Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) americanos y sus socios están liderando la lucha frente a la resistencia antimicrobiana (RAM), construyendo y ampliando infraestructura y las capacidades necesarias a nivel mundial para identificar, prevenir y responder de forma rápida a los patógenos resistentes y otras amenazas de enfermedades infecciosas a través del Laboratorio Mundial de Resistencia a los Antimicrobianos y la Red de Respuesta, establecidos en diciembre de 2021.

En la jornada virtual ‘Combating AMR Together: CDC’s Global Antimicrobial Resistance Laboratory and Response Network’, Dawn Sievert, jefa de Coordinación y Estrategia de Resistencia a los Antimicrobianos de los CDC, puso de relieve la necesidad de trabajar de forma conjunta para poner como prioridad en la agenda de todos los países la emergencia de la RAM.

“Para abordar el alto impacto de las RAM, los laboratorios están mejorando la detección y respuesta ante los siguientes patógenos: enterobacterias, Salmonella Typhi, Aspergillus fumigatus, Streptococcus pneumoniae, Neisseria gonorrhoeae y Candida auris”, puntualizó Sievert.

Objetivos del Laboratorio Mundial de Resistencia a los Antimicrobianos y la Red de Respuesta

  • Mejorar la detección de amenazas de RAM de alto impacto, incluidos los patógenos bacterianos y fúngicos.
  • Implementar métodos de prueba de alta calidad basados ​​en las necesidades y capacidades locales.
  • Mejorar la comunicación y construir redes de vigilancia que promuevan acciones para contener las amenazas de RAM.
  • Fomentar el intercambio de conocimientos entre los socios de la red, incluida la implementación de tecnologías novedosas, estrategias de vigilancia específicas y coordinación de actividades de respuesta.

Enfoque ‘One Health’

La RAM es una amenaza mundial que afecta a personas, animales y medioambiente. Por ello, Dawn Sievert apuntó a la necesidad de adoptar un enfoque ‘One Health’ para “lograr una detección y respuesta rápidas a los microorganismos resistentes para contribuir al cuidado de la salud humana”.

En este sentido, Fernanda Lessa, jefa del Programa Internacional de Control de los CDC, recordó durante su intervención que la salud está globalizada: “Cada año, 1,1 billones de viajeros cruzan fronteras internacionales; las infecciones de un país son una amenaza para el resto de países. Por eso, hay que luchar juntos frente a este desafío. Necesitamos una coordinación a nivel mundial”, indicó Lessa, quien además instó a mejorar la comunicación entre países e instituciones, para priorizar la lucha frente a este reto global.

Aumentar la detección y diagnóstico

Arnaldo Colombo, profesor en la Universidad Federal de São Paulo (UNIFESP), instó a aumentar la capacidad de diagnóstico de las bacterias resistentes en los centros de referencia de los países. Por ejemplo, afirmó que solo el 10 por ciento de los centros de Latinoamérica tienen esa capacidad de diagnóstico, capacidad de secuenciación o test de microrresistencia. Y, para ello, apuntó a la necesidad de “inversión”.

Así, en Brasil están trabajando con laboratorios y hospitales para la detección precoz de bacterias resistentes. Actualmente, tienen el foco puesto en Candida, un hongo resistente a los antibióticos, y esperan dar pronto información sobre ello al sistema de salud brasileño.

En la misma línea fue Kristy Kubota, de la Asociación de Laboratorios de Salud Pública (APHL), quien destacó la importancia de que los países tengan “capacidad de identificar las resistencias y actuar con rapidez”. “Esto ayuda a tomar decisiones tempranas sobre el tratamiento y poder hacerlo de forma individualizada en cada paciente”, indicó. Además, esto ayudaría a tomar las medidas de mitigación oportunas de forma rápida.

Para que ello suceda, Kubota abogó por la formación de los profesionales. “Entrenamos a científicos de 13 laboratorios sobre los flujos de trabajo de la bioinformática para identificar la RAM de forma más rápida y coordinada”, apuntó.

Por otro lado, Shu-Hua Wang, especialista en enfermedades infecciosas en la Universidad Estatal de Ohio (OSU), afirmó que existen laboratorios con una gran capacidad de diagnóstico, detección e identificación de la infección y que cuentan con técnicas avanzadas para detectar esos patógenos resistentes. Para ella, es fundamental “asegurar un adecuado cuidado de la salud”.


También te puede interesar…