Premios BiC

Desde el pasado martes 17 de marzo, la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid considera preautorizadas todas las prescripciones nuevas, así como las solicitudes de renovación de prescripciones crónicas. De la misma forma, se procede con las recetas en papel que precisen visado, como es el caso de los anticoagulantes orales de acción directa (ACODs).

Tal y como destaca a GM, Juan Manuel Órtiz, presidente de la Alianza General de Pacientes (AGP), se trata de “una buena noticia” para los pacientes que estén con tratamientos de anticoagulación en la Comunidad de Madrid ya “que podrán pasarse del sintróm a los ACODs, siempre que esté recomendado para ellos”.

“LOS PACIENTES QUE ESTÁN SIENDO TRATADOS CON SINTRÓM NECESITAN UN MAYOR SEGUIMIENTO”

El presidente de la AGP recuerda que los ACODs no necesitan tantos controles de seguimiento como el resto de tratamientos con antocoagulantes, “mientras que los pacientes que están siendo tratados con sintróm necesitan controles más habituales y que en estos momentos resultan más complicados”.

Precisamente, hace unos días, la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid anunciaba la renovación de todas las recetas prescritas a los pacientes con enfermedad crónica, por un período de 90 días. Esta medida, ya implementada, se lleva a cabo para evitar que la población acuda a los centros de salud y, con ello, minimizar el riesgo de transmisión del coronavirus entre los profesionales de los 430 dispositivos de atención primaria de la región y la población más vulnerable, como son los mayores y personas inmunodeprimidas. Coincide que este grupo de pacientes son las que precisan más tratamientos farmacológicos.

Esta decisión afecta a todas aquellas prescripciones para personas con enfermedades crónicas que hayan caducado en los pasados 60 días o que se encuentren próximas a caducar. Los pacientes podrán acudir directamente a su Oficina de Farmacia para retirar la medicación prescrita, que automáticamente Sanidad ha cargado en su receta electrónica, es decir, a través de su tarjeta sanitaria.

Este procedimiento se hace de forma centralizada, sin necesidad de ninguna actuación, y el paciente no necesita llamar por teléfono ni acudir a consulta pata activarlo. Por su parte, el médico de familia o pediatra tampoco tiene que entrar en la aplicación informática (módulo único de prescripción) para actualizar la prescripción de la receta.

También te podría interesar…