Premios BiC

Los eurodiputados han apoyado mayoritariamente el objetivo general de la ley climática de la Unión Europea de conseguir la neutralidad climática para 2050. Pero, además, solicitan un plan más ambicioso y cercano en el tiempo: reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE al 60 por ciento para 2030.

En un principio, la Comisión Europea propuso reducir “al menos un 50 por ciento” las emisiones e ir “hacia el 55 por ciento en comparación con los niveles de 1990”. Sin embargo, durante la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria celebrada el pasado 11 de septiembre, los eurodiputados pidieron que se redujeran en un 60 por ciento en 2030. También quieren que la Comisión proponga un objetivo intermedio para 2040 después de una evaluación de impacto, para garantizar que la UE está en camino de alcanzar su objetivo para 2050.

El Parlamento Europeo ha abogado durante mucho tiempo por una política ambiciosa sobre el cambio climático. Por ello, ha desempeñado un papel importante al impulsar una legislación climática de la UE. Así, el pasado mes de marzo, la Comisión propuso una ley climática europea para convertir a la UE en climáticamente neutra para 2050. Esto sigue a la decisión del Consejo Europeo de diciembre de 2019 de respaldar dicho objetivo. Esta propuesta es una parte central del Pacto Verde Europeo presentado por la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen.

Trayectoria hacia la neutralidad climática

Los eurodiputados quieren empezar cuanto antes a dar los primeros pasos para alcanzar la neutralidad de carbono en 2050. Para ello, piden a la Comisión que proponga antes del 31 de mayo de 2023 una trayectoria a nivel europeo sobre cómo alcanzar este objetivo a través del procedimiento ordinario de toma de decisiones. La trayectoria se revisará después de cada balance a nivel mundial.

Además, también instan a la Comisión a evaluar y proponer enmiendas a toda la legislación pertinente de la UE que contribuya a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Asimismo, quieren que la CE emita un informe cada dos años sobre el progreso realizado por la UE y los Estados miembros hacia el logro de los objetivos climáticos. Para supervisar el progreso, plantean crear un organismo científico independiente.

Un esfuerzo climático

Los eurodiputados insisten en que tanto la UE como los Estados miembros de manera individual lleguen a tener neutralidad climática para 2050 y piden la financiación suficiente para conseguirlo. Esto significa que se deben eliminar más gases de efecto invernadero de los que emiten.

“Esperamos que todos los Estados miembros logren la neutralidad climática al 2050 a más tardar y necesitamos objetivos intermedios sólidos en 2030 y 2040 para que la UE también lo logre”, señaló la diputada sueca Jytte Guteland tras la votación. “Estoy satisfecha con la inclusión de un presupuesto de gases de efecto invernadero, que establece la cantidad total restante de emisiones como equivalente de CO2 que podrían emitirse hasta 2050 a más tardar, sin poner en riesgo los compromisos de la Unión en virtud del Acuerdo de París”, añadió.

La UE y los Estados miembros también deben eliminar de forma gradual “todos los subsidios directos e indirectos” a los combustibles fósiles, como tarde, el 31 de diciembre de 2025. De esta manera, subrayan la necesidad de continuar los esfuerzos para combatir la pobreza energética.

Finalmente, los eurodiputados incluyen un artículo de revisión para garantizar que la ley climática se mantenga alineada con los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura a 1,5 grados conforme al Acuerdo de París.

Tras la próxima votación en el Parlamento, que tendrá lugar del 5 al 8 de octubre, comenzarán las negociaciones con los Estados miembros.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…