéutica estadounidense. Su labor facilita la coordinación en el desarrollo y despliegue de nuevas herramientas de diagnóstico o terapéuticas, como vacunas, medicamentos o antibióticos.

El apoyo que ofrece incluye financiación, asistencia técnica y servicios básico para facilitar las tareas de I+D, fabricación y almacenaje. Hasta la fecha, según el Gobierno federal, BARDA ha ayudado a obtener aprobación de la FDA para más de 50 productos.

HASTA LA FECHA, BARDA HA AYUDADO A OBTENER LA APROBACIÓN DE LA FDA PARA MÁS DE 50 PRODUCTOS

No es de extrañar que la patronal de la industria farmacéutica innovadora europea haya aplaudido la intención de la UE. Para la Efpia, la llegada de BARDA “respalda la capacidad y la disposición” de la UE para gestionar las amenazas sanitarias desde la I+D.

Una UE de la Salud más fuerte

La llegada de la BARDA europea es otro gesto más en el camino hacia una UE de la Salud más fuerte, que cuenta con el respaldo del Parlamento Europeo. Para empezar a hacer realidad este objetivo, la presidenta de la Comisión cuenta con otros planes.

En primer lugar, Von der Leyen aseguró que es preciso “dotar de perspectivas de futuro” al nuevo programa EU4Health. ” Esta es la razón por la que he propuesto aumentar sus recursos, y por la que agradezco que este Parlamento esté dispuesto a luchar por conseguir una mayor financiación y compensar los recortes realizados por el Consejo Europeo”, aseguró ante el Pleno de la Eurocámara.

En segundo lugar, la Comisión quiere reforzar la preparación ante la crisis y la capacidad de gestión de la UE de las amenazas transfronterizas de salud. En este objetivo se enmarca la creación de BARDA y el refuerzo extra a las capacidades de la EMA y del ECDC.

La estrategia industrial, en el primer semestre de 2021

El discurso de Von der Leyen todavía dejó otro anunció de interés crucial para el sector farmacéutico europeo. La estrategia industrial, presentada el pasado mes de marzo, se actualizará el primer semestre de 2021.

Este anuncio ha llevado a la Efpia a recordar que la industria farmacéutica europea innovadora puede desempeñar un papel clave en la recuperación. En esta línea, ha resaltado que, además de dicha estrategia, “ahora más que nunca es crucial que todos los actores trabajen juntos para forjar una estrategia farmacéutica que también impulse la recuperación económica de Europa al tiempo que construye su resiliencia estratégica”.

2021, Cumbre Mundial sobre la Salud en Italia

Una crisis mundial obliga a extraer lecciones globales. Esta es la razón por la que, junto con el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y la presidencia italiana del G-20, la Comisión Europea convocará una Cumbre Mundial sobre la Salud el próximo año en Italia.