Carlos B. Rodríguez Madrid | martes, 20 de diciembre de 2016 h |

El Real Decreto-ley 16/2012 se interpone como una barrera entre el Gobierno y algunos grupos parlamentarios. Las continuas alusiones al diálogo por parte de la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, no han hecho mella en el grupo parlamentario de Podemos. “Ningún problema con el diálogo -dijo su portavoz de Sanidad, Marta Sibina– si hace gestos para ello: derogue el 16/2012”.

La sombra de la ex ministra Ana Mato se alza entre la nueva titular y la formación morada. Cuando compareció en el Congreso, Mato dijo que España disfrutaba de una “sanidad pública, gratuita y universal”. Pocos meses después se aprobó la reforma sanitaria. Y hoy, Podemos cree que siguen existiendo razones para no fiarse del PP. “La prioridad del Gobierno es rescatar a las autopistas”, declaró Sibina, al tiempo que criticó que “los recortes sanitarios continúan con la excusa de hacer sostenible el sistema”.

En su lista de peticiones, Podemos solicitó medidas para favorecer la convergencia en el gasto sanitario; más voz para los profesionales (con mención especial al decreto de prescripción enfermera) y la inclusión de “criterios de interés público” en la investigación financiada con fondos públicos. También en el área farmacéutica, pidió a la ministra que explique con mayor detalle qué medidas tiene previstas para incorporar las innovaciones farmacéuticas sin que ello ponga en riesgo la sostenibilidad del sistema sanitario.