El Global Madrid | martes, 20 de diciembre de 2016 h |

El senador del PSOE, José Martínez Olmos, ha destacado en el Pleno del Senado que “la sentencia del Tribunal Constitucional que avala las subastas de medicamentos en Andalucía debe cerrar una etapa oscura de la política farmacéutica en España desarrollada por el Gobierno del PP”. Martínez Olmos ha formulado una pregunta sobre este asunto a la Ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, y ha explicado que la sentencia del TC “pone de manifiesto el desarrollo de una política de confrontación con Andalucía y de injerencia en sus competencias. Una política contra Andalucía y los andaluces en su apuesta por trabajar por la sostenibilidad del sistema sanitario público”.

En este punto, ha aclarado que “con las subastas de medicamentos, Andalucía ha conseguido ahorrar más de 400 millones de euros que han permitido a los andaluces afrontar el coste y poder disponer de nuevos servicios como es él caso de las nuevas terapias frente a la hepatitis C, la apertura de nuevos centros o el mantenimiento de servicios en el medio rural”.

José Martínez Olmos no ha querido olvidar hasta donde llegó la injerencia del Gobierno del PP y ha recordado las amenazas de la Ministra Ana Mato a los laboratorios que acudieran a la subasta. “Si no se hubiese producido esa injerencia, el ahorro habría sido mayor”, ha apostillado.

“Usted, ha puntualizado a la ministra, tiene una gran la oportunidad de abrir una nueva etapa en la que, respetando las competencias de las Comunidades Autónomas, sea posible una política razonable con los medicamentos que han cubierto ya su periodo de patente”.

“Hay que decirle al PP de Andalucía y a sus portavoces que han perdido la guerra. No les vaya a pasar como al soldado que está después de muchos años creyendo que la guerra sigue cuando ya ha terminado”, ha ironizado.

Por todo ello, ha pedido a la Montserrat que deje de asediar y acosar a Andalucía y a las diferentes CC.AA: “Dejen de amenazar a los laboratorios. No escupan para arriba diciendo que los medicamentos en Andalucía no tienen calidad porque es un desdoro a la competencia de la Aemps y que con un trabajo de calidad determinan que los medicamentos que están en el mercado andaluz y español son de calidad y seguros”.

Por último, ha sugerido a la titular de la cartera de Sanidad que valore “la posibilidad de extender este modelo a toda España porque podría ahorrarse 1.500 millones de euros en todo el país”. “¿Cuántos hospitales, centros de salud, profesionales o nuevo servicios se podrían financiar con estos nuevos recursos que ahorrarían sobre medicamentos que ya han cubierto su patente”, ha concluido.