Premios Fundamed

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha trasladado a la Comisión de Sanidad del Congreso su compromiso “para recuperar el nivel de inversión en Sanidad que existía antes de la crisis”. Pero ha añadido que “invertir más es necesario, pero no es suficiente”. En este ámbito han llegado otros anuncios para el sector farmacéutico. Entre ellos, la puesta en marcha de una Red Nacional de Evaluación de Medicamentos. También, la revisión “tanto en cuestiones de precio como de la vigencia de la utilidad terapéutica de los medicamentos que ya están financiados”.

Una planificación a largo plazo del SNS con más financiación

Empezando por la financiación, Illa ha reconocido que hacer frente a los desafíos del sistema pasa por trabajar de forma planificada y dotar al sistema “de los recursos necesarios”. Aquí, el ministro ha considerado “imprescindible” favorecer “una mirada a largo plazo de las necesidades de salud de la población española y del propio SNS”. Por ello, la intención del Ministerio es “desarrollar una planificación a largo plazo del SNS” con la participación de las CCAA, de los agentes de salud y de la ciudadanía y los pacientes.

En este sentido, el compromiso al que ha hecho referencia al ministro en financiación sanitaria es la conocida inversión del 7 por ciento del PIB. Actualmente España dedica alrededor del 6 por ciento, mientras que la media europea esté en el 7 por ciento. El SNS caminará “progresivamente” hacia este objetivo, que irá acompañado de otro propósito de legislatura del Ministerio: “recuperar” la naturaleza presupuestaria del Fondo de Cohesión Sanitaria.

“Nuestra voluntad es que vuelva a aparecer en el presupuesto y dotarlo con recursos suficientes para garantizar que todos los ciudadanos españoles accedan a todas las prestaciones de la cartera común, independientemente de dónde residan”, ha dicho.

En este punto, Illa se ha referido al compromiso del Gobierno con la reforma del sistema de financiación autonómica. A él se refirió la ministra de Hacienda, señalando la creación de una comisión de trabajo en el Consejo de Política Fiscal dedicada a Sanidad. El ministro ha retirado la “necesidad de aunar esfuerzos” entre administraciones para hacer realidad este sistema.

Más eficiencia: el papel de la evaluación

La otra pata con la que el Ministerio abordará la sostenibilidad es la eficiencia. Para ello plantea dos líneas de acción. En primer lugar, reforzar la evaluación de la evidencia y el conocimiento científico disponible de las tecnologías y las prestaciones antes de que se incluyan en la cartera del SNS. “Esto se hará de forma sistemática y transparente”, ha prometido el ministro.

Sanidad considera en este sentido potenciar el papel de la Red Española de Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias y Prestaciones. Esta evaluación, ha dicho Illa, abordará las nuevas inversiones “y realizará el seguimiento de los resultados de las ya incluidas en la cartera”. De esta manera, ha defendido el ministro, el sistema dispondrá de la información necesaria “para mantener en el sistema lo que es eficiente o desfinanciar lo que se ha demostrado ineficiente”.

En la misma línea, en materia de evaluación, el Ministerio pondrá en marcha “una Red Nacional de Evaluación de Medicamentos”. Estará tejida por alianzas entre el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas.

Más eficiencia: equilibrar la innovación con la sostenibilidad

La segunda línea de acción para mejorar la eficiencia del SNS será equilibrar la innovación con la sostenibilidad. Esto implicará, según Illa, ser proactivos en la identificación de mejoras de eficiencia. “La labor de este Ministerio será constante”, ha asegurado el ministro. Para ello, ha destacado dos herramientas: la plataforma de compras centralizadas y las revisiones tanto de los precios como de la vigencia de la utilidad terapéutica de los medicamentos financiados.

Illa explicó ambas herramientas a través de dos ejemplos. La última compra centralizada de medicamentos, por un importe de 391 millones y a las que se sumaron 10 comunidades autónomas, supuso un ahorro estimado de unos 128 millones de euros.

En relación a las revisiones de los precios y de la vigencia de la utilidad terapéutica, el ministro ha hecho referencia a la reunión de la Comisión Interministerial de Precios del mes de febrero. En ella, ha dicho Illa, se acordó la revisión del precio de los medicamentos para el tratamiento del asma y la EPOC. “Este precio no se había revisado desde su financiación y va a suponer un ahorro anual de 30,2 millones de euros”, ha dicho.

“Son dos ejemplos del camino por el que debemos y queremos avanzar para liberar recursos adicionales para el sistema, a través de la eficiencia y el ahorro”, ha concluido. 


Noticias relacionadas:

Salvador Illa anuncia una “nueva estrategia de política farmacéutica”

Cambio climático: Illa anuncia un Plan Nacional de Salud y Medio Ambiente