El Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS), entidad constituida por la mayoría de las empresas sanitarias de titularidad privada de España, se ha manifestado tras la negativa de Unidas Podemos a la aprobación del anteproyecto de Ley de Equidad, Universalidad y Cohesión en el Consejo de Ministros.

IDIS ha lanzado un comunicado en defensa de “un sistema sanitario mejor para todos”, lo que implica una gestión eficiente de los recursos públicos -independientemente del modelo que se siga-, un aspecto que en la actualidad requiere ser revisado, valorando la medición de resultados, el incremento de la financiación o el reconocimiento de méritos. “Tener en cuenta esas limitaciones y considerar la aportación que el sector privado puede hacer facilitará una sanidad de futuro más accesible y equitativa para todos los ciudadanos”, destaca la Fundación.

La nueva Ley de Equidad prevé derogar la Ley 15/1997, de 25 de abril, sobre habilitación de nuevas formas de gestión del Sistema Nacional de Salud, que contempla la colaboración del sector sanitario privado a través de distintos modelos. Sin embargo, Unidas Podemos considera que la nueva ley sigue la senda de la de 1997 y esta formación busca “desprivatizar la sanidad”.

El papel de la sanidad privada

Ante el rechazo del grupo parlamentario UP, la Fundación IDIS ha querido reivindicar el papel de la sanidad privada, pues considera que no aceptarlo es “dar la espalda a la realidad”. “Este sector lleva a cabo una actividad asistencial muy significativa -al descargar notablemente tanto la presión financiera como la demanda asistencial y las listas de espera asociadas- y es propietario de casi el 40% de los recursos sanitarios del país”, apunta la Fundación.

El sector sanitario privado dispone de una dotación de 441 hospitales en España, lo que representa el 56% del total de centros hospitalarios de nuestro país, con 50.960 camas (el 32% del total de las existentes). Tal y como muestra el Informe “Sanidad privada, aportando valor: Análisis de situación 2021” el sector privado, que emplea a 278.291 profesionales en nuestro país, llevó a cabo en 2018 el 30,2% (1.6 millones) de las intervenciones quirúrgicas, el 23,7% (1.3 millones de las altas) y el 24,4% (7.4 millones) de las urgencias de todo el territorio nacional, apuntan desde IDIS.

Del mismo modo, hacen referencia al informe Sanidad en España. Encuesta de percepciónun trabajo llevado a cabo por SIGMA DOS para la Fundación IDIS. Dicho informe muestra que el papel de la sanidad privada como apoyo fundamental para el sistema público es considerado clave por los españoles. De hecho, las respuestas muestran como el 76,1% de los españoles considera necesario o muy necesario impulsar la cooperación entre la sanidad privada y pública para promover un modelo sanitario y sociosanitario más sostenible.

“Tanto los datos objetivos de aportación del sector como la opinión de los españoles en torno a la necesidad de colaboración deberían llevarnos, de una vez por todas, a normalizar la convivencia entre ambos sistemas de atención y a entender que, si no se cuenta con los recursos del sector privado, son los ciudadanos los que pierden, no pudiendo llegar entonces a hablar de equidad”, indica IDIS a través de un comunicado. Por tanto, recalca que esta premisa de necesaria colaboración les lleva a apostar firmemente por una continuidad asistencial que “generaría un importante ahorro de recursos y, sobre todo, una mejor atención a los pacientes”.

Convivencia de lo público y lo privado

La pandemia ha demostrado que es imprescindible la concurrencia de los dos sistemas -privado y público- para que la sanidad sea accesible a la población. “Es una irresponsabilidad frenar los procesos de reformas que necesita nuestro sistema sanitario”, lamenta IDIS.

La Fundación explica que los hospitales que contempla la Ley 15/1997 y que se está planteando revertir dependen de las CC.AA. -al estar transferida la competencia sanitaria-. Pero, además, hace referencia a menos de 10 hospitales en la actualidad cuyos resultados en todos los indicadores son “extraordinariamente mejores” que los de los centros gestionados bajo las fórmulas de la gestión sanitaria pública directa tradicional.

“Desde la Fundación apostamos por un sistema sanitario único y colaborativo, un sistema para todos sin exclusiones, en el que se tenga en cuenta todos los recursos disponibles, para dotar de solvencia y sostenibilidad al sistema sanitario en general. Esta iniciativa recogida en el Manifiesto por una Mejor Sanidad contempla también principios como una asistencia de calidad, enfocada al paciente, con los profesionales como mejor activo, colaborativa, equitativa, eficiente, reformista e innovadora, digitalizada y tecnológica, transparente y financiada adecuadamente”.

A este respecto, la sanidad privada quiere dejar patente su disponibilidad para colaborar en el desarrollo de estrategias que favorezcan la viabilidad del sistema en el presente y el futuro. 


También te puede interesar…