Javier Ruiz-Tagle Madrid | viernes, 29 de marzo de 2019 h |

Jesús Aguirre fue ponente en la Ley de Medicamento. Allí aprendió que el precio de los medicamentos los fija el Estado. Hoy recuerda esa lección para poner fin a las subastas andaluzas, aunque para eso haya que esperar al final de la actual convocatoria. EG ha hablado con él.

Pregunta. No habrá presupuestos nuevos hasta junio o julio como pronto, según Moreno Bonilla. ¿Qué margen tiene la Consejería con las cuentas actuales?

Respuesta. Margen cero. Los presupuestos están prorrogados, no hay margen de maniobra. Tanto, que he tenido que pedir el apoyo para un plan de choque para las listas de espera porque no tengo ninguna capacidad de gestión dentro del presupuesto de la consejería. Ha sido una mala pasada, teniendo en cuenta que el partido socialista tenía mayoría suficiente para sacarlo. Teniendo en cuenta que se iban a convocar elecciones para finales de diciembre, podía haber tenido el detalle de tener los presupuestos aprobados en tiempo y forma, porque tenía el apoyo de Ciudadanos para hacerlo. Nosotros le dejamos los presupuestos aprobados a Pedro Sánchez y eso le ha valido para darle aire durante un año o año y pico.

P. De cara a los primeros presupuestos del Gobierno, ¿cuáles son las principales demandas que hará la Consejería de Salud?

R. Mayor presupuesto. Será para primaria, de forma preferente, ya que pensamos que nuestra política se va a focalizar mucho en atención primaria. En segundo lugar irán para equipamiento de las obras terminadas ya existentes; y para los planes de choque, que tendremos que sacar para especialidades hospitalarias. También para la obsolescencia que hemos encontrado en mucho material de alta tecnología y que tenemos que renovar. Sé que la voluntad del gobierno del cambio de Andalucía y del consejero de Hacienda es que lo poco o mucho que podamos aumentar se focalice de forma preferente en Sanidad.

P. De fondo se encuentra la reforma de la financiación autonómica. En la vertiente sanitaria, se publicó un informe del Comité de expertos que emanó de la Conferencia de Presidentes en enero de 2017. ¿Cuál es su valoración?

R. La financiación autonómica es lo que estamos intentando negociar y negociaremos con el próximo gobierno que salga de las urnas el día 28. Intentaremos que a Andalucía se le dé lo que en su momento se pactó entre Partido Socialista, Partido Popular y Ciudadanos en sede parlamentaria, que es la parte alícuota que le corresponde. Sería un balón de oxígeno para la Sanidad, porque parte de ese aumento iría aquí. Espero que las negociaciones se reanuden a la mayor brevedad posible y que la equidad en la distribución de los fondos del Gobierno central hacia las comunidades autónomas sea lo más justa posible. En ese modelo de justicia, Andalucía saldrá bien parada.

P. Entrando en política farmacéutica, toca hablar de subastas. ¿Cuánto se recaudaba hasta ahora y con qué se prevé sustituirlo para no mermar los recursos?

R. La cifra no se sabe. A veces dicen una y otras veces, otra. En cuanto al destino, parece que va a Hacienda. Hay disparidad de criterios, pero de todos modos, para nosotros el tema de subastas es un tema conceptual, es un tema de equidad, de accesibilidad a medicamentos en igualdad de condiciones en todas las comunidades autónomas. Yo fui ponente en la Ley de Medicamento. En ese paso parlamentario aprendí que el precio de los medicamentos los fija el Estado y que hay una cosa que se llama el Decreto de Precios de Referencia y el precio menor, que es como una subasta continua. Es el modelo de todas las comunidades autónomas y es el modelo al que nos sumamos porque lo lidera el Gobierno central. Aparte, podemos hablar de accesibilidad del medicamento, de desabastecimientos, de adherencia al tratamiento y confusión al paciente, podemos hablar de central de compras dentro del Ingesa. Podemos hablar de otros modelos, y podemos hablar de que ahora no hay ninguna otra comunidad autónoma, ni siquiera socialista, que apoye las subastas. Las subastas fue un problema político originado en un momento determinado, a finales de 2011. Mariano Rajoy había ganado las elecciones y el Gobierno de Andalucía saco las subastas de medicamentos para entablar un pleito de competencias con el Gobierno central. Nosotros no estamos en esa dinámica. No todo vale desde el punto de vista económico en sanidad. Nosotros queremos la mayor accesibilidad de nuestros pacientes en igualdad de condiciones y sumar con todas las comunidades autónomas. Ninguna comunidad autonoma, ni siquiera las gobernadas por el PSOE apoyan las subastas. Por algo será.

P. Por eso se han sumado al acuerdo de compras centralizadas…

R. Es que no estábamos y no lo comprendo. Hay que ser solidario. Si Andalucía aporta 8,5 millones de habitantes al resto de comunidades autónomas estamos aportando a la compra de escala y podremos conseguir una bajada de precios que repercuta de forma postivia en todas . Es economía de escala. La cohesión y equidad interterritorial es básica para este gobierno.

P. El ahorro que se consiga será el mismo que el que se obtiene de las subastas?

R. Puede ser que no, pero esto no es un tema económico, es un tema de calidad y de sensibilidad con los pacientes y de desabastecimientos y de cohesión interterritorial, que cada comunidad no haga de su capa un sallo.

P. El anterior gobierno no pudo nunca responder a esta pregunta. ¿En qué política se ha venido a invertir el dinero recaudado con las subastas andaluza?

R. No lo sé, porque ese dinero va a Hacienda, no a Sanidad. No son finalistas a sanidad y no sabemos donde se destinan. Tenemos que valorarlo y saber. Hay que matizar cuánto cuesta el proceso de hacer las subastas de medicamentos para saber qué beneficios tenía desde el punto de vista económico. Pero insisto: no todo vale, no todo son beneficios. Eso significa que me sumo al resto de comunidades autónomas.

“Los presupuestos están prorrogados; la Consejería no tiene margen de maniobra ”
“La voluntad del gobierno es focalizar los nuevos recursos de forma preferente en Sanidad”
“Puede que la central de compras no nos ahorre lo que las subastas, pero no es un tema económico”