Premios BiC 2020

A las puertas de un debate virtual sobre la vacunación en farmacias en el que participarán farmacéuticos epidemiólogos y juristas, la apuesta por un mayor papel de la farmacia en el marco de la crisis ha ganado un nuevo aval. “Creo que es una propuesta interesante que las farmacias puedan realizar vacunaciones o test”, ha asegurado la presidenta de la Comisión de Sanidad del Congreso, Rosa Romero, en un encuentro organizado por Executive Forum.

La diputada popular ha reflexionado sobre el papel de la farmacia en el marco del proceso de aprendizaje que ha impuesto la COVID-19. Si se trata de reforzar los aciertos del sistema y corregir sus deficiencias, es preciso ampliar la mirada. “A quien quiera ver en esto una reforma sólo de la Sanidad le van a faltar patas importantes”, ha apuntado. Y una de esas patas es la oficina de farmacia.

Además de resaltar su papel durante la pandemia como el servicio más accesible para el ciudadano, los farmacéuticos, ha dicho Romero, “han hecho propuestas muy interesantes que hay que tener en cuenta” de cara a la nueva ordenación de los servicios. “Hay que contar con las farmacias“, ha insistido. En este sentido, ha puesto en valor la propuesta de que puedan realizar vacunaciones o test. “La Atención Primaria está colapsada”, ha defendido. No hay profesionales suficientes y vienen por delante meses complicados, en referencia a la convergencia de la gripe y la COVID-19.

En todo caso, Rosa Romero también ha apuntado la necesidad de debatir acerca de cómo y de qué manera contar con las farmacias. Estas decisiones, ha señalado, deben adoptarse contando con las comunidades autónomas y con la opinión de otros colectivos, “teniendo en cuenta el papel que cada uno desempeña”.

Contar, también, con la industria, el sector privado y los pacientes

La oficina de farmacia es una de las patas de la agenda reformista que defiende la presidenta del Congreso, pero no la única. Ahí también están la industria farmacéutica, la sanidad privada o las asociaciones de pacientes. Todos ellos son, ha dicho, actores clave en el presente y el futuro del SNS, y todos ellos están, de alguna manera, pendientes de los pasos del Gobierno.

La industria farmacéutica también pasó por la Comisión para la Reconstrucción, y también lanzó sus propuestas. Rosa Romero tiene para ella la misma consideración que para las oficinas de farmacia. “En España tenemos una excelente industria farmacéutica y tenemos que contar con ella, con su experiencia y su innovación”, ha destacado.

Ello solo pasa, según la presidenta de la Comisión de Sanidad del Congreso, por apostar por la colaboración público-privada. “Volver a los esquemas de lo público y lo privado poco aporta“, ha dicho… Un argumento que también ha empleado para referirse a los supuestos planes del Gobierno de aumentar la tributación de la sanidad privada.

Por último, la diputada popular ha hecho referencia a la importancia de que las organizaciones de pacientes sean escuchadas y estén representadas en el sistema. Esta petición ha sido atendida hace escasos días por la Comisión de Sanidad del Congreso. Gracias a un acuerdo alcanzado entre PP y PSOE, se ha podido instar al Gobierno a presentar una reforma de la Ley de Cohesión que permita a los pacientes estar representados en el Consejo Interterritorial.

Sacar del cajón los acuerdos de la Comisión para la Reconstrucción

Pero la presidenta de la Comisión no se ha atrevido a dar ningún plazo para esta reforma, como para ninguna otra vinculada a la Comisión para la Reconstrucción. ¿El motivo? Que el acuerdo sanitario “ha quedado en un cajón”, sin impulso ni liderazgo por parte del Gobierno.

Esta crítica que lanza Rosa Romero contrasta con la importancia, según ella, de este acuerdo, que incluye líneas concretas para el futuro a corto, medio y largo plazo del SNS. Líneas dirigidas, entre otros aspectos, a reforzar la salud pública y la coordinación entre administración; fortalecer el sistema con financiación; reconocer el valor del capital humano, mejorar la planificación; potenciar la Atención Primaria; apostar por la transformación digital, por la industria farmacéutica y biosanitaria española y un largo etcétera.

De todo ello, nada. “A fecha de hoy, después de meses, no se ha hecho ningún desarrollo legislativo“, ha criticado la presidenta de la Comisión de Sanidad del Congreso. El tiempo juega en contra, según Rosa Romero, porque estas reformas estaban pensadas para preparar a España ante una segunda ola de coronavirus.

Una auditoria externa a la gestión de la pandemia

Los mismo ocurre con la evaluación de la gestión de la pandemia, un ejercicio de transparencia que ya han puesto en práctica países como Francia, Alemania o Italia. La diputada popular es defensora de conocer, negro sobre blanco, por qué España ha estado, en las dos olas, a la cabeza de Europa en contagios y en sanitarios afectados; por qué los bailes de cifras; qué pasa con la reserva de medicamentos…

Muchos interrogantes que hoy continúan sin respuesta porque el Gobierno insiste en retrasar la auditoría de las medidas adoptadas. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, así lo aseguró en el Pleno del control al Ejecutivo, y tras ser interpelado al respecto, precisamente, por Rosa Romero.

La presidenta de la Comisión de Sanidad ha abogado por impulsar una comisión de investigación en el Congreso. Sería, ha concluido, una muestra más del importante papel que esta cámara parlamentaria ha tenido y tiene por delante para preparar mejor al país ante futuras crisis sanitarias.

También te puede interesar…